Luna angélica de Leo

Cuando el Sol y la Luna se juntan en el mismo grado del zodiaco (lo cual sucede aproximadamente cada 28 días) se produce lo que llamamos la Luna nueva. A nivel simbólico es como si el universo recargara con nueva energía en nuestras mochilas para ampliar nuestro crédito. La clave estará en saber el tipo de energía que se ha puesto en nuestros depósitos para actuar de acuerdo con ella, ya que de este modo avanzaremos mucho más deprisa.

Esta Luna nueva cae a 25.08 grados de Leo (a las 17.56 hora española del 17/8/12). Este es el signo del orgullo, de la moral, del ejemplo, el que busca reunir gente a su alrededor para que avancen, así que es el momento de hacer las cosas bien...(sigue)

Los ángeles que rigen esta lunación son el 30 Omael, que nos ayudará a tener paciencia ante las inclemencias de la vida (puedes obtener más información sobre este genio Aquí). El Genio emotivo es el 2 Jeliel, que nos trae amor y sabiduría y nos ayudará a permanecer fieles a los dictámenes del jefe interno (más información Aquí).

A continuación pasamos los textos extraídos del libro de Kabaleb: Los Dioses Internos, que puedes comprar en Ebook.

30.- OMAEL (Dios Paciente)

Lo que puede obtenerse de OMAEL:

1.- Paciencia en los avatares y miserias de la vida.
2.- Fecundidad en las parejas y normalidad en los partos.
3.- La venida al mundo de un alma noble a través de la generación.
4.- Éxito en los estudios de ciencias, medicina, cirugía y química.
5.- Actúa contra la tentación de oponerse a la propagación de los seres.

OMAEL es el sexto del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con Netzah. OMAEL sitúa en nuestra morada filosofal 30 la esencia llamada Multiplicación que nos permite, a partir de la posesión de una semilla, obtener abundantes cosechas.

Cuando Hesed-Júpiter y Netzah-Venus unen sus fuerzas, todo se multiplica, se expande, tanto en el dominio de las ideas, como en el de los sentimientos y en el orden material, dando lugar al fenómeno de la abundancia.

Los puntos regidos por OMAEL serán pues lugares de multiplicación y de abundancia y todo lo que se haga bajo el impulso de este genio resultará extraordinariamente productivo, sobre todo en su 3º y 4º escenario, de modo que estudiaremos con mucha atención sus puntos de dominio, a partir de la posición de nuestro Sol, de nuestro Ascendente, y del resto de los planetas, y también a partir de cero de Aries, porque cuando un planeta transite por esos puntos o caigan nuevas Lunas en ellos, la abundancia no se hará esperar.

Conviene invocar a OMAEL para la creación de empresas o negocios y para la generación de criaturas, tanto en el dominio humano como en el animal y también para la plantación de semillas, ya que los árboles plantados en los días y en las horas de OMAEL serán exuberantes y las cosechas serán de una abundancia sorprendente. Los planetas que transiten por los grados regidos por OMAEL producirán un efecto de multiplicación en sus respectivos dominios.

Este genio sirve contra las penas, el desespero y para tener paciencia, dice el programa. El combinado Júpiter/Venus que ofrece OMAEL supone el más fuerte reconstituyente del zodíaco. No puede encontrarse mejor píldora de la felicidad que la aportada por OMAEL, de modo que los desesperados deben orientarse hacia personas que posean en sus temas fuertes dosis de este genio y en su compañía encontrarán de nuevo esperanza y alegría.

Los «omaelianos» son como píldoras ambulantes de la felicidad. En cuanto a la paciencia, ya se encontraba como virtud activa en el genio 7, que es el Serafín que contribuyó a la constitución de Netzah y el lector debe consultar lo que decíamos a propósito de él. Netzah/Venus tiene una relación directa con la paciencia que, como quedó patente, no es algo desprovisto de valores, sino que, al ser ejercida, aparecen ideas y sentimientos relacionados con aquello que es objeto de la paciencia y que aportan su justa solución.

Este genio domina sobre el reino animal; cuida de la generación de los seres, afín de multiplicar las especies y de perpetuar las razas, sigue diciendo el programa. En el aspecto humano, es un elemento de primordial importancia en la fecundidad, y por ello, las parejas con dificultades para tener hijos deberían utilizar los días y las horas de OMAEL y deben rezársele a este genio para que favorezca la generación. De las 9,40 a las 10 h. después de la salida del Sol será un buen momento para engendrar, y también cuando el Sol se encuentra en tránsito por uno de los grados regidos por OMAEL.

En el reino animal, los días presididos por el genio serán los más indicados para aparear a los animales para obtener los máximos resultados en vistas a su multiplicación. Pero, como decíamos al principio, esa fecundidad se extiende a todo lo creado, a los cultivos agrícolas y al mundo de los negocios. Lo que se haga bajo los auspicios de OMAEL se verá multiplicado porque sus legiones trabajan en la multiplicación; es decir, OMAEL sitúa sus agentes en aquello que se hace en sus días y sus horas para producir el efecto multiplicador, ya que nada se obtiene sin unos operarios trabajando en su elaboración.

Si almacenamos en nuestra Morada Filosofal correspondiente ese tipo de entidades, nos convertimos automáticamente en pequeños «Omaeles» y también conseguimos multiplicar aquello que tocamos, aunque no lo hagamos en los días y horas que rige el genio. El lector se preguntará como conseguir ese almacenamiento. El procedimiento siempre es el mismo, desear ejercer como multiplicadores; desear ser agentes de fecundidad.

El deseo canaliza hacia nosotros las fuerzas que deseamos, de ahí que los malos deseos resulten tan peligrosos, ya que introducen en nuestro interior las fuerzas del abismo especializadas en aquel tipo de energías y luego lo difícil es prescindir de ellas.

Este genio tiene influencia sobre los químicos, los médicos y los cirujanos. La persona nacida bajo esa influencia se distinguirá en la anatomía y la medicina, termina el programa. OMAEL no sólo influye en los procesos de multiplicación, sino en las personas dedicadas de alguna forma a ese servicio, las que mantienen en buenas condiciones la vida, las que la prolongan y las que restablecen el buen funcionamiento del organismo, de modo que debemos orientar a tales personas hacia el ejercicio de la medicina y de la química orgánica. Entre ellas pueden encontrarse los descubridores de medicamentos para combatir las enfermedades y, en este sentido, sus días y sus horas serán las más indicadas para tales descubrimientos.

La contrapartida de OMAEL:

El genio contrario es el enemigo de la propagación de los seres; puede producir fenómenos monstruosos, dice el programa. Cuanto más altas son las virtudes del genio de arriba, más bajas son las cualidades de su contrapartida del abismo. El OMAEL de abajo hará que el individuo se movilice en el combate contra la vida. Será un partidario acérrimo del aborto y buscará razones sublimes para justificar el que haya la menor cantidad posible de seres en el mundo. Su acción se extenderá al terreno animal y estará allí donde se sacrifican reses, será partidario de la limitación de la producción agraria. El atentado contra todo lo que es vivo adquirirá en él formas monstruosas que pueden expresarse mediante el genocidio y el exterminio en general. Será el gran exterminador y un peligro para quienes tengan trato con él, porque allí donde vaya lo acompañará la muerte. Su propia vida será corta, a menos que se produzca un cambio en su dinámica, ya que las fuerzas negativas están en desequilibrio dentro del hombre y sólo se mantienen en él mediante un constante esfuerzo, por parte del individuo, por mantenerlas.

Un planeta sobre los escenarios de Omael, formando malos aspectos, o cuando los reciba de otro planeta en tránsito, puede alumbrar esta espantosa figura y convertir el individuo en el ángel del exterminio. Cuando se forma un semi-quintil entre dos planetas sobre uno de los puntos de OMAEL, puede aparecer en el mundo ese furor destructor.

2.- JELIEL (Dios que socorre)

Lo que puede obtenerse de JELIEL:

1º.- Fecundidad en personas, animales y plantas.
2º.- Restablecimiento de la paz entre esposos y fidelidad.
3º.- Fidelidad de los subordinados al rey y los gobernantes.
4º.- Calmar las sediciones populares y victoria contra ataques injustos.
5º.- Abandono del celibato y de las malas costumbres.

JELIEL, es el segundo de los Serafines y por ser el número 2, encierra todo el potencial de Hochmah-Urano, que es el del Amor. JELIEL es un manantial de Amor y eterna Sabiduría y quienes beben en él, nunca más volverán a tener sed. JELIEL aparece en el camino cuando VEHUIAH ha realizado su obra y sumerge la voluntad en el manantial del amor, transformándola así en puro amor, de tal suerte que amor y voluntad son una misma cosa.

JELIEL, en sus escenarios de actuación, manifestará ese amor primigenio, desinteresado, que nos lleva a ser útiles a los demás por encima de todas las cosas. Nos lleva a situarlos allí donde el triunfo de sus empresas quedará asegurado, y para ello recibimos la inspiración necesaria, es decir la materia prima que JELIEL transporta y que es depositada por él en la segunda de nuestras moradas, la que nos abastece en Amor-Sabiduría. Si en nuestras alforjas se acumula esta valiosa esencia, podremos ser para los demás un faro de luz que les indica dónde deben dirigirse para satisfacer sus afanes humanos. Seremos su providencia y en nosotros encontrarán su norte, y con nuestra intervención encontrarán un lugar acogedor, en una tierra abundante.

Cuando reina JELIEL, el Amor/Sabiduría es el motor que nos propulsa. En ese motor se encuentra oculta la voluntad, puesto que JELIEL es una emanación de VEHUIAH. Pero el amor es lo visible, es lo que nos sirve de guía. En su programa, vemos que sirve para calmar las sediciones populares, se trata de sediciones internas. Cuando el pueblo formado por nuestros impulsos internos se encuentra soliviantado, ocupando las calles de nuestra ciudadela anímica para reivindicar mil y un asuntos, JELIEL aparece y lo calma. Nuestros impulsos reciben de él esa gran tranquilidad que les permite ver claro que las cosas pedidas serán obtenidas. JELIEL sabe que todo lo que está arriba llegará un día a estar abajo, y hace que ese «estar abajo» se desarrolle en las mejores condiciones posibles, en un ambiente favorable, lejos de toda hostilidad. Y JELIEL restablece la calma porque destila una paz infinita, que es atributo del supremo amor que hace que nuestros impulsos ya no anhelen aquello que deseaban. Les invade un sentimiento de satisfacción en el que nada desean, sino es estar en ese estado mágico en el que les ha sumido la droga del amor.

Cuando la fuerza del amor entra en funciones, por ser la segunda en la jerarquía de los valores eternos (la primera es la voluntad), todo lo demás se supedita a ella y las primeras en someterse son las fuerzas negativas, como lo es la injusticia. Por ello JELIEL da el triunfo sobre las situaciones injustas, cuando vivimos sometidos a ellas. La muerte de lo injusto es la consecuencia natural que nos trae el reino del amor.

Hochmah representa la mujer primordial, la que en la Biblia recibe el nombre de Aisha, soporte de la voluntad. De la unión de Kether y Hochmah nacerá Binah y a través de ese centro sefirótico, toda la creación. Kether y Hochmah son uno, Cristo lo repitió muchas veces a lo largo de su ministerio. Por consiguiente, cuando JELIEL, representante de Hochmah, actúa, unifica los dos aspectos internos de nuestra personalidad; nuestras dos facetas, representadas por la Luna y el Sol, de modo que en su programa vemos que restablece la paz entre los esposos y asegura la fidelidad conyugal ya que, al haber alcanzado la unidad interna, proyectaremos al exterior esa unidad y nos entenderemos a la perfección con la persona que es la imagen exterior de la imagen que tenemos dentro.

Nos dice su programa que influencia sobre la generación de todos los seres que existen en el reino animal. Es evidente que esa generación no se haría sin la colaboración de la parte masculina, representada en lo primordial por VEHUIAH, y en la parte femenina por JELIEL. Y como JELIEL los representa a los dos, puesto que no puede actuar si antes no lo ha hecho VEHUIAH, la aparición de esa fuerza significa fecundidad, naturaleza fecunda de la que saldrán, en su momento, los seres que elijan ese canal para su exteriorización.

JELIEL domina sobre los reyes y los príncipes, nos dice su programa. En nuestro interior, Kether es el rey y Hochmah el príncipe y como JELIEL los representa a ambos, en la vida exterior, también los rige. La voluntad es soberana, es el rey y el amor, es la primera emanación, el hijo del rey. Ambos son el punto de arranque de todo, de ahí vienen las órdenes que serán ejecutadas por los servidores del rey-príncipe.

Los individuos influenciados por JELIEL tendrán un espíritu juguetón y maneras agradables, dice el programa. JELIEL está muy arriba, en Hochmah, y desde allí se contempla la vida como un juego prodigioso y apasionante. Son personas, las influenciadas por este genio, que no viven en la realidad material y por consiguiente los problemas, si es que los tienen, no les afectan demasiado. Es difícil que lleguen a ser personas conflictivas y los problemas que pudieran venirles de otros aspectos de su tema astral serán fácilmente resueltos porque el mundo de arriba es el de las soluciones. Su pasión por el sexo, señalada en el programa, será una pasión por lo positivo y creador que hay en el sexo, por su calidad de órgano de la alianza con Dios, gracias a cuya función la obra divina se multiplica y expande, de modo que estos individuos podrían ser patriarcas, creadores de una gran familia.

La contrafigura de JELIEL:

Inspira el gusto por el celibato y las malas costumbres, dice el programa. Recordemos que los luciferes perdieron su categoría evolutiva precisamente por negarse a tener hijos y a amplificar la obra de la creación. El celibato constituye pues el primer atentado contra la organización cósmica, aunque ciertas personas han superado ya este tipo de trabajos y vienen al mundo dispensadas de tales tareas. Sin embargo, ésta es la excepción. En líneas generales, los individuos que eligen la vía del celibato están actuando al revés de como deberían hacerlo. El celibato excluye al «otro» que llevamos dentro y nos deja reducidos a la mitad de nosotros mismos. Y no son célibes únicamente aquellos que permanecen solteros, sino los que, habiéndose casado, hacen lo necesario para no tener hijos. Las malas costumbres son todas las contrarias a los parámetros cósmicos. Un defecto nunca aparece solo: se acompaña de un cortejo de malas inclinaciones que encierran al individuo en una tela de araña de comportamientos mecánicos de la que es muy difícil salir. Las energías inasumidas de JELIEL entrarán por Malkuth, estableciendo una situación en la que la única salida será la separación de los esposos y las malas costumbres serán como un ritual del que cuesta mucho salir, dadas las condiciones de vida. Entonces ese individuo aislado, encerrado en la red de sus errores, suspirará un día por ese manantial de amor que está a su alcance y la fuerza de JELIEL de arriba lo rescatará de su situación.

Tristán Llop y Kabaleb
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/