El ángel Omael

A continuación os presento un vídeo que explica algunas de las cualidades del ángel Omael. Quizá lo más interesante sea que os fijéis en cómo las deduzco en base a la oración. Para complementar la información tenéis un texto de Kabaleb (del capítulo 26de la Interpretación de los evangelios).

Como siempre espero que lo disfrutéis y que me regaléis con vuestros comentarios.



La resurrección de Lázaro
1.- “Había un enfermo, Lázaro de Betania, de la aldea de María y su hermana, Era esta María la que ungió al Señor con ungüentos y le enjugó los pies con sus cabellos, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo. Enviaron pues las hermanas a decirle: Señor, el que amas está enfermo”...

Así empieza el onceavo capítulo del Evangelio de Juan. Ya nos hemos encontrado antes con Marta y María en esta crónica sagrada (ver cap. 20) y hemos visto en precedentes lecciones que cuando aparece la mujer en la vida de Jesús, ésta representa siempre el alma humana, una veces reina de Saba y cortejada por los reyes y grandes personajes que simbolizan nuestros poderes espirituales; Otras veces es la ramera apocalíptica, la mujer de «mala vida», que de pronto abandona una existencia que la llevaba a ser receptáculo de todas las semillas, para derramar sus valiosos ungüentos sobre los pies de Jesús.

Aquí nos encontramos con dos hermanas, o sea con un alma dividida, un alma que aún no ha conquistado su unidad y mientras por un lado se manifiesta como la sublime María enjugando con sus cabellos los pies del Maestro, por otro lado es la activa y hacendosa Marta, cuyas virtudes son muy estimadas en el mundo profano, pero innecesarias en el reino. En efecto, si Marta limpia y da brillo a las cosas, si quita el polvo de los cristales es porque en la casa, en su morada humana, hay suciedad. Si no la hubiera, no sería necesaria tanta limpieza y por ello Jesús no se lavó las manos cuando el fariseo lo invitó a comer.

2.- Cuando en nuestra alma se produce esta dualidad, cuando se está a la vez en lo sublime y en lo prosaico, cuando nos movemos entre aromáticos ungüentos y sucias realidades, es señal de que algo no funciona bien en nosotros; de que en alguna parte de nuestros resortes humanos hay un enfermo.

Aquí el enfermo es el hermano Lázaro, que ya hemos encontrado en la crónica de Lucas, cuando Jesús refería la parábola del hombre rico (cap. 24). En esa parábola lo veíamos postrado y lleno de llagas, en la puerta del hombre rico. Aquí lo encontramos de hermano del alma humana y enfermo también, según las primeras noticias, ya que los puntos siguientes del relato nos informarán de que Lázaro murió como también ocurría en la historia del hombre rico.

Lázaro es pues el nombre que Jesús le da a la corriente espiritual activa en cada hombre, o sea la personalidad espiritual, la que ha de conducirnos a cada uno al reino. «El que amas está enfermo», le mandaron decir las dos hermanas y, ciertamente, Lázaro es el amado de Jesús, puesto que es su propia imagen, su propia radiación, el ancestral Abel, en funciones en el interior de cada hombre. Si Lázaro muere en nosotros, si la espiritualidad nos abandona, la personalidad mortal se desmoronará y por ello el alma dividida, llamada Marta y María pide que salve a su hermano.

3.- En este capítulo del Evangelio de Juan se describe la penetración crística en la fuerza llamada Khaf, especializada en la exteriorización del pensamiento.
Zodiacalmente, el Khaf procede de los pastos de Géminis, un signo que los astrólogos califican de doble, porque es uno de los puntos en que terminan ciertos trabajos y empiezan otros. El trabajo terminal consiste en derramar el pensamiento al exterior, por decirlo en términos evangélicos, en abrir la puerta del corral y soltar las ovejas. En el capítulo 25 hemos visto como el pastor entraba en el establo y se hacía reconocer por sus ovejas. Aquí las ovejas ya están libres en la tierra de los abundantes pastos.

Liberar el pensamiento encerrado en cada uno de nosotros, tal es el primer trabajo a realizar con los pastos procedentes de Géminis. El segundo consiste en aplicar ese pensamiento a las realidades materiales para ir transformando la Tierra.
En nuestro actual estado evolutivo, es decir, antes de que Cristo aparezca en este escenario humano, no podemos pretender realizar estos trabajos con criterio divino exclusivamente. El pensamiento divino nos es administrado en la medida en que seamos capaces de captarlo, y cuando se desprende de nosotros ese pensamiento sale adulterado, mitad divino y mitad humano. O más bien, un diez por ciento de divino y un noventa por ciento de humano, entendiendo por humano el elaborado con los desperdicios que nos suministran las energías del abismo, aquellas que hemos rechazado cuando se presentaron a nosotros una primera vez. Resulta así que la expresión de nuestra alma aparece a veces como Marta y otras como María.
4.- Marta, la proyección material de nuestra alma a través del pensamiento, suele ser más activa que María. Es ella la que sale al encuentro del Maestro, la que lo invita a entrar en su casa y trata de captar su voluntad para el propósito que la anima. En el capítulo 20 hemos visto como Marta le pide a Jesús que conmine su hermana a cambiar de actitud y que le diga de ayudarla en las tareas del servicio. Jesús toma partido por María, y Marta se va a la cocina.

Pero ya hemos dicho que Cristo tiene también su contrafigura, elaborada con lo que desperdiciamos de su enseñanza, y a veces ocurre que esa contrafigura, que se presenta a nosotros con su nombre, le da la razón a Marta y hace que María cierre el tarro de sus ungüentos, abandone su posición a los pies del Señor, y se ponga a quitar polvo en la casa.

Es decir, el pensamiento materializado, guiado por una falsa espiritualidad, se lanza a trabajos aparentemente útiles y meritorios, pero que sólo conducen a experiencias destructoras, que engendran conciencia por el camino del trabajo duro y del rechazo. La enfermedad de Lázaro es la evidencia de ese desbarajuste del alma: las cosas no van como se creía; la organización material de nuestra vida no da la felicidad esperada, ni surge de ella el orden perseguido. Entonces el alma, unida de nuevo ante el dolor de un mundo enfrentado y adverso, llama al Maestro para decirle: «el que amas está enfermo». Es como si dijera. «Percibo mal la corriente espiritual; no me llega en buenas condiciones y por momentos creo que va a desaparecer».

5.- Entre los muchos prodigios que realizó Jesús en el curso de su ministerio, sólo figuran dos resurrecciones, la de Lázaro y la del hijo de la viuda (ver cap. 7). Vimos en este capítulo que con el prodigio del hijo de la viuda, lo que Jesús hizo en realidad fue resucitar la vía de la razón, para que ésta pudiera unirse a la fe en el reino unificado que él representa. Este fue uno de sus primeros actos, al bajar de la montaña donde había pronunciado su sermón y comenzar su apostolado.
Este segundo milagro tiene lugar poco antes de su entrada triunfal en Jerusalén, que significaría el principio del fin de enseñanza, su culminación, su apoteosis.
La primera resurrección significa la irrupción de la fuerza crística en la mente muerta, vivificándola para la comprensión de las verdades eternas. Esta segunda significa la conexión definitiva de la mente con el corazón. El hijo de la viuda es la promesa de llegar a la unidad a través de la razón. Lázaro es la realización de esa promesa.

6.- Este trabajo unificador es el realizado por la fuerza llamada Khaf. En la lámina del tarot que la representa, la número once, vemos una figura humana que lleva un sombrero que forma un ocho, número correspondiente al Séfira Mercurio y al elemento Aire, abriendo sin esfuerzo las fauces de un león, símbolo de la fuerza espiritual, que aquí aparece domesticada y sumisa.

Así tendremos, por un lado que el Khaf, siendo una fuerza generada por Géminis, trabaja, como ya hemos dicho, en la exteriorización del pensamiento, y esos trabajos se encuentran bajo los auspicios de Mercurio, cuyo sombrero calza la figura. Pero hay un segundo Khaf, administrado por Hochmah, que en la tabla de letras hebraicas aparece con el número quinientos (veintitrés en el orden correlativo). El Khaf terminal se encuentra situado en la columna del He, debajo del Noun. El He representa, según ya sabemos, el amor-agua que lo fecunda todo y que se desparrama por toda la tierra.

El Noun marca la fase en que ese amor es absorbido por la tierra, la cual se presenta así ante nosotros como un objeto codiciado que reclama nuestro interés. Si el ciclo de las letras-fuerza terminara con la veintidós, el hombre permanecería atado por sus sentimientos al mundo material, sin posibilidad de desprenderse de su ilusión por la materia. Era preciso que viniera un liberador que lo sacara de su mundo material y lo transportara más allá de su actual condicionamiento. Ese liberador es el Khaf, la fuerza que preside la liberación del pensamiento. Se necesitaba una fuerza que estuviera más allá de los sentimientos para que, sin nostalgia, cortara las amarras que encadenan el hombre, emocionalmente, al mundo material. En el proceso crístico, el Khaf final representa su crucifixión y muerte; es decir, el momento en que el alma es liberada de su prisión material. El segundo Khaf es pues el signo del hombre que ha cumplido todos los trabajos humanos y que ha alcanzado el nivel correspondiente a la generación superior.

7.- Tenemos ahí las bases para la comprensión de la identidad de ese Lázaro que Jesús resucita en este capítulo. Le da nueva vida a una tendencia que permanecía muerta, que no actuaba, mientras el hombre, por sus sentimientos, permanece atado a la tierra.

Así tenemos que la primera resurrección, la del hijo de la viuda, es la que corresponde a Marta, según la terminología empleada por el evangelista en este capítulo de la crónica sagrada. María representa el alma espiritualizada, pero pasiva, no actuante. En la crónica, siempre aparece sentada, prodigando ungüentos, derramando lágrimas a los pies del Maestro. Una vez Lázaro resucitado, Lázaro y María constituirían una sola voluntad operativa, la que corresponde a Kether-Hochmah, a Padre e Hijo expresándose conjuntamente a través de Jesús-Cristo. Lázaro-María-Marta forman pues los tres aspectos de la divinidad activos en nuestra alma.
Como decíamos en el punto anterior, ese segundo Khaf se encuentra vinculado a Hochmah, por tratarse de la letra número once (11), que suma uno más uno igual a dos, número que corresponde a dicho Séfira en su segundo ciclo de actuación, que es el correspondiente al Mundo de Creaciones, donde impera el elemento agua. Hochmah es el Séfira de los milagros, es el centro de vida correspondiente al hijo en el mundo de arriba. Al actuar positivamente sobre los sentimientos (agua), los eleva a la altura de la razón, y entonces en esa razón deja de mandar la hacendosa Marta para pasar a ser controlada por Lázaro-María, formando los tres hermanos un todo unido.

Tristán Llop, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Tristan!
Es importante saber conscientemente cuando oramos a un ángel qué es lo que estamos pidiendo. Te adentras más en "el meollo" de la oración y me has guiado al ángel del día, posiblemente escucharte hoy es una anécdota para mí.
Muchas gracias y feliz viernes, ampliado al finde...y más allá.
Montse.

Anónimo dijo...

Me ha clarificado mucho tu explicación, he visto muy clara la plegaria y creo que es importante aliar a la mente en las cosas del espiritu dándole una breve explicación. Me gustaría que comentaras alguna más, especialmente esas que son menos claras. Muchas gracias por tu trabajo, un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola...ha sido enriquecedor escuchar lo que dices, no me daba cuenta realmente de la energía que una oración podía entrañar.
Gracias
Andrea

Maribel dijo...

Hace un tiempo descubría al ángel 73 que es Cachondiel, seguidamente el 74 Sutiliel y recientemente ha aparecido el 75 Tristán. Éste último tiene un programa que te aporta conocimiento, seguridad, autoestima ,te da formas de realizar tus sueños y te ayuda a practicar distintas maneras de enfocarlos y a rechazar lo excesivamente cósmico ,rodeandote de una naturalidad genuina de buen rollo y un finísimo sentido del humor, a la vez que es el que te da agradables sorpresas enviadas en forma de taslimanes, libros o imágenes en diferido. Este ángel es regente de una nueva vibración y lo poseen todos aquellos que se asoman de tanto en tanto en ese planeta.
Así que ánimo a todos aquellos que se quieran beneficiar de su energía lumínica y sigan pidiendo que nos muestre sus alas!!!

Eklant-Zul dijo...

Gracias por hacernos entender, más allá de las simples palabras,el significado profundo de la oración.
Saludos

Anónimo dijo...

Gracias por manifestar, una vez, tu COHERENCIA a todos los niveles, por tus amorosos e incansables esfuerzos por hacernos más "coherentes" a nosotros y por darle "Vida" a las nuestras.
Un abrazo,
Félix.

Anónimo dijo...

Buenas noches Tristan

muchas gracias por las explicaciones y la bella plegaria...el día de hoy ha sido como un bálsamo para mi marta-maría