Nueva Luna angélica de Libra

Los ángeles informan de la energía que va a activarse en los próximos 28 días, brindándonos la oportunidad de ponernos en línea con ella. La Luna nueva de Libra se produce a 6 grados 33 minutos de este signo, a las 8.12 del 29 de septiembre (10.12 hora española).

Los ángeles de regencia de esta Luna nueva son Haamiah, el 38 (físico) y Veuliah el 43 (emotivo). Nos ayudarán a conseguir todos los tesoros del cielo y de la tierra y a activar la prosperidad, que buena falta nos hace en tiempos revueltos...

38.-HAAMIAH (Dios la esperanza de todas las criaturas de la tierra)

Lo que puede obtenerse de HAAMIAH:

1.- La comprensión del ritual religioso de cualquier culto.
2.- Protección en la búsqueda de la verdad.
3.- Adquirir los tesoros del cielo y de la tierra.
4.- Protección contra el rayo y los espíritus infernales.
5. Ayuda a encontrar el camino a los que han perdido el hilo de la vida.

HAAMIAH es el sexto del coro de Potencias y se ocupa en Gueburah de los asuntos relacionados con Netzah; sitúa en nuestra morada filosofal nº 38 la esencia que nos induce a observar un ritual, un ceremonial, un culto religioso, y a pronunciar conjuros.
Convertir nuestra vida en un rito, he aqui el objetivo. En las escuelas iniciáticas, vemos que los actores del ritual se mueven en una armonía perfecta; cada paso conduce a algo que es esencial para poder pasar al estadio siguiente.

Así vemos que al iniciar los trabajos, el maestro de ceremonias va a buscar la luz que se encuentra en el Este, en el pupitre del Venerable Maestro, y con ella alumbra todo el taller, al tiempo que los oficiantes pronuncian las palabras de poder. Una vez se ha hecho la luz, que significa Entendimiento, comienzan los trabajos. El ritual, en el templo indica los pasos que hay que dar para que en la vida profana las cosas funcionen.

Todo el problema del ritual consiste en aplicarlo a la vida ordinaria, a fin de que nuestra existencia sea una perfecta obra de arte. El peligro del ritual consiste en su falta de trascendencia, en que no pase la barrera del templo, de modo que la ceremonia se desarrolle en coto cerrado y después, en el exterior, el individuo observe el mismo comportamiento, como si no hubiese pasado nada. Cuando esto sucede, y lamentablemente, sucede a menudo, nos encontramos ante un ritual muerto: se desempolva el cadáver de su forma, pero se es incapaz de revestirlo de vida y aplicarlo en las actitudes y gestos cotidianos.

De HAAMIAH han salido todos los rituales, todos los ceremoniales, todos los cultos religiosos y conjuros que se practican en las distintas religiones y en las escuelas esotéricas. No queremos decir que HAAMIAH inspire a una persona determinada para que escriba un ceremonial religioso o iniciático, sino que el genio escribe en el interior de cada hombre los gestos rituales que debe realizar en su vida ordinaria para estar en sintonía con su Yo Eterno.

HAAMIAH es el maestro de nuestro comportamiento, el que nos lleva hacia la trascendencia, el que establece en nosotros una ciencia del vivir. La persona que consigue vivir por dentro los rituales de este genio ya no necesita representarlos en el exterior. Pero la que los interpreta externamente puede descubrir en ellos las normas de la rectitud e incorporarlas a su dinámica interna.

Como decíamos más arriba, esto ocurre raras veces, pero los rituales están ahí para que un día puede suceder. Los rituales escritos como obras de teatro también son obra de HAAMIAH, dedicados especialmente a aquellas personas que no han sabido comprender la letra impresa en sus espacios internos.
Las personas influenciadas por HAAMIAH, sobre todo las que lo tienen como regente de su cuerpo mental (las nacidas en los veinte minutos de su regencia diaria), serán las más próximas a vivir sus ritos y las que mejor puedan transmitir información sobre las normas de comportamiento. A través de ellas, la sociedad puede descubrir el recto proceder, las esencias del genio en su fuero interno, de manera que ya no sea necesario recurrir a terceros. Estas personas son de algún modo el camino que conduce a las más altas realizaciones humanas, las que sitúan a los individuos en el camino de la iniciación, no como una ceremonia social y vana, sino como un ritual interno, vivido intensamente en todos los momentos de la vida.

Se invoca a este genio para obtener todos los tesoros del cielo y de la tierra, dice el programa. ¿Qué son los tesoros del cielo? Lo que se entiende convencionalmente por cielo es el mundo cabalístico de las Emanaciones, en el que actúan tres séfiras: Kether, Hochmah y Binah. En términos cristianos: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El tesoro de Kether se llama Voluntad, cuyo fruto es la iniciativa. El tesoro de Hochmah se llama Sabiduría, cuyo fruto es el Amor. El tesoro de Binah se llama Inteligencia, cuyo fruto es la comprensión de las leyes universales.

Cuando el ser humano está en posesión de estos tres tesoros, su vida se ordena de acuerdo con sus valores. Será el hombre que inicia constantemente nuevas cosas que dan movimiento a su existencia y lo alejan del marasmo de la rutina. Será el hombre cuya sabiduría lo convertirá en un faro de luz para quienes vivan en su esfera. Entenderá el discurrir universal y acabará adaptando su comportamiento a ese discurrir. Los tesoros del cielo le darán acceso a los de la tierra, porque en la tierra se hacen patentes las virtudes o los defectos existentes en el interior de las personas.

El tesoro terrestre que se obtiene mediante la proyección de la voluntad es la experiencia. El que se obtiene a través de la sabiduría es la Unidad con todo y con todos. El tener todas las cosas por añadidura, como le dijo Dios a Salomón. El tesoro que se obtiene mediante la inteligencia es el discernimiento, que nos permite saber lo que es bueno y lo que no lo es, lo que se puede o no hacer, el saber reconocer el lugar de uno en el orden de la creación.

Por todo ello, los escenarios de HAAMIAH serán altos lugares de ciencia trascendente, sobre todo en su tercer y cuarto escenario. Utilizaremos pues sus grados de poder para iniciar ritos, ceremonias, cultos y conjuros, siempre que el planeta que rige el grado y el signo forme ese día aspectos positivos.

Este genio nos protege contra el rayo, las armas, los animales feroces y los espíritus infernales, dice el programa. Ya sabemos que los animales feroces y los espíritus infernales son una misma cosa. El poder de HAAMIAH los mantiene a raya, e incluso cuando se han adueñado de los resortes del cuerpo físico, su acción se ve neutralizada por las virtudes de este genio. Sugerimos al lector que consulte lo que hemos dicho a propósito del genio nº 3, que también se ocupa de combatir a los animales feroces. El mejor antídoto contra los rigores del destino, es decir contra el envite de los animales feroces, es el entendimiento de los procesos naturales y la adopción de un comportamiento conforme a ese entendimiento.

En cuanto al rayo, es manejado por Júpiter para poner fuera de combate a los individuos que, movidos por un comportamiento contrario al orden cósmico, deben ser neutralizados antes de que alcancen su punto de destrucción. El rayo, a niveles mentales y emocionales, es una inyección súbita de luz que transforma al individuo, como la que recibiera Pablo en el camino de Damasco. Esa luz súbita y brutal puede destruir los cuerpos que la reciben. HAAMIAH evita esa destrucción, modulando la frecuencia de esa luz, de manera que nos llegue de forma asimilable. Las armas aparecen en nuestra vida cuando la violencia interna alcanza tales niveles que se concretiza, se cristaliza y se convierte en algo material y tangible. El genio evita esa coagulación y disuelve la violencia en el interior para que no se derrame su copa y aparezcan las armas, en nuestras manos o esgrimidas contra nosotros.

Este genio protege a todos los que buscan la verdad. En sus días y horas, la verdad nos será revelada, si la buscamos, no ya intelectualmente, sino mediante nuestros deseos y actos. El afán de comportarse al unísono con el universo será atendido.

43.- VEULIAH (Rey Dominador)

Lo que puede obtenerse de VEULIAH:

1.- La destrucción de los enemigos y liberación de una dependencia.
2.- La prosperidad de nuestras empresas.
3.- Fortalece lo que se tambalea en nuestra vida.
4.- Triunfo en una carrera militar.
5.- Protección contra la discordia y contra la destrucción de una empresa.

VEULIAH es el tercero del coro de Virtudes y se ocupa en Tiphereth de los asuntos relacionados con Hesed; sitúa en nuestra morada filosofal nº 43 la esencia llamada Prosperidad, que conduce a la fructificación de todas las cosas. La influencia de este genio puede compararse con la de un trígono de retorno Sol-Júpiter, tal como lo hemos definido en nuestro «Curso de Astrología Cabalística».

El Sendero Sol-Júpiter es el que nos reconduce al Paraíso, después del accidentado viaje por el mundo material, y cuando este genio entra en funciones, el paraíso es un lujo a nuestro alcance. No significa esto que alcancemos con VEULIAH el paraíso definitivo, sino que el encuentro con el genio significa un alto en el camino, un oasis de plenitud que nos situará en un contexto en el que todo rezumará abundancia. Por consiguiente, los nacidos en los días y en las horas de VEULIAH serán personas cuyas vidas serán un paraíso y todo les será dado en abundancia sin necesidad de esforzarse por conseguirlo.

Esto sucederá, naturalmente, si no se forman malos aspectos sobre los puntos de VEULIAH, lo cual indicaría que el individuo ha puesto trabas en su propio destino y que por ello no gozará de las bondades del genio. Los más afortunados serán los nacidos en su tercer y cuarto escenario, o sea, de 6 a 7 grados de Libra y de 18 a 19 grados de Sagitario. El tránsito de planetas por los escenarios de VEULIAH dará circunstancias paradisíacas en los asuntos relacionados con las Casas Terrestres que estos planetas rigen.

Por otra parte, en el ciclo de la vida, rige el año que va del 42 al 43, tanto en la vida de una persona como en la de una empresa. Estudiemos pues con mucha atención el tránsito de planetas por los puntos regidos por el genio, porque nos indicarán los períodos de bienestar y las nuevas Lunas en sus escenarios darán un mes placentero, en el que todos los problemas se encontrarán en suspenso.

VEULIAH es la puerta a través de la cual penetran en nuestra vida las consecuencias de todas las acciones nobles y elevadas que hemos llevado a cabo en la presente y en pasadas existencias. Si no ha habido en nosotros generosidad, desprendimiento, altruismo, nada aparecerá por la puerta de VEULIAH. Las personas nacidas en sus puntos contando a partir de nuestro Sol, serán para nosotros portadoras de paraíso y debemos buscarlas porque con ellas nuestros asuntos prosperarán.

Este genio sirve para destruir al enemigo y para verse liberado de la esclavitud, dice el programa. El enemigo interno, ya lo hemos visto en numerosas ocasiones, es el conjunto de impulsos emotivos que luchan contra los decretos de nuestro Yo Eterno, y lo que nos esclaviza es aquello que hemos realizado siguiendo los impulsos de ese enemigo interno, unos impulsos cuyas consecuencias nos obligan a actuar de una determinada manera y a soportar un determinado yugo.

VEULIAH actúa a la manera de una fuerza que perdona los pecados, al anteponer a nuestra negatividad interna, nuestros merecimientos de otras actuaciones. El bien que hay en nuestro historial actúa sobre el mal como un borrador. Por ello debemos enfatizar los hechos positivos, las palabras de aliento, el bien hacer, porque aunque aniden en nosotros posos de negatividad, si actuamos rectamente en otros dominios, nuestro bien acabará destruyendo al enemigo y liberándonos de la esclavitud del karma.

Anotemos pues lo noble que encontremos en las personas y no nos preocupemos por su parte ignominiosa, porque sus actos de bondad repetidos eliminarán automáticamente sus perversidades y sus tendencias al mal desaparecerán. Cuando esta dinámica se exterioriza y el enemigo aparece en la sociedad, cuando la esclavitud es física y no mental o emotiva, VEULIAH también la destruye aunque, como es natural, empieza por cortar los flujos internos y éstos tardan aún un tiempo en desaparecer en el exterior.

Este genio preside la paz y ejerce una influencia sobre la prosperidad de los imperios; reafirma los tronos tambaleantes y el poderío de los reyes, dice el programa. Ya hemos visto, al comentar la dinámica de anteriores genios, cómo se forman los tronos internos; hemos visto como las tendencias que están en afinidad se juntan para formar un núcleo de poder y como ese poder, una vez formado, tiende a expandirse y a conquistar.

VEULIAH apoya, por supuesto, los imperios legales; aquellos que tienden a las grandes conquistas en el área de los conocimientos humanos y en la comprensión de la dinámica del universo. Los imperios internos son los que producen los imperios exteriores, que en nuestros días son las grandes sociedades comerciales, las grandes organizaciones políticas y sociales. Cuando en nuestro fuero interno se ha formado un trono y éste va adquiriendo poder, llega un momento en que ese poder se derrama al exterior y el individuo se ve impelido a crear el imperio fuera.

En esa elaboración de imperios participa VEULIAH, asegurando su prosperidad. Son imperios que pueden empezar de forma muy modesta, como el de Danone, por ejemplo, que empezó siendo un hombre que elaborada yogures y que los vendía por la calle con un carrito y ahora vende productos lácteos a medio mundo. Si queremos crear un imperio, conviene hacerlo en los días y horas de VEULIAH, porque la prosperidad no tardará en aparecer. Pero, en lugar de vender proteínas lácteas, tratemos que nuestro imperio expenda proteínas espirituales para fortalecer a nuestra personalidad eterna.

Los imperios comerciales no son más, en definitiva, que el emblema de un futuro imperio espiritual que funcionará como funciona ahora el de productos lácteos. Lo que cuenta de las grandes sociedades es el modelo de organización que van desarrollando para el día en que, en lugar de yogures, tengamos que fabricar al género humano desde nuestra posición de dioses creadores.

VEULIAH es nuestro instructor en ese sentido, y para conseguir que un imperio prospere, es preciso hacer las cosas muy bien. VEULIAH nos enseña cómo ser un empresario de primera magnitud y es él quien prepara al futuro empresariado espiritual del séptimo Día, cuando ocupemos los puestos de mando en el sistema solar para el gran ensayo de la futura creación que hemos de llevar a cabo en un próximo gran Periodo de Manifestación. (Kabaleb explica en su libro: Los Misterios de la Obra Divina, que el proceso creativo se desarrolla a lo largo de un Gran Periodo de Manifestación, que consta de 7 Días cósmicos, nos encontramos actualmente en el 4º, pero cuando alcancemos el 7º, tendremos esos poderes divinos y podremos entonces participar en la construcción de un nuevo Gran Periodo).

La persona nacida bajo esta influencia amará el estado militar y la gloria; se ocupará de ciencias en relación con la guerra, será célebre por hechos de armas y adquirirá la confianza de su príncipe por los servicios que le rendirá, dice el programa. Se trata, naturalmente de la gran guerra que desarrollamos en ese campo de batalla que es el mundo, en el que las tendencias superiores, emanadas de nuestro Ego Superior luchan a brazo partido contra el ejército de los deseos, contra esa Agua que pretende apagar el Fuego primordial. El amor por ese combate, cuando no se realiza en los escenarios internos, aparece en el exterior y se transforma en amor por las batallas convencionales entre unos actores que representan el bien y otros que escenifican el mal. Es un combate esencial que todos debemos emprender, para el que el orden cósmico nos moviliza y debemos amar a ese estado militar y hacer la guerra con tanto ardor que conquistemos la celebridad por hechos de armas, ganándonos la confianza del príncipe interno, o sea el Yo Superior, al servicio del cual estamos. VEULIAH lleva a la prosperidad nuestros afanes espirituales y conduce nuestra voluntad hacia el paraíso.

Kabaleb (Talismanes y Amuletos para una nueva Era)
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

El Apocalipsis

Estaba leyendo el capítulo 9 del Apocalipsis de San Juan (la interpretación esotérica del Apocalipsis de Kabaleb) y me llamó la atención el siguiente texto:

“No todos seremos Juan, pero nuestra ambición ha de consistir en querer serlo. En mayor o menor medida, debemos ser los profetas en esos tiempos apocalípticos que ya vivimos. Debemos anunciar a las gentes que se aproximan a nosotros los rigores de esta hora final y también, y sobre todo, la manera de evitarlos…
Por radio, periódico, tele, de boca a oído, debemos revelar a las gentes el contenido de este libro abierto que es la vida, antes de que aparezca en cada uno de ellos el ángel anunciador de que se ha terminado el tiempo.

Con las reglas de Binah interiorizadas estaremos en condiciones de decirles a nuestros semejantes, en cada momento, por dónde deben ir, induciéndolos a que aprendan esas leyes y estén en condiciones de dirigir su propia vida”.

Es curioso porque, como siempre, he encontrado en los libros de mi padre la respuesta a mis preguntas. Si interpretamos un poco el texto anterior, podemos deducir que estamos en un periodo de cambios y lo que se trata es ponernos las pilas cuanto antes para adaptarnos a las nuevas realidades que nos circundan.

Juan es ese estado de evolución que nos lleva a plantearnos preguntas y a buscar las respuestas. Por eso debemos aspirar a ser Juan y una vez estamos en el camino, transmitir a los demás nuestros avances. Debemos hacerlo sin dogmatismos, sin orgullo, con el sentimiento de estar realizando un servicio público y sin querer obligar a nuestros interlocutores a que adopten nuestras creencias.

Debemos tratar de comportarnos de acuerdo con los dictámenes de nuestra conciencia, porque lo que provoca la mayoría de las crisis personales (también las colectivas), es ir en contra de nuestro sentir profundo. La diferencia con épocas anteriores, es que ese sentir cada vez aflora más y cada vez genera más insatisfacciones.

En lo que se refiere a mi camino personal (que comparto con vosotros siguiendo el consejo de Juan), quienes más me ayudan a concretar mi camino y a encontrar las respuestas que busco, son los 72 ángeles de la cábala, que día a día se muestran más concretos y más diligentes en el cumplimiento de mis deseos (siempre que éstos sean acordes con mi destino).

Os animo pues a entrar en contacto con los ángeles, a trabajar con ellos, a hacerles peticiones concretas y tangibles y a comunicar después los resultados a los que os rodean.

Que los ángeles os iluminen
Tristán Llop (Talismanes y Amuletos para una nueva era)
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Peregrinos

El pasado 8 de agosto llegó a las pantallas españolas una película francesa que en nuestro país se ha titulado “Peregrinos”, aunque en Francia –donde se estrenó en el 2005- se la llamó “Saint-Jacques… La Mecque”. Es decir: “Santiago… La Meca”.

El argumento de la película podría resumirse diciendo que una madre, cuyos tres hijos están enemistados y no se hablan, establece en su testamento al morir, que éstos deben realizar juntos y a pie el Camino de Santiago, desde la localidad francesa de Le Puy, si quieren cobrar la suculenta herencia que les ha dejado... En caso contrario, esta herencia irá a parar a una institución benéfica.
Con todo el dolor de su corazón, los tres hermanos, una mujer y dos hombres, inician la peregrinación a Santiago, junto con otras seis personas, para poder cobrar la herencia. Lo que seguramente no entraba en sus planes, es la transformación que experimentan durante los dos meses que dura la experiencia.

Viendo la película, que se desarrolla en clave de comedia, tuve la certeza de que tanto la directora como el guionista habían hecho el Camino de Santiago. Así se comprende cómo logran que el espectador-peregrino se identifique totalmente con algunas de las escenas que ven en la pantalla, provocándole la sonrisa, cuando no abiertamente la carcajada.

No desvelaré más aspectos de la película para no fastidiarle a nadie el argumento, si es que tiene pensado verla. Lo que me interesa resaltar en este comentario es que la historia muestra, de forma desenfadada, el aspecto más importante del Camino de Santiago: la transformación.
Ya lo he dicho otras muchas veces: la Ruta de las Estrellas es un camino de transformación interior, y si esa transformación no se produce, no estamos recorriendo el auténtico Camino.
Puede que hayamos hecho muchos amigos, que lo hayamos pasado fenomenal, que hayamos visto espléndidos paisajes, que hayamos realizado turismo barato o una extraordinaria ruta cultural y gastronómica. ¡Y eso está muy bien! Pero si no se ha producido una transformación interior, de poco nos habrá servido.

Los alquimistas de la Edad Media llamaban al proceso de transmutación de los metales viles en el oro filosofal “Camino de Santiago”. Ellos no recorrían físicamente la ruta, pero le aplicaban su nombre a ese camino de transformación interna, que era lo que realmente significaba la alquimia.
En un libro que he leído últimamente de Leonardo Boff, titulado “Espiritualidad”, reseña una conversación que tuvo con el Dalai Lama. El impulsor de la Teología de la Liberación le pregunta al líder espiritual tibetano: “Santidad, ¿cuál es la mejor religión?”
Y el Dalai Lama, sonriendo, le contestó: “La mejor religión es la que te hace mejor” .

Emulando a Boff, yo preguntaría: ¿Cuál es el mejor Camino?
Y como respuesta aplicaría la del Dalai Lama.
El mejor Camino es el que te hace mejor. El que te transforma interiormente.

Desde la primavera de 2000, cuando caminé por primera vez por la Ruta Jacobea, he vuelto todos los años al Camino de Santiago para revivir y continuar con ese proceso de transformación interior. Ya no lo haré más. Tras la reciente experiencia por la Ruta de las Estrellas, el Camino me ha dado su última lección: que no hace falta que recorra ningún sendero externo, porque el Camino discurre ahora por mi interior. Allí donde yo esté, allí se encuentra mi Camino.
Sirva pues este comentario de despedida, pues creo que ya he dicho todo lo que tenía que decir sobre mis vivencias en la Ruta de las Estrellas.

Muchas gracias a todos los que os habéis acercado al Camino de Santiago a través de mis palabras y… ¡Buen Camino, peregrinos!

Rosa Villada (Talismanes y Amuletos para una nueva Era)
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Seminario de los ángeles en el Árbol de la Vida

Seminario de los ángeles en el Árbol de la Vida
Marbella, 13/9/08 de 10 a 14 y de 16 a 20.

La semana que viene impartiré un seminario sobre los ángeles y el Arbol de la Vida en Marbella (Málaga), así que quien se quiera animar puede contactar con Antonio al 952862824.

Si Marbella os cae lejos y queréis un seminario más cerca de casa...
Podéis formar un grupo y llamarme al 687 509 748 (Tristán) .

En este seminario se entregará una tabla personalizada con los ángeles que activan cada uno de nuestros planetas (incluidos los ángeles tutelares), para que sepamos cuáles son las energías que están a nuestro servicio para la lucha diaria.

Los ángeles de la Cábala son unos instructores cósmicos cuya principal función es facilitar la vida al ser humano, ayudándole en la realización de su programa de actividades. Conocer su forma de trabajo y sus funciones nos permitirá ponernos en contacto con ellos y aprovecharnos de su energía.

La tradición esotérica nos cuenta que existen 72 potencias celestiales llamadas ángeles en la terminología cristiana y Genios en la cabalística. Cada uno de ellos tiene asignado un programa de trabajo y rige unos grados concretos del zodiaco.

Cada ángel nos infunde una parcela de sabiduría, un poder, unas herramientas que nos ayudarán a conocer nuestro objetivo de vida y a desarrollar mejor nuestra labor en la tierra.

Según la posición del Sol en el momento de nuestro nacimiento, se nos asignan dos ángeles tutelares (lo que se llama ángeles de la guarda), uno que actuará en el ámbito físico y el otro en el sentimental. Según la hora de nacimiento se calcula un tercer ángel, el que rige el desarrollo mental.

El Árbol de la Vida es un esquema simbólico-práctico que nos muestra cuál debe ser el desarrollo de un proyecto, en cualquier ámbito de nuestra vida, desde que se nos ocurre la idea, hasta que se plasma en el mundo material. Está formado por 10 centros (llamados séfiras), que representan: la voluntad, la suerte, las normas, el poder, el trabajo, la concienciación, la belleza, la inteligencia y la imaginación. El último simboliza la tierra, nuestro hábitat.

En cada uno de los 9 primeros séfiras, conviven 8 ángeles (8x9=72). Conociendo el significado de cada uno de los séfiras, resultará fácil deducir las propiedades de los 72 ángeles.

Los ángeles nos ayudan en nuestro trabajo diario, inyectándonos dosis de energía para superar situaciones difíciles y también nos ayudan a comprender mejor nuestro objetivo en la vida.

Como ya se ha dicho al principio, a los participantes al seminario se les entregará la lista con todos sus ángeles.
Tristán Llop (Talismanes y Amuletos para una nueva era)
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/