Cambio de actitudes

En este vídeo he contado con la agradable presencia de mi amiga Maribel, que me ayuda a enfocar la manera de cambiar de actitud, lo cual nos llevará a modificar la rutina de nuestra vida y, por extención, de la de los que nos rodean.

Espero que disfrutéis y me regaléis vuestros comentarios.

http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Las bienaventuranzas, un manual de crecimiento personal

Recopilando información en los textos que nos ha legado la tradición, encontramos un manual de crecimiento personal sin parangón. Se trata de las claves básicas sobre las que se han desarrollado todas las teorías evolutivas que hemos conocido hasta ahora. Estas consignas fueron transmitidas por el mayor gurú de todos los tiempos JC. Su aplicación en nuestra vida nos permitirá dar un salto cuántico evolutivo de enormes dimensiones.

Se trata de nueve proclamas que iré publicando en 9 artículos y a continuación encontraréis la primera...

Las Bienaventuranzas nos ponen en contacto con nuestra realidad profunda, nos enseñan el camino a seguir para ser feliz, para encontrar el equilibrio, la armonía y enfilar el camino de la realización personal.

En las 9 Bienaventuranzas se enaltecen valores contrarios a los que la sociedad actual suele proclamar. A través de su estudio, descubriremos que para encontrar la excelencia, el equilibrio interior, para hacer frente a los retos del presente, debemos volver la vista hacia otros valores.

En las ceremonias de iniciación de las escuelas herméticas, vemos que el candidato, antes de entrar en el templo, es despojado de los metales que lleva encima. Este gesto simbólico corresponde a los preceptos instituidos por Cristo. Los valores del mundo de abajo, no tienen curso en el de arriba.

Tu ser interno está esperando a que lo visites, empieza a desbrozar el camino
Es preciso que nos planeemos la realidad que estamos viviendo desde un enfoque mucho más amplio si queremos que nuestra vida cambie. Contamos con las herramientas necesarias para realizar ese movimiento hacia delante y lo único que nos retiene es nuestro miedo a enfrentarnos a la nueva realidad. Pero lo maravilloso del universo es que siempre modifica los parámetros para que obtengamos lo necesario en cada etapa de la vida

Las nueve bienaventuranzas son en sí unas herramientas maravillosas que deben llevarnos a comprender cuál es el estado de ser que busca nuestro Ego Superior, esa chispa de luz que mora en nuestro interior y que está esperando que la nutramos de las experiencias necesarias para evolucionar.

Un poco de historia

El manual de instrucciones fue revelado por primera vez extensamente en el llamado Sermón de la Montaña. Dice la crónica sagrada que Jesús llamó a sus discípulos y subió a la montaña (Mateo V). En términos simbólicos, subir a la montaña significa elevarse espiritualmente, abandonar el plano de lo multitudinario para entrar en contacto con las instancias más elevadas que hay en uno mismo.

El Sermón de la Montaña iba dirigido exclusivamente a sus discípulos, que ahora eran ya doce. Algunos tenían ya cierta experiencia evangelizadora. Formaban un equipo unido, aunque frecuentemente chocaran entre ellos por cuestiones de ca¬rácter. Una vez en lo alto de la montaña, Jesús ordenó que los doce se arrodillasen formando un círculo en torno a él y puso sus manos sobre la cabeza de cada apóstol, empezando por Judas Iscariote y terminando por Andrés. Jesús pronunció una breve plegaria dirigida al Padre, suplicándole que amara y acompañara a los doce, como lo había amado y acompañado a él.

Si queremos elevarnos espiritualmente, conectar con el núcleo, deberemos empezar por soltar lastre

Los apóstoles permanecieron en silencio durante unos minutos, concentrados, les embargaba una profunda emoción. Pedro fue el primero en levantar los ojos hacia su Maestro y el primero en abrazarlo. De forma sucesiva abrazarían a Jesús uno a uno.

La escena estuvo rodeada de un gran silencio físico, sólo roto por el gorgoteo de los pájaros, pero quien hubiese tenido vista y oído espiritual, hu¬biera apercibido una multitud de seres celestiales cantando y contemplando desde lo alto la escena sagrada, en la cual el enviado divino traspasaba a los hombres la responsabilidad de la promulgación del Reino.

Los doce se convertirían, así, en el fermento del mundo de Dios en la tierra y cada uno aportaría almas al Reino, incluso Judas, el traidor, porque muchos son los seres humanos de este mundo que necesitan pasar por la experiencia de la traición para que sus ojos sean abiertos.

Las bienaventuranzas se acoplan a la perfección en el Árbol de la Vida, ese esquema que proviene de la cábala y que nos instruye sobre la línea a seguir para evolucionar de forma coherente y rápida. Así veremos como la primera se relaciona con Hochmah (el centro número 2) y la 9ª con Malkuth (el centro 10)

1ª.- Bienaventurados los pobres de espíritu, ya que ellos heredarán el reino de los cielos

La primera Bienaventuranza iba dirigida a los pobres en espíritu y en ella vemos la dinámica de Hochmah (el 2º centro del Árbol de la Vida, paladín de la sabiduría). ¿Por qué de ellos será el reino? Porque en su estado evolutivo actual, el ser humano puede captar tan sólo una pequeñísima parte de la sabiduría divina. Si, una vez en posesión de esa modesta parcela, el ser ya se considera rico, se considera saciado de esa sabiduría y constituye con ella sus certidumbres, proclamando sólo la verdad que esa parte del saber contiene, se estancará en ella y ya no le vendrán nuevas luces.

Por el contrario, el que adopta una actitud humilde respecto a sus conocimientos, el que afirma, como Sócrates, el filósofo griego: «Yo sólo sé que no sé nada», el que se encuentra en situación hambrienta espiritual¬mente hablando, ése atraerá la sabiduría hacia sus vacíos internos y el cielo se manifestará en él.

Abrirte a nuevos conocimientos,
te abrirá las puertas del reino


Jesús expresaba pues una norma con esa primera Bienaventuranza, que puede anunciarse de la siguiente manera: No deis jamás como definitivos los conocimientos que poseéis; no los toméis jamás como posesiones personales que engalanan vuestra personalidad humana, como las joyas adornan el cuello de las cortesanas.

Al contrario, haced que vuestra sabiduría sea como el caminante, que abandona fácilmente las ciudades por las que transita porque nada hay en ellas que lo retenga. El pobre lo comparte todo con más facilidad que el rico porque tiene poco que compartir y es más fácil desprenderse de un pedazo de pan que partir en dos un lingote de oro para dar la mitad al amigo. No dejéis que los conocimientos espirituales se acumulen en vuestro interior hasta crear una situación de riqueza, porque entonces os será difícil compartirlos y os sentiréis propietarios de aquello que poseéis y querréis sacarle un provecho, una renta. Os convertiréis así en hombres ricos en espíritu y el cielo ya no entrará en vosotros.

Si, por el contrario, vais compartiendo lo recibido, el Reino de los Cielos irá llenando vuestros vacíos internos y la sabiduría transitará por vuestra alma como una película que no tiene fin.

El reino de los cielos es ese lugar interno que contiene la sabiduría que hemos estado acumulando durante nuestro deambular por la tierra, en esta y en otras andaduras. Cuando nos mostramos humildes, es decir, abiertos al conocimiento, las puertas de ese cielo se abren de par en par y empezamos a comprender de forma clara lo que sucede en nuestra vida.

Esta enseñanza se traduciría, en la vida práctica, como una actitud abierta ante los problemas. Cuando nos atascamos en una situación; cuando hemos caído al pozo de la incomprensión; cuando nuestra personalidad soberbia ha levantado barreras ante las personas queridas, cuando estamos convencidos de que tenemos razón y dispuestos a defenderla a capa y espada, es el momento de aplicar la primera bienaventuranza y volvernos pobres de espíritu. Para hacerlo busquemos un lugar tranquilo, alejado del centro del conflicto y una vez allí, imaginemos que somos la otra parte y cómo actuaríamos en el caso de serlo. Si nos resulta imposible, imaginemos que nuestra vida está paralizada por un hechizo y que sólo podremos continuar si perdonamos.

Proclama la letra de una canción: If you want to be great in god’s kingdom, learn to be the servant of all (si quieres ser grande en el reino de Dios aprende a servir a los demás). Así pues, para permanecer en estado de “pobreza”, tenéis que dar lo que recibís antes de que se acumule y forme un tesoro, ser humildes y abriros a nuevas realidades.

Como tarea propongo que cada noche, antes de acostaros, os preguntéis qué habéis compartido con el prójimo.

Tristán Llop y Kabaleb, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Conexión con Lux Vitae

Queridos coordinadores de Lux Vitae, esta meditación la he realizado exclusivamente para nosotros y ha sido un encargo de Miguel Ángel Darshan en la última reunión que tuvimos en Barcelona.

La idea es que tengamos un espacio (virtual) común donde encontrarnos, intercambiar energía, recargarnos y aprender (aunque sea a nivel inconsciente) los unos de los otros.

Os propongo que la escuchéis para familiarizaros con ella y después propondremos una fecha y una hora para conectarnos el máximo de personas a la vez, creando así un espacio mágico.

Espero que os guste y que la disfrutéis tanto como yo. Para escuchar la meditación debéis hacer clic aquí o en la flechita de abajo.



Tristán Llop, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

Luna nueva angélica de julio

Aquí tenéis un nuevo vídeo sobre la Luna nueva angélica, que vuelve a recaer en el signo de Cáncer. Encontraréis a continuación los textos que escribió Kabaleb sobre los ángeles activos en esta lunación, que se ha iniciado el 22/7/09 a las 4:35 (en España), a 29.27 grados del signo de Cáncer. El ángel físico es Haheuiah, que crea un espacio a nuestro alrededor para escapar a los rigores de nuestro destino y el emotivo Mihael, que nos que nos da presentimientos e inspiraciones sobre lo que va a suceder. (haz clic aquí para oír el audio de Kabaleb de la Luna nueva de Cáncer)



A continuación tenéis el análisis del programa del ángel de Kabaleb
24.-HAHEUIAH (Dios bueno por sí mismo)

Lo que puede obtenerse de HAHEUIAH:

1º.- Moviliza la gracia de Dios para los exiliados y prisioneros.
2º.- Que los que llevan sobre sí crímenes secretos no comparezcan ante la justicia de los hombres, sino ante la justicia divina.
3º.- Protege contra los animales malignos.
4º.- Preserva de los ladrones y asesinos.
5º.- Preserva de la tentación de vivir por medios ilícitos.

HAHEUIAH es el octavo de los Tronos y se ocupa en Binah de los asuntos relacionados con Yesod; sitúa en nuestra Morada nº 24 la esencia llamada Protección, que nos permite escapar del rigor de la ley cuando nuestros crímenes suscitan la venganza de aquellas personas contra las cuales nuestro furor se ha levantado. En el paquete de leyes que Yavé reveló a Moisés, figura la de establecer unas ciudades-refugio en las cuales el perseguido pueda escapar de sus perseguidores. Eran ciudades que acogían a los individuos que habían matado a alguien accidentalmente, sin intención de darle muerte. En ellas podían permanecer en espera de juicio, alejados del vengador de la sangre. Yavé dispuso que se abrieran más ciudades a medida que el territorio de Israel se iba extendiendo, de manera que los criminales accidentales pudieran alcanzarlas sin necesidad de recorrer grandes distancias. HAHEUIAH asume esa parte de la Ley y la amplifica.

Las ciudades-refugio, antes de tener entidad física, son ciudadelas anímicas en las que encuentran refugio nuestros criminales internos. Estos están formados por tendencias errantes que, promovidas por el HAHEUIAH del abismo, utilizan la destrucción como forma de concienciar al individuo de aquello que no debe ser. Esas tendencias, cuando han perpetrado un crimen no intencionado, se refugian en esas ciudadelas anímicas y permanecen en ellas cautivas, sin poder ejercer, esperando el día de su justicia. De esa forma, la Ley de Jehová bloquea el mal e impide su propagación.

Este genio sirve para obtener la gracia y la misericordia de Dios. Por consiguiente, éste será un punto de protección, será la ciudad-refugio y cuando un planeta cualquiera entra en sus dominios, se desencadena la misericordia para los asuntos regidos por dicho planeta. Si tenemos planetas en el tema natal en los puntos regidos por este genio, la protección en los asuntos que rigen será de por vida. Si, en el curso de nuestra existencia necesitamos gracia y misericordia, busquemos a las personas nacidas en estos puntos, siempre en relación con la posición de nuestro Sol, y nos veremos protegidos. No es una casualidad el que Binah/Jehová derrame su gracia a través del más inferior de sus rostros (ya que éste es el último de los Tronos).

En los anteriores, ha intentado imprimir sus normas en nuestros deseos, en nuestro pensamiento, y ahora, a punto de entrar el designio en el mundo material, atempera sus leyes ofreciéndonos una tabla de salvación, si es que no hemos aprendido las lecciones. Sin embargo, la misericordia de Jehová no tiene parangón con la que más tarde nos dispensaría Cristo. Esas ciudades-refugio concedían al criminal involuntario -recalquemos lo de involuntario- un tiempo para escapar al «vengador de la sangre», que es una figura instituida por el mismo Jehová. Le permitían escapar a la venganza, pero no a la justicia final, una justicia que se anunciaba benevolente, dado que el reo no tenía intención de matar. La gracia y misericordia es como el anuncio de ese perdón que figura en la dinámica crística, puesto que la divinidad, aún presentándose bajo tres rostros, los tres aparecen en cada uno de ellos. Del mismo modo que el amor crístico no excluye las leyes de Jehová, en las leyes tampoco está excluido el amor.

Este genio domina sobre los exilados, los prisioneros, fugitivos, los condenados en rebeldía; impide el descubrimiento de crímenes secretos y quienes los han cometido escaparán a la justicia de los hombres, mientras no recaigan en la misma falta; protege contra los animales dañinos y preserva de los ladrones y asesinos, dice el programa. Su protección se ejerce sobre todas las personas que, por algún motivo, se ven obligadas a huir, pero puede no tratarse de una huída física -que es el último eslabón de una huída espiritual- sino de una fuga ante el destino, ante el propósito de nuestro Ego Superior, ante la prisión que nos encadena a las circunstancias materiales, que son siempre el fruto de anteriores actuaciones nuestras.

HAHEUIAH permite a estas personas regresar a la problemática que debe ser la suya, volver para enfrentarse con su destino. Es decir que quien no afronta decididamente las experiencias que su parte divina le reserva, puede verse, de algún modo, obligado a exilarse, o ser condenado en rebeldía o, siendo ya prisionero, se le puede presentar la oportunidad de huir. Todas estas circunstancias le estarán diciendo que debe enfrentarse a las experiencias que ha programado su Yo eterno. Si nos ocurre pues que, habiéndonos exilado, las autoridades del país en que nos encontramos nos encarcelan sin motivos aparentes, la anécdota nos está diciendo que aquel no es el terreno en que debe desarrollarse nuestra vida y que debemos volver.

HAHEUIAH nos concederá su protección para este regreso de manera que las autoridades del país no nos pedirán cuentas por nuestra huída, por nuestra deserción. La cárcel es siempre la consecuencia de una espantada ante la tarea esencial, la de nuestro Ego Superior, ya que la dinámica de las fuerzas de abajo es la que nos lleva a cometer el atropello que terminará en un arresto. Si somos fieles ejecutores de los designios generados por nuestra personalidad divina, nunca nos encerrarán.

La protección contra los animales dañinos hay que entenderla como una protección contra las fuerzas del abismo, conocidas en la jerga cabalística como animales. Y protegernos contra los ladrones y asesinos equivale a protegernos de los rigores del destino, ya que ambos son la consecuencia de algo que hemos puesto en marcha en vidas anteriores. Cristo establecería la ley del perdón, que diluye el destino en la hoguera del Amor, pero antes de que esa ley de Hochmah entrase en vigor, ya estaba ahí HAHEUIAH, auténtico precursor crístico, sacándonos de apuros para apartar de nuestro camino ladrones y asesinos.

Las personas que han nacido bajo esta influencia aman la verdad, las ciencias exactas y son sinceras en sus palabras y acciones, dice el programa. Amar la verdad y volver a nuestra tarea esencial, la decretada por el Ego Superior, es todo uno, de modo que la vuelta del exilio se acompaña siempre de un amor por la verdad. Las ciencias exactas son una aproximación externa a lo verdadero, entendiendo como verdad la de Jehová-Binah, puesto que la verdad crística va más allá de las ciencias exactas, rebasa el dominio de las leyes. La sinceridad es un sub-producto del amor a la verdad. Cuando se ama la verdad, se rinde testimonio de ello, en palabras y en actos.

La contrafigura de HAHEUIAH:

El genio contrario domina sobre los seres nocivos; lleva a los hombres a cometer crímenes y actos ilícitos. Aquí se sitúan los depredadores y cuando aparecen en nuestra vida, es para infringirnos una merma. Con ellos el mal penetra en nuestra vida, o bien somos nosotros quienes lo practicamos. La función de HAHEUIAH del abismo será la misma que la de los demás genios. En su primer punto de dominio (YOD), se expresará como una plantación de las semillas del mal en nosotros mismos y nos llevará a ejercer una violencia sobre los demás. En su segundo escenario (HE), nos inducirá a interiorizar la violencia, seremos como imanes que atraerán a las personas nocivas. En el VAV (como ejemplos encontramos a Alain Delon, Mel Gibson y A. Hopkins ardientes defensores de la violencia en las pantallas), preconizaremos el crimen y la violencia y trataremos de instituir formas de vida basadas en lo ilícito. En el 2º HE, recogeremos el fruto de la violencia con gran abundancia y seremos a la vez violentos y víctimas de la violencia (ese es el caso de L.H. Oswald, que tras matar a Kennedy fue asesinado). En el quinto punto (quintaesencia), habrá de todo.

48.- MIHAEL (Dios, padre socorrible)

Lo que puede obtenerse de MIHAEL:

1.- Paz y armonía entre esposos, fidelidad conyugal.
2.- Presentimientos e inspiraciones secretas sobre el futuro.
3.- Fecundidad en las relaciones sexuales.
4.- Protección.
5.- Protege contra los impulsos que nos llevan a la desunión.

MIHAEL es el octavo y último genio del coro de Virtudes y se ocupa en Típhereth de los asuntos relacionados con Yesod; sitúa en nuestra morada nº 48 la esencia llamada Generación. Con MIHAEL, el deseo positivo penetra en su receptáculo femenino y lo fecunda. MIHAEL es la última fuerza que actúa en el mundo de Creaciones o de Deseos. A partir de él, entran en funciones las fuerzas que operan en el mundo de Formación o mundo Etérico: es el mundo del Aire o del Pensamiento humano.

Con MIHAEL la voluntad penetra en el centro productor de imágenes y se encarna. Esto sucede en nuestro cuerpo de deseos, formado por una parte masculina y otra femenina. En la elaboración del deseo, en primer lugar interviene la personalidad masculina, constituyendo el germen del deseo, el cual es plantado en nuestra personalidad femenina, que le da forma. Sólo cuando el deseo es formado pasa a su ejecución en el mundo material. MIHAEL forma el deseo, lo convierte en una imagen precisa, pasando del deseo vago al deseo contundente, que sabe por donde va. Los nacidos en sus días y en sus horas serán pues individuos de fuertes deseos y como el deseo es el principal motor de acción en el mundo material, éstas serán gentes a las que les ocurrirán muchas cosas, su vida será todo lo contrario de una rutina.

El objetivo del deseo es convertirse en realidad, y cuanto más preciso y más persistente sea, más fuerte y contundente será la vivencia real, la cual dará un fruto experimental maduro y deleitoso. El deseo, al realizarse, da lugar a la Obra, los influenciados por este genio son pues gentes de obras. Las obras son hijos, tanto espirituales como materiales, serán pues también padres de familia numerosa. Son muchos los prodigios realizados por MIHAEL en el dominio de la fecundidad y las personas que desean tener hijos y no pueden deben invocarle a través de la plegaria.

MIHAEL es el gran generador y otorga fecundidad a los planetas situados en sus puntos de dominio; fecundidad de acuerdo con la naturaleza del planeta y con el sector que rige en el horóscopo. Cuando una nueva Luna cae en sus grados, podemos asegurar que se tratará de una lunación en la que se producirán muchos acontecimientos y en la que las mujeres serán muy fecundas. Las personas con problemas de esterilidad que deseen tener hijos deberán pues engendrarlos en los días y en las horas de MIHAEL, o sea en sus veinte minutos diarios de dominio, contando desde las 15.40 a 16 h a partir de la salida del Sol, lo cual nos llevará a las horas nocturnas.

Este genio sirve para conservar la paz y la unión entre los esposos, dice el programa. Siendo este genio, por excelencia, el trazo de unión entre la naturaleza masculina y la femenina, es evidente que la persona influenciada por él ha de tener excelentes relaciones conyugales, y quienes están en desacuerdo deben recurrir a él para reconciliarse, en su días y en sus horas. Su invocación diaria conservará esa paz y esa unión, y si ello sucede en lo exterior, esto es, en las relaciones sociales, será señal de que también sucede en el interior, en nuestro cuerpo de deseos. Si las dos polaridades de este cuerpo se entienden, el individuo estará en condiciones de llevar sus deseos a la realización práctica, pero si hay desacuerdo entre ambas partes, los deseos de la persona no llegarán a cristalizar en el mundo material y por más que trabaje en un sentido determinado, el trabajo no le cundirá porque la parte de sí mismo que debe trabajar en la materialización de lo que desea se desentiende de su tarea.

Para que un deseo cualquiera pueda realizarse, es preciso que el hombre y la mujer internos se entiendan, y el signo más evidente de ese entendimiento se encuentra en la buena armonía conyugal. La mujer es importantísima en los procesos de materialización de todas las cosas (de ahí la expresión popular: «detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer»), y un divorcio será siempre una señal de dificultades materiales para el hombre y espirituales para la mujer. En efecto, la mujer en Astrología es asimilada a la Luna, o sea la cristalización y materialización de las cosas, mientras que el hombre es asimilado al Sol, que simboliza el Ego Superior, la parte espiritual. Por ello una separación significará en general una dificultad en cristalizar, o sea en obtener un provecho material de su trabajo para el hombre, y un alejamiento o pérdida de contacto con su parte espiritual para una mujer.

Este genio protege a las personas que recurren a él, las cuales tendrán presentimientos e inspiraciones secretas sobre el futuro, dice el programa. MIHAEL rige el sendero Sol-Luna, planetas ambos relacionados con la visión, la externa y la interna. De momento nuestra visión es externa, vemos lo que sucede en el mundo material; lo vemos, sobre todo, porque queremos verlo, porque nuestra voluntad está volcada hacia el exterior y no nos preocupamos por los mundos internos. Pero cuando, ahítos de imágenes exteriores, buscamos los mundos trascendentes, nuestros ojos se abren a su visión y MIHAEL desempeña funciones importantes en los trabajos de percepción interna. Hemos visto como el genio anterior nos permitía contemplar intelectualmente el orden cósmico. MIHAEL nos aporta la visión real, porque Yesod-Luna construye la imagen. El futuro material es antes un presente en el mundo de los Deseos o Astral, de modo que la persona que tiene la facultad de visionar el mundo de arriba puede ver su propio futuro, cuando ha sido ya elaborado por los séfiras y está preparado para descender al mundo físico. Se puede obtener pues de MIHAEL, mediante la invocación de su nombre y la plegaria, la visión de lo que nos sobrevendrá.

MIHAEL domina sobre la generación de los seres e influencia sobre la amistad y la fidelidad conyugal. A la persona nacida bajo su influencia le apasionará el amor, le gustarán los paseos y todos los placeres en general, termina el programa. Ya hemos visto como el entendimiento conyugal es el signo que nos permite augurar que el individuo generará obras/hijos. Y al hablar de ese entendimiento, nos referimos a las relaciones hombre/mujer en general y no sólo a las que están reconocidas por la sociedad mediante un certificado. La propensión al placer hay que entenderla en el sentido de placeres superiores (el abismo se encargará de los otros). Placeres estéticos, placeres producidos por los sentimientos puros al manifestarse. MIHAEL trabaja en el canal que une lo masculino a lo femenino y, por consiguiente es por excelencia, el genio del amor del hombre por la mujer y cuando los jóvenes buscan novia, deberían encomendar a MIHAEL la tarea de encontrarla.

La contrafigura de MIHAEL:

El genio contrario domina sobre el lujo, la esterilidad y la inconstancia; hace que la discordia estalle entre los esposos y causa los celos y la inquietud, dice el programa. Si el de arriba domina sobre la generación de los seres, el de abajo dará lo contrario, o sea la esterilidad. Para que nazca un niño, tiene que existir previamente un átomo-germen que se introduzca en el líquido seminal. Si ese átomo no existe, no hay niño y el propietario del átomo-germen es nuestro Ego Superior, de modo que sólo puede venirnos de arriba, jamás de abajo. El genio del abismo genera el deseo, pero el resultado será la ausencia de fruto. Esa ausencia se extenderá a todo aquello que desea el individuo, el cual estará haciendo todo lo posible para conseguirlo, trabajando con ahínco, y el resultado será nulo. Privado de lo esencial, el individuo se lanzará hacia lo superfluo, se rodeará de lujo y convertirá el otro sexo en un objeto de placer: se tratará de un objeto codiciado, que tendrá en alta estima y por ello temerá perderlo. Aparecerán pues la inquietud, la sospecha y los celos. Su propia inconstancia -nada hay tan inconstante como lo que nos viene de abajo- se proyectará en los demás que serán, a su vez, inconstantes y por ello mismo entrará en discordia con ellos.

Tristan Llop y Kabaleb, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

El ángel Omael

A continuación os presento un vídeo que explica algunas de las cualidades del ángel Omael. Quizá lo más interesante sea que os fijéis en cómo las deduzco en base a la oración. Para complementar la información tenéis un texto de Kabaleb (del capítulo 26de la Interpretación de los evangelios).

Como siempre espero que lo disfrutéis y que me regaléis con vuestros comentarios.



La resurrección de Lázaro
1.- “Había un enfermo, Lázaro de Betania, de la aldea de María y su hermana, Era esta María la que ungió al Señor con ungüentos y le enjugó los pies con sus cabellos, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo. Enviaron pues las hermanas a decirle: Señor, el que amas está enfermo”...

Así empieza el onceavo capítulo del Evangelio de Juan. Ya nos hemos encontrado antes con Marta y María en esta crónica sagrada (ver cap. 20) y hemos visto en precedentes lecciones que cuando aparece la mujer en la vida de Jesús, ésta representa siempre el alma humana, una veces reina de Saba y cortejada por los reyes y grandes personajes que simbolizan nuestros poderes espirituales; Otras veces es la ramera apocalíptica, la mujer de «mala vida», que de pronto abandona una existencia que la llevaba a ser receptáculo de todas las semillas, para derramar sus valiosos ungüentos sobre los pies de Jesús.

Aquí nos encontramos con dos hermanas, o sea con un alma dividida, un alma que aún no ha conquistado su unidad y mientras por un lado se manifiesta como la sublime María enjugando con sus cabellos los pies del Maestro, por otro lado es la activa y hacendosa Marta, cuyas virtudes son muy estimadas en el mundo profano, pero innecesarias en el reino. En efecto, si Marta limpia y da brillo a las cosas, si quita el polvo de los cristales es porque en la casa, en su morada humana, hay suciedad. Si no la hubiera, no sería necesaria tanta limpieza y por ello Jesús no se lavó las manos cuando el fariseo lo invitó a comer.

2.- Cuando en nuestra alma se produce esta dualidad, cuando se está a la vez en lo sublime y en lo prosaico, cuando nos movemos entre aromáticos ungüentos y sucias realidades, es señal de que algo no funciona bien en nosotros; de que en alguna parte de nuestros resortes humanos hay un enfermo.

Aquí el enfermo es el hermano Lázaro, que ya hemos encontrado en la crónica de Lucas, cuando Jesús refería la parábola del hombre rico (cap. 24). En esa parábola lo veíamos postrado y lleno de llagas, en la puerta del hombre rico. Aquí lo encontramos de hermano del alma humana y enfermo también, según las primeras noticias, ya que los puntos siguientes del relato nos informarán de que Lázaro murió como también ocurría en la historia del hombre rico.

Lázaro es pues el nombre que Jesús le da a la corriente espiritual activa en cada hombre, o sea la personalidad espiritual, la que ha de conducirnos a cada uno al reino. «El que amas está enfermo», le mandaron decir las dos hermanas y, ciertamente, Lázaro es el amado de Jesús, puesto que es su propia imagen, su propia radiación, el ancestral Abel, en funciones en el interior de cada hombre. Si Lázaro muere en nosotros, si la espiritualidad nos abandona, la personalidad mortal se desmoronará y por ello el alma dividida, llamada Marta y María pide que salve a su hermano.

3.- En este capítulo del Evangelio de Juan se describe la penetración crística en la fuerza llamada Khaf, especializada en la exteriorización del pensamiento.
Zodiacalmente, el Khaf procede de los pastos de Géminis, un signo que los astrólogos califican de doble, porque es uno de los puntos en que terminan ciertos trabajos y empiezan otros. El trabajo terminal consiste en derramar el pensamiento al exterior, por decirlo en términos evangélicos, en abrir la puerta del corral y soltar las ovejas. En el capítulo 25 hemos visto como el pastor entraba en el establo y se hacía reconocer por sus ovejas. Aquí las ovejas ya están libres en la tierra de los abundantes pastos.

Liberar el pensamiento encerrado en cada uno de nosotros, tal es el primer trabajo a realizar con los pastos procedentes de Géminis. El segundo consiste en aplicar ese pensamiento a las realidades materiales para ir transformando la Tierra.
En nuestro actual estado evolutivo, es decir, antes de que Cristo aparezca en este escenario humano, no podemos pretender realizar estos trabajos con criterio divino exclusivamente. El pensamiento divino nos es administrado en la medida en que seamos capaces de captarlo, y cuando se desprende de nosotros ese pensamiento sale adulterado, mitad divino y mitad humano. O más bien, un diez por ciento de divino y un noventa por ciento de humano, entendiendo por humano el elaborado con los desperdicios que nos suministran las energías del abismo, aquellas que hemos rechazado cuando se presentaron a nosotros una primera vez. Resulta así que la expresión de nuestra alma aparece a veces como Marta y otras como María.
4.- Marta, la proyección material de nuestra alma a través del pensamiento, suele ser más activa que María. Es ella la que sale al encuentro del Maestro, la que lo invita a entrar en su casa y trata de captar su voluntad para el propósito que la anima. En el capítulo 20 hemos visto como Marta le pide a Jesús que conmine su hermana a cambiar de actitud y que le diga de ayudarla en las tareas del servicio. Jesús toma partido por María, y Marta se va a la cocina.

Pero ya hemos dicho que Cristo tiene también su contrafigura, elaborada con lo que desperdiciamos de su enseñanza, y a veces ocurre que esa contrafigura, que se presenta a nosotros con su nombre, le da la razón a Marta y hace que María cierre el tarro de sus ungüentos, abandone su posición a los pies del Señor, y se ponga a quitar polvo en la casa.

Es decir, el pensamiento materializado, guiado por una falsa espiritualidad, se lanza a trabajos aparentemente útiles y meritorios, pero que sólo conducen a experiencias destructoras, que engendran conciencia por el camino del trabajo duro y del rechazo. La enfermedad de Lázaro es la evidencia de ese desbarajuste del alma: las cosas no van como se creía; la organización material de nuestra vida no da la felicidad esperada, ni surge de ella el orden perseguido. Entonces el alma, unida de nuevo ante el dolor de un mundo enfrentado y adverso, llama al Maestro para decirle: «el que amas está enfermo». Es como si dijera. «Percibo mal la corriente espiritual; no me llega en buenas condiciones y por momentos creo que va a desaparecer».

5.- Entre los muchos prodigios que realizó Jesús en el curso de su ministerio, sólo figuran dos resurrecciones, la de Lázaro y la del hijo de la viuda (ver cap. 7). Vimos en este capítulo que con el prodigio del hijo de la viuda, lo que Jesús hizo en realidad fue resucitar la vía de la razón, para que ésta pudiera unirse a la fe en el reino unificado que él representa. Este fue uno de sus primeros actos, al bajar de la montaña donde había pronunciado su sermón y comenzar su apostolado.
Este segundo milagro tiene lugar poco antes de su entrada triunfal en Jerusalén, que significaría el principio del fin de enseñanza, su culminación, su apoteosis.
La primera resurrección significa la irrupción de la fuerza crística en la mente muerta, vivificándola para la comprensión de las verdades eternas. Esta segunda significa la conexión definitiva de la mente con el corazón. El hijo de la viuda es la promesa de llegar a la unidad a través de la razón. Lázaro es la realización de esa promesa.

6.- Este trabajo unificador es el realizado por la fuerza llamada Khaf. En la lámina del tarot que la representa, la número once, vemos una figura humana que lleva un sombrero que forma un ocho, número correspondiente al Séfira Mercurio y al elemento Aire, abriendo sin esfuerzo las fauces de un león, símbolo de la fuerza espiritual, que aquí aparece domesticada y sumisa.

Así tendremos, por un lado que el Khaf, siendo una fuerza generada por Géminis, trabaja, como ya hemos dicho, en la exteriorización del pensamiento, y esos trabajos se encuentran bajo los auspicios de Mercurio, cuyo sombrero calza la figura. Pero hay un segundo Khaf, administrado por Hochmah, que en la tabla de letras hebraicas aparece con el número quinientos (veintitrés en el orden correlativo). El Khaf terminal se encuentra situado en la columna del He, debajo del Noun. El He representa, según ya sabemos, el amor-agua que lo fecunda todo y que se desparrama por toda la tierra.

El Noun marca la fase en que ese amor es absorbido por la tierra, la cual se presenta así ante nosotros como un objeto codiciado que reclama nuestro interés. Si el ciclo de las letras-fuerza terminara con la veintidós, el hombre permanecería atado por sus sentimientos al mundo material, sin posibilidad de desprenderse de su ilusión por la materia. Era preciso que viniera un liberador que lo sacara de su mundo material y lo transportara más allá de su actual condicionamiento. Ese liberador es el Khaf, la fuerza que preside la liberación del pensamiento. Se necesitaba una fuerza que estuviera más allá de los sentimientos para que, sin nostalgia, cortara las amarras que encadenan el hombre, emocionalmente, al mundo material. En el proceso crístico, el Khaf final representa su crucifixión y muerte; es decir, el momento en que el alma es liberada de su prisión material. El segundo Khaf es pues el signo del hombre que ha cumplido todos los trabajos humanos y que ha alcanzado el nivel correspondiente a la generación superior.

7.- Tenemos ahí las bases para la comprensión de la identidad de ese Lázaro que Jesús resucita en este capítulo. Le da nueva vida a una tendencia que permanecía muerta, que no actuaba, mientras el hombre, por sus sentimientos, permanece atado a la tierra.

Así tenemos que la primera resurrección, la del hijo de la viuda, es la que corresponde a Marta, según la terminología empleada por el evangelista en este capítulo de la crónica sagrada. María representa el alma espiritualizada, pero pasiva, no actuante. En la crónica, siempre aparece sentada, prodigando ungüentos, derramando lágrimas a los pies del Maestro. Una vez Lázaro resucitado, Lázaro y María constituirían una sola voluntad operativa, la que corresponde a Kether-Hochmah, a Padre e Hijo expresándose conjuntamente a través de Jesús-Cristo. Lázaro-María-Marta forman pues los tres aspectos de la divinidad activos en nuestra alma.
Como decíamos en el punto anterior, ese segundo Khaf se encuentra vinculado a Hochmah, por tratarse de la letra número once (11), que suma uno más uno igual a dos, número que corresponde a dicho Séfira en su segundo ciclo de actuación, que es el correspondiente al Mundo de Creaciones, donde impera el elemento agua. Hochmah es el Séfira de los milagros, es el centro de vida correspondiente al hijo en el mundo de arriba. Al actuar positivamente sobre los sentimientos (agua), los eleva a la altura de la razón, y entonces en esa razón deja de mandar la hacendosa Marta para pasar a ser controlada por Lázaro-María, formando los tres hermanos un todo unido.

Tristán Llop, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/