Ronaldinho y la luz

Ronaldinho, el que fue considerado, hasta el año pasado, el mejor jugador del mundo, está pasando por horas bajas y se le reprocha irse a menudo de juerga. Esta noticia me sugiere un comentario sobre cómo asimilamos la luz en el crecimiento espiritual y sobre la soledad de los que buscan la Luz. Al final del texto encontraréis un pequeño ritual de unificación de tendencias.

A menudo he oído el comentario, en corrillos de fútbol sobre todo (mi hijo juega en un equipo), que cómo es posible que un jugador que gana 6 millones de euros al año pueda deprimirse. O cómo puede necesitar del cariño y del ánimo de la gente, si es el mejor y además está forrado…

Cuando alguien es el mejor en cualquier ámbito de la vida, significa que está enchufado a una corriente muy elevada, ya que la luz se materializa de infinitas formas. Cuanto más alta es la vibración (que nada tiene que ver con que la persona esté espiritualizada) más difícil resulta gestionarla, asimilarla, controlarla.

Siguiendo este razonamiento, es normal que los “superhéroes” pasen por dificultades de adaptación a la vida “normal”, sobre todo en los momentos de asueto, cuando dejan de practicar su habilidad.

Curiosamente, a la mayoría se le achaca que se van demasiado de “copas”. ¿Qué buscan en esas salidas? Bajar su nivel vibratorio, ser como el común de los mortales, dejar de sentir la exigencia continua de miles o millones de personas.

El elitismo, lo mismo que la elevación espiritual, genera soledad. Para paliarla, los divos buscan el cariño del pueblo, los aplausos, que les digan que son los mejores. Pero llega un momento en que la estrella baja su nivel, entonces la gente deja de exaltarle, siente más próxima la soledad y se va a ahogar sus penas.

Buscando el paralelismo con la historia del crac Ronaldinho, diré que la clave para evitar que la soledad nos agobie cuando nos alejamos demasiado del pelotón; cuando sentimos que la gente que nos rodea apenas nos entiende; cuando nuestra pareja cree que hemos entrado en una secta o que la búsqueda interior son tonterías; la clave está en bajar unos escalones para acercarnos más a los que nos rodean.

Acercarnos a los demás significa que nadie se sienta incómodo en nuestra presencia; evitar que se sientan incómodos porque están comiendo carne cuando nosotros somos vegetarianos o porque beben vino y nosotros zumo de uva; evitar los gestos de ostentación de nuestra espiritualidad (como bendecir sólo lo que vamos a comer nosotros) cuando podemos hacerlo sin que se note; evitar los enjuiciamientos si nadie haya pedido nuestra opinión; en suma, mostrarnos más cercano.

El contrapunto es que cuanto más elevados estamos, más nos cuesta entablar una conversación común en la que abunden las críticas al prójimo o compartir una mesa en la que se bebe, se fuma o se come en exceso. Pero debemos recordar que cuando estas circunstancias se presentan de forma natural es porque algo debemos trabajar todavía en ese terreno. Así que lo mejor es aceptar la invitación y aprender de lo que vivamos.

Os voy a proponer a continuación un pequeño ejercicio. Acercaros a la playa o a la montaña, a un lugar tranquilo, abierto y sin polución. Una vez allí recoger un grupo de piedras (también puede hacerse con minerales y moverá más energía). Asignar a cada piedra una de vuestras tendencias (podéis poner un papel debajo para acordaros), por ejemplo: la que critica; la que le gusta el jamón; la que se siente inferior en ciertas situaciones; la que siente inquirida; la que huye de las tertulias; la que se siente superior…

Colocar las piedras a vuestro alrededor formando un círculo cerrado (os sentáis en medio). Después se trata de entablar un diálogo con cada tendencia con la finalidad de aceptar las tendencias que os molestan, frenar un poco el protagonismo de las que os gustan mucho y, en definitiva, pactar. Tenéis que ser capaces de darles a cada una su parcela de protagonismo, su parte de amor, lo mismo que amaremos igual a un hijo que saca buenas notas que al que suspende. Generar un acercamiento os ayudará también a mejorar las relaciones con los que os rodean.

Al final ponéis todas las piedras en vuestro regazo y las abrazáis durante unos minutos, dando así por terminado el ritual. Se puede repetir las veces que se quiera.

Os invito después a compartir en este blog vuestras experiencias, las de ese día y las de los días siguientes, porque seguro que van a suceder cosas.
Tristán Llop
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Nueva Luna angélica (marzo 08)

Los ángeles guían nuestro camino y nos ayudan con su energía a realizar mejor nuestro proyecto de vida.

La lunación de marzo empieza el 7/3/08 a las 18.14 (hora española), a 17.31 de Piscis. Sus ángeles de regencia son el 70 (físico) y el 60 (el emotivo). Ambos son muy interesantes para reparar males de amor y para realizar la transformación alquímica que nos impulse hacia nuevas metas espirituales.

70.- Jabamiah

Jabamiah pertenece al coro de los Ángeles (en el árbol de la vida) y es el regente del sendero que une Venus con la Luna (Netzah con Yesod –ver el artículo del Árbol de la Vida ……….). Su clave principal es la Alquimia, que nos permitirá transformar nuestra realidad.

A continuación encontraréis una parte del texto de Kabaleb (que aparece en el libro de Los Dioses Internos), para que se pueda comprender la esencia de este ángel.

Lo que puede obtenerse de JABAMIAH:

1.- Expresa la eterna fecundidad de Dios y puede obtenerse de él Todo.
2.- La regeneración de las naturalezas corrompidas.
3.- La recuperación de los derechos perdidos y de la salud.
4.- Convertirse en una de las primeras luces de la filosofía.
5.- Protege contra la tentación de propagar doctrinas erróneas.

JABAMIAH es el 6º del coro de Ángeles y se ocupa en Yesod de los asuntos relacionados con Netzah; sitúa en nuestra morada filosofal nº 70 la esencia llamada Alquimia, que nos permite transmutar todos los metales, empezando por los que componen nuestro propio organismo. Es el regalo que nos viene de Netzah y que supone la posibilidad de cambiar las piezas de nuestra naturaleza, una por una, cuando están usadas y maltrechas.

Los antiguos alquimistas, inspirados por JABAMIAH, trabajaban en la fabricación del oro y al explicar sus métodos solían decir que para fabricar oro, es preciso disponer de una cantidad infinitesimal de ese metal. Si ese oro interno existe, un día todo en nosotros será oro, pero si no llevamos dentro una minúscula partícula de ese metal, toda la operación fracasará. Pues bien, JABAMIAH pone en nosotros ese oro que procede de Hochmah y se manifiesta materialmente en Netzah. En sus días y en sus horas, JABAMIAH sitúa en la correspondiente morada filosofal esa esencia que nos permitirá albergar en nuestro organismo las más elevadas fuerzas creadoras.

Nuestro cuerpo material está formado por todos los metales existentes en el mundo, desde los más groseros hasta los más puros. Los materiales groseros nos proporcionan resistencia, fuerza física, y nos permiten ser picapedreros, descargadores de muelles, levantadores de piedras. Cuando todo nuestro organismo está compuesto por materiales pesados: hierro, calcio, plomo, etc., estamos habitados por una categoría de obreros especializados en el tratamiento de dichos minerales, trabajando en los átomos para mantenerlos en forma. Cuando en nuestro sistema atómico se producen cambios, aparecen otros obreros especializados en el tratamiento de la nueva constitución, y así los equipos de mantenimiento interno van cambiando hasta que todas nuestras piezas son de oro y de piedras preciosas, exigiendo la presencia en nosotros de los grandes orfebres.

La calidad de los materiales que componen nuestro edificio humano es de una extrema importancia en el proceso evolutivo, ya que las entidades superiores no pueden habitar en moradas construidas con materiales de baja calidad, no porque digan, caprichosamente «yo aquí no voy», sino porque los átomos de los metales vibran a frecuencias distintas y si una Entidad muy elevada se introdujera en una pabellón construido con hierro, sus altas vibraciones lo destruirían. Si nuestro edificio interno no reúne condiciones, por más que llamemos a la espiritualidad; por más que invoquemos nombres sagrados y pidamos la ayuda de seres superiores, éstos no podrán acudir. JABAMIAH permite mejorar la calidad de nuestros componentes internos y nos ayuda a conseguir que todos nuestros pabellones sean de oro.

Cuando nuestro palacio interno sea todo de oro, se alojará en nosotros lo mejor de lo mejor, en lo que a entidades superiores se refiere y dispondremos de poderes que están vedados al común de los mortales. Hay personas empeñadas en tener contacto con las fuerzas espirituales, pero que al mismo tiempo se niegan a mejorar la calidad de sus edificaciones internas, porque habitan en ellas entidades que las complacen en ciertas inclinaciones a las que no quieren renunciar. Entonces sucede que la intensa llamada a lo espiritual obliga a que los de arriba desembarquen en sus aposentos internos y su estructura se derrumba, dando lugar a un permanente estado de mala salud. Lo superior se come literalmente a lo inferior, lo disuelve, y la persona no se explica que, siendo tan espiritual (por un lado) arrastre una salud tan mediocre. Cuando abordamos la gran aventura de la espiritualidad, debemos tener la voluntad suficiente como para abandonar el viejo mundo y transmutar enteramente nuestros metales, ya que de lo contrario, cuanto más espirituales seamos, a tiempo parcial, peor lo pasaremos en términos de salud.

Este genio domina sobre la generación de los seres y sobre los fenómenos de la naturaleza; protege a los que quieren regenerarse y restablecer en ellos la armonía que fue rota por la desobediencia de Adán, lo cual se consigue exaltándose hacia Dios y purificando los elementos que componen la naturaleza del hombre. Es entonces que el sabio retorna al principio de la creación, que recupera sus derechos, su primera dignidad, siendo de nuevo el dueño de la naturaleza, gozando de todas las prerrogativas que Dios le dio al crearlo, dice el programa.

Ya hemos visto de qué forma podemos regenerarnos y el significado de «exaltarse hacia Dios». A propósito de dicha exaltación, reproduciremos aquí lo que dijimos en nuestro Curso de Astrología Empresarial a propósito del genio 70. Decíamos: «Esto es lo que los obreros de la Edad Media denominaban proceso alquímico. El genio 70 es, en este sentido, el patrón de la Alquimia y todas las personas que pretenden operar en tales procesos deben recurrir a él. En el ciclo diario, el genio 70 actúa en los 20 minutos que inician la hora última antes de la salida del Sol. Es la hora en que los gallos cantan, la hora en que Pedro supo que había negado al que le eligió para levantar el templo de la Nueva Era, tomando conciencia de este hecho y estando en condiciones de rectificar. El Gallo es el signo anunciador de la luz que viene, el anunciador de la generación, en nuestra naturaleza interna, de ese Hijo que ha de transformar nuestra existencia; el anunciador del Fenómeno de la Naturaleza que ha de propiciar nuestra regeneración, entendiéndola como esa exaltación hacia Dios, o sea la exaltación de nuestra personalidad material hacia lo más elevado que hay en nosotros mismos, hacia el Ego Superior. Cuando este Fenómeno de la Naturaleza se produce, nuestros metales se purifican y se forma en nosotros el oro, lo cual significa que nos hemos convertido en un valor inalterable y que ya no estamos a la merced de las múltiples tendencias que nos transitan y que tienen mando por unas horas o por unos minutos en nuestra vida, obligándonos a tomar decisiones contrarias a aquello que queremos trascendentalmente ser, como le ocurrió a Pedro en su aciaga noche de la Negación». Hasta aquí la cita.

El oro cierra la puerta a las huestes del abismo, ya que, si las entidades de arriba no pueden manifestarse en unas moradas edificadas con materiales groseros, tampoco las entidades de abajo pueden penetrar en las moradas construidas con materiales nobles.

La persona nacida bajo esta influencia, se distinguirá por su genio, será considerada por los sabios de todas las naciones y se convertirá en una de las primeras luces de la filosofía, termina el programa. Para que las piezas de nuestro organismo físico sean de oro, es preciso que antes el oro acceda a nuestro cuerpo de deseos y a nuestro cuerpo del pensamiento, puesto que lo de abajo es una emanación de lo de arriba y no puede existir lo uno sin lo otro. Puede el oro estar solamente en los deseos, y estar en los deseos y en la mente, dado que el cuerpo físico es la expresión final de un proceso que se inicia en los mundos de arriba, pero lo que no puede ser es que nuestro físico sea de oro y nuestros cuerpos internos sean de bronce o de hierro. Se entiende así que el influenciado por JABAMIAH sea un gran pensador, un sabio, un auténtico genio, un ser que abre caminos a la filosofía. En sus días y en sus horas, si sabemos succionar las enseñanzas de JABAMIAH, entrará en nosotros el oro espiritual con el que transformar el mundo; el nuestro primero y después toda la sociedad.

60.- Mitzrael

Lo que puede obtenerse de MITZRAEL:

1.- Curación de las enfermedades de la mente.
2.- Liberación de los que nos persiguen.
3.- Fidelidad y obediencia de los subordinados.
4.- Reconocimiento del talento por parte de la sociedad.
5.- Protege contra las insubordinaciones y concede larga vida.

MITZRAEL es el cuarto del coro de Arcángeles y se ocupa en Hod de los asuntos relacionados con Gueburah; sitúa en nuestra morada filosofal nº 60 la esencia llamada Reparación. Cada ser humano lleva incorporado un botiquín que le permite auto-repararse cuando se ha lesionado. Las esencias de MITZRAEL llevan el elixir curador. El genio rige el sendero que va de Hod a Gueburah en su camino de retorno y repara esencialmente lo que el genio 39, que rige el mismo sendero, pero en su camino de ida, quebrantó, o mejor dicho, lo que quebrantó el individuo que no supo aprovechar adecuadamente las esencias de ese genio.

Al estudiar el genio 39, poníamos en relieve la relación Padre-Hijo que existe entre Gueburah y Hod. Decíamos entonces que el hijo debe someterse al padre que, a nivel de Gueburah, no siempre es justo, porque actúa en el mundo de las emociones, donde los principios divinos aparecen a menudo tergiversados. Pero el Hijo/Hod debe mostrarse obediente a Padre/Gueburah, dando cobertura intelectual a los deseos que Gueburah escenifica. Esos deseos injustos generan conflictividad y el que encaja el impacto de esa conflictividad es el cerebro, regido por Hod/Mercurio, porque es el que está debajo en la relación Gueburah-Hod y, por consiguiente, en él se plasman los defectos. Aparecen así las perturbaciones mentales.

En MITZRAEL la relación Padre-Hijo se convierte en lo contrario, en relación Hijo-Padre. Aquí es el Hijo el que pronuncia el discurso, y el Padre el que lo encaja. Es como si el hijo le dijera al padre: «Ya ves donde me ha llevado el que me hicieras ejecutar a toda costa tus deseos insensatos: ahora voy retrasado y ya no puedo ser el ejecutor de tus injusticias». El padre asimila la lección que le viene del hijo y se reforma, ante la evidencia de los resultados. Esa reforma significa la curación del cerebro, o sea, del hijo.

Esta dinámica, traducida a hechos reales, hace que los seres librados a sus pasiones, los que utilizan sus fuerzas intelectuales para justificar emociones desbordadas, sentimientos fuera de la normativa cósmica, acaben por tener hijos con enfermedades mentales; que pueden ser desde ligeras paranoias o esquizofrenias, pasando por epilepsias o retrasos más profundos. Toda conducta desenfrenada de los padres dará como resultado hijos dañados mentalmente.

El genio 39 del abismo produce infanticidios y podemos definir como tal la muerte mental del hijo. Cuando Marte atropella a Mercurio, sobre todo en el aspecto de cuadratura, el individuo influenciado por el Genio 39 puede engendrar un hijo enfermo mental. Si esto sucede, en los puntos de MITZRAEL encontrará la Reparación; una reparación que pasa siempre por una toma de conciencia de que aquella enfermedad es el fruto de una conducta emocionalmente disparatada. El padre debe escuchar el clamor del hijo enfermo y si sabe escuchar el mensaje que contiene la enfermedad y modifica su conducta, el hijo se curará.

En la dinámica interna, la locura de nuestra inteligencia se verá reparada cuando se modifiquen las pautas de nuestra conducta emocional. En los días y en las horas de MITZRAEL pueden ser curadas las enfermedades derivadas de los deseos, incluidas las que proceden del consumo de drogas. Pero, precisémoslo, será inútil que, conociendo este detalle, se le enciendan cirios a MITZRAEL y se inunde al genio de plegarias. La curación pasa por una toma de conciencia y por la rectificación de una conducta equivocada. En este sentido, los días y las horas de MITZRAEL facilitarán esa toma de conciencia.

Este genio sirve para curar las enfermedades mentales y nos ayuda a liberarnos de nuestros perseguidores, dice el programa. Padre-hijo son fuerzas que actúan en cada uno de nosotros, el padre siendo el Deseo, y el hijo la Inteligencia sometida a este deseo. Por consiguiente, cuando un hijo nos sale loco o simplemente con la inteligencia mermada, será señal de que esa locura se ha generado antes en nuestro fuero interno. Esa locura es el sometimiento al mundo sin normas de los deseos y puede aparecer bajo la forma de una absoluta sensatez.

En cuanto a los perseguidores, estos comienzan su actuación igualmente en nuestra naturaleza interna. Son las tendencias que persiguen nuestros legítimos afanes; las que nos llevan a hacer aquello que no queremos hacer. (Lo que no quiero hacer, hago y lo que quiero hacer no hago, decía San Pablo). Cuando aparecen en nosotros impulsos sublimes, se disparan automáticamente toda una bandada de perseguidores, tripulados por los de abajo, con la misión de impedir que se cumplan los objetivos. MITZRAEL nos libera de esos perseguidores en sus días y en sus horas. Los impulsos sublimes constituyen una terrible amenaza para los poderes de las tinieblas, que ven amenazado su reino. Pero, sobre todo, la confrontación entre lo sublime y lo abismal es generadora de conciencia, de modo que los de abajo llevan a cabo una actuación positiva al ejercer esta oposición. Si la lucha entre el legítimo afán y los perseguidores, en lo interno, no da resultados, se escenifica en el mundo material y aparece el defensor de lo digno y elevado que encarna el propio individuo y los perseguidores, representados por la oposición.

Domina sobre los personajes ilustres que se distinguen por su talento y sus virtudes; influencia sobre la fidelidad y la obediencia de los subalternos hacia sus superiores. La persona nacida bajo esta influencia reunirá todas las más bellas cualidades de cuerpo y de alma; se distinguirá por sus virtudes, su inteligencia, su humor agradable y vivirá largo tiempo, concluye el programa. Cuando lo inferior se subordina a los superior de una manera natural, sin forcejeos, lo superior reina y puede dedicar todo su talento, no a combatir su propia naturaleza en una guerra de desgaste que limita sus posibilidades, sino que dispone de todas sus fuerzas para el gran combate del mundo y para salir vencedor de todas las pruebas. No hace falta más para ser una persona ilustre.
Kabaleb
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Plutón ¿enano o gigante?

Son numerosas las personas que me han pedido información sobre el cambio de Plutón de cara a la comunidad científica y cómo afecta su interpretación en la astrología, así que a continuación ofrezco unos apuntes al respecto.

¿Planeta, planeta enano o asteroide? Esta es la pregunta que ha generado el un acalorado debate en la comunidad de astrónomos acerca de la categoría que debían darle a Plutón, Xena y Ceres.

1 ¿Quién decide y qué decidieron?
El organismo competente para tomar decisiones en torno a lo que acontece en el cosmos al nacimiento y al declive de planetas es la Unión Astronómica Internacional (UAI). En el mes de agosto 2006 y bajo la dirección de la astrofísica francesa Catherine Cesarsky se reunió el pleno de la XXVI asamblea general en Praga, con la presencia de unos 2500 (de un total de diez mil) astrónomos en representación de 75 países. El debate principal del 2006 giró en torno a la definición de planeta, que implicaba que Plutón conservara esta categoría y Ceres y Xena también se sumaran a ella, lo cual conllevaría una ampliación del número de planetas que pululan por nuestro Sistema Solar, o bien que Plutón fuera degradado. Los científicos tardaron una semana en tomar la decisión. Al final los tres serán considerados planetas enanos.

2 ¿Cuál es la nueva definición de planeta?
Para ser considerado un planeta, un cuerpo celeste debe cumplir los siguientes requisitos: primero, ser un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol; segundo, tener la masa suficiente para que su autogravedad sobrepase las fuerzas del cuerpo rígido de manera que toma la forma (casi redonda) de equilibrio hidrostático; tercero, que haya despejado la zona de su órbita. A este último punto se le añadió que además de ser un cuerpo en el que la gravedad sea la fuerza dominante (se llama también cuerpo autogravitante), sea, por su masa, el cuerpo dominante en su entorno. La definición adoptada llena un vacío que existía en este campo científico desde los tiempos del mítico astrónomo Copérnico. La definición de planeta enano es la misma, salvo el punto 3 que expone: no ha despejado sus inmediaciones a lo largo de su órbita y no es un satélite. Y se añade una tercera categoría: todos los demás objetos que orbitan el Sol serán conocidos como Cuerpos Pequeños del Sistema Solar.

3 Motivos que han llevado a Plutón a perder su categoría
Plutón fue considerado desde su descubrimiento un planeta, pero siempre ha estado rodeado de polémica y a los científicos les ha resultado difícil ponerse de acuerdo sobre su naturaleza. Uno de los motivos más importantes para que Plutón haya perdido, en una acalorada discusión de la UAI, su condición de planeta, es que en 2003 Michael Brown descubrió un cuerpo celeste mayor que él, bautizado inicialmente como UB313, pero que se conoce popularmente por el nombre de Xena. Ha influido bastante el hecho de que se haya reducido año tras año el tamaño de Plutón (que ahora se ha quedado en 2300 Km. de diámetro). Otro de los argumentos es su caprichosa órbita irregular, que interfiere la de Neptuno y que su inclinación no es paralela a la de la Tierra y a la de los otros siete planetas del Sistema Solar, lo cual hace que gire al revés que sus compañeros. Además, ahora, con la nueva definición de planeta, no cumple uno de los puntos, ya que no ha limpiado su órbita de otros cuerpos celestes (su órbita cruza el cinturón de Kuiper).

4 ¿Quién era Plutón?
El planeta Plutón (ahora planeta enano) fue descubierto por el científico estadounidense Clyde Tombaugh, en 1930. Tiene unos 2300 kms. de diámetro, después de que los científicos hayan reducido su tamaño en varios ocasiones. Para habitarlo deberíamos estar acostumbrados a pasear en bañador por el Polo Norte, ya que nos expondríamos a una temperatura de 215 grados bajo cero. Si estuviéramos en su superficie nos deprimiríamos al ver el sol sólo una vez por semana (aproximadamente). Necesitaríamos por lo menos dos vidas longevas para acompañar a Plutón en sus paseos espaciales, ya que tarda unos 247 años terrestres en recorrer su propia órbita y para conseguirlo pasa por la órbita de Neptuno y se sitúa durante veinte años más cerca del Sol.

5 ¿Qué implica el cambio?
Los más afectados con la “degradación” de Plutón van a ser los libros de texto, enciclopedias, diccionarios, que deberán retocar sus ediciones y cambiar el número de planetas que compone nuestro Sistema Solar, que ahora serán ocho. Aunque, al haberse producido este acontecimientos en el mes de agosto, no ha dado tiempo a que la rectificación se realice para el curso 2006-2007, ya que los libros ya estaban impresos. Por esta razón, serán en primera instancia los profesores los encargados de informar al alumnado de este cambio estelar. La exclusión de Plutón del grupo selecto de los planetas de nuestro Sistema Solar no repercutirá en las instalaciones de los planetarios, si bien los responsables se verán obligados a poner una nota aclaratoria para explicar la nueva situación.

6 Voces disidentes
No todos los astrónomos del mundo están de acuerdo con la pérdida de galones que ha sufrido Plutón. Un buen número de ellos, en especial los que apoyaban ampliar hasta 12 el número de planetas de nuestro Sistema Solar, ha mostrado un rechazo frontal a la nueva clasificación. Argumentan que de los 2500 (aproximadamente) astrónomos presentes en la conferencia de la Unión Astronómica Internacional, sólo un 10% votó a favor. El astrónomo Alan Stern, presente en la convención, pero ausente de la votación, se quejaba de que de los 10.000 profesionales que forman el sector, sólo un 4% participó en el acto y ni siquiera hubo consenso entre ellos. Stern anunció en la BBC que luchará para conseguir que Plutón vuelva a ser considerado un planeta.

7 Plutón en la mitología
Plutón para los romanos, Hades para los griegos, fue el Dios de los infiernos, el que reinaba en el inframundo, en el reino de la oscuridad. Cuenta la mitología que como se encontraba sólo en su caverna y tenía poco éxito con las mujeres, decidió raptar a Perséfone y llevársela a su agujero como esposa. Deméter, su madre, encargada de controlar las cosechas, boicoteó la primavera para quejarse del secuestro, hasta que consiguió sacarle a Hades un pacto, por el intermedio de Zeus – Júpiter- (hermano del secuestrador) y con la ayuda del mediador Hermes –Mercurio-. Perséfone pasaría medio año con su madre y el resto con su marido. Así vemos que ya en la mitología, Plutón era infravalorado y se veía obligado a secuestrar para encontrar compañía. Por otro lado, la mitología nos ofrece una pista de la influencia de este planeta sobre nosotros, que llegará desde lo más profundo.

8 Plutón para la astrología
Nos relata también la mitología que Plutón es hijo de Saturno y que éste lo devoró al nacer para que no pudiera derrocarlo. Así entenderíamos que Plutón es una fuerza interiorizada de Saturno. Sería de este modo un legislador (cualidad saturniana), pero que dicta las leyes hacia dentro, reinando en la organización interna de nuestros cuerpos y de él dependerían la salud, sobre todo la mental. Una vez vomitado por Saturno, Júpiter lo nombra rey de los infiernos, ocupándose de la regeneración de los muertos. Así podemos entender la razón por la cual los astrólogos atribuyen cualidades regenerativas a este planeta. Actúa sobre el inconsciente de los afectados por algún problema, induciéndolos a un cambio de comportamiento. Podríamos decir que dirige nuestro taller de reparaciones interno. Nada extraño pues que sea el inspirador de psicólogos, psicoanalistas o psiquiatras.

9 ¿Qué opinan los astrólogos del cambio?
Entre los astrólogos existe una cierta divergencia de criterios sobre Plutón. Mientras la corriente más tradicional le atribuye la regencia de Escorpio, ya que encaja bastante con las cualidades interiorizadoras de este signo, los astrólogos cabalistas y esotéricos piensan que Plutón, como Neptuno (planetas que no aparecen en el Árbol Cabalístico - la cábala es una escuela de pensamiento que explica la formación de la vida en nuestro universo), no forman parte de nuestro Sistema Solar, sino de uno vecino, porque entienden que estos planetas no actuaron en los trabajos de creación de nuestro universo y por lo tanto no ostentan regencia alguna sobre los signos zodiacales. En lo que sí están de acuerdo es que el trabajo de Plutón es el de regenerar lo corrupto, lo erróneo. La degradación de este planeta afectará su simbolismo y la interpretación astrológica, de forma que los problemas, en lugar de salir en el exterior, como sucedía hasta ahora, se quedarán en el inframundo. Significa que trabajaremos más nuestra vertiente psicológica, que pensaremos más las cosas antes de decirlas, que tendremos una vida interna más rica. En el aspecto negativo, cobrará más protagonismo la depresión.

10 ¿Cómo queda el Sistema Solar?
Los científicos reunidos en Praga resolvieron que los planetas y los cuerpos del Sistema Solar se dividirán en tres categorías: la de planeta, la de planeta enano y la de cuerpos pequeños. La categoría de planeta enano puede adquirir ahora dos nomenclaturas: trasneptuniano, que ya se utilizaba en objetos que se encuentran más allá de Neptuno y plutoniano, nuevo término. A partir de ahora los planetas del Sistema Solar, según la ciencia, serán ocho: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los planetas enanos son: Plutón, Ceres y Xena.
Tristán Llop
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/