2015, año nuevo, vida nueva

O cambias o cambias, no hay opción.

Nuestra vida se vive por etapas y cada año debería cerrarse una y empezar otra. Da igual si ha sido un periodo estupendo o nefasto, porque el objetivo final de la vida es realizar experiencias, así que es preciso avanzar y, sobre todo, cambiar.

A menudo, en mis consultas privadas, la gente suele decirme que le resulta muy difícil cambiar, que una vez la vida los ha situado en una dinámica determinada, es como el tren que va por su raíl. Lo que olvidamos es que somos nosotros el maquinista y por lo tanto tenemos la potestad de modificar el trayecto cuando queramos. (Sigue)