Luna nueva de Aries

La Luna nueva de Aries tendrá lugar el 3/4/2011 a las 16.33 (hora de España) a 13. 30 grados de Aries. Los ángeles regentes serán el 3 Sitael, el físico, que nos hablará de cómo poner fin a un periodo de adversidades. Y el 14 Mebahel, como ángel emotivo de la lunación, que nos traerá Verdad, Libertad y Justicia. Para oír lo que decía Kabaleb sobre el signo de Aries, haz clic Aquí...(sigue)

Si quieres ver la conferencia de la Luna nueva en la que realizo un repaso de la influencia de esta Luna en cada uno de los signos, haz clic (es la última de la lista) Aquí


3.- SITAEL (Dios la esperanza de todas las criaturas)

Lo que puede obtenerse de SITAEL :

1º.- El acceso a empleos superiores, responsabilidades ejecutivas.
2º.- Poner fin a las adversidades.
3º.- Protección contra las armas y las fuerzas del mal.
4º.- Ser fiel a la palabra dada, no rehuir compromisos.
5º.- Protege contra la hipocresía, la ingratitud y el perjurio.

SITAEL pertenece al Coro de los Serafines; sitúa en nuestra Morada 3 la esencia llamada Voluntad Constructora, ya que encierra todo el potencial de Binah-Saturno, el constructor del universo.

Se le invoca, contra las adversidades. ¿Qué es lo adverso? es el resultado de una elaboración contraria a las reglas cósmicas. Impulsados por las fuerzas del abismo, construimos algo al revés, edificamos el mundo desde abajo, y el fruto de estas acciones es lo inverso, porque al venirnos lo natural boca arriba, si nosotros estamos boca abajo andando por el techo y no por el suelo, todo se nos presentará adverso, al revés. Lo natural no encajará en lo que nosotros hemos contraído y viviremos a trompicones. SITAEL está ahí para restablecer la armonía perdida.

Si invocamos a este representante de la voluntad constructora, nos inspirará el arte de construir y pasaremos de lo inverso a lo recto, dejaremos de tropezar con la adversidad. En el estado evolutivo del hombre medio, la adversidad es una poderosa dama que nos aguarda en todos los puntos críticos de nuestro biorritmo, ya que lo normal es elaborar las cosas al revés. SITAEL genera desde Binah al maestro constructor y si lo invocamos en sus días o/y a su hora nos revelará el arte de construir correctamente.

Domina sobre la nobleza, la magnanimidad y los grandes empleos, dice su programa. La nobleza emana del rey y la realeza es un don divino. Por lo tanto, lo noble es aquello que Dios reconoce como suyo y son gestos nobles todos los que realizamos inspirados por el gran arquitecto interno. El hecho de que este genio domine sobre la nobleza significa que en la construcción de la sociedad, utilizamos los materiales que proceden de nuestro Ego-Binah; que actúamos según los criterios de nuestra divinidad interna.

SITAEL, sitúa en nuestra morada filosofal 3 el material gracias al cual podremos edificar la ciudad anímica perfecta que, al exteriorizarse, dará lugar a la construcción de la ciudad física perfecta, capaz de contener una sociedad armoniosa que funciona al ritmo de la dinámica divina. Si almacenamos en nuestros espacios internos su esencia seremos, además de personajes de linaje noble, edificando el mundo proyectado por nuestra divinidad interna, magnánimos señores que sabrán comprender a quienes se dedican a construir el mundo al revés. Para ellos seremos como embajadores de SITAEL y les ayudaremos a superar lo adverso.

Si somos hombres de SITAEL, los grandes empleos nos irán como anillo al dedo porque no podemos ser constructores de la sociedad -en lo político, en lo social y en lo material- si no ocupamos posiciones relevantes. Estamos en el mundo de Binah, donde todo está perfectamente jerarquizado y por consiguiente, cuando SITAEL domina, nos convertimos en arquitectos, ingenieros, maestros constructores, políticos con poder legislativo, directores generales. Los individuos que tienen la tercera morada muy potenciada (por tener en ella varios planetas) serán los grandes intérpretes sociales. Las personas que tengan planetas en los grados regidos por SITAEL serán sus escuderos, siempre que sean capaces de interiorizar sus energías. Quienes no han edificado en ellos esta tercera morada, por mucho SITAEL que contengan sus temas de nacimiento, no construirán nada.

Protege contra las armas y los animales feroces, dice el programa. Ya sabemos que en la terminología esotérica se entiende por «bestias feroces» a los operarios del abismo, encargados de devolvernos las energías degradadas para la construcción del mundo al revés y cuanto más elevada es la fuente de las energías que se degradan, mayores son las consecuencias que el individuo debe sufrir.

Aqui se trata de las energías de Kether-Binah -ya que los ocho Genios que forman el primer coro angélico pertenecen a la esfera de Kether o sea las que edifican el mundo material. Las equivocaciones que puedan cometer un jefe de gobierno o un director general causarán en la sociedad un impacto mucho mayor que las de un peón caminero.

SITAEL protege contra estas armas, manejadas por inducción de las bestias feroces. Pero entendámonos, no se trata de invocarlo para pedirle que nos sustraiga de los efectos del destino que hemos generado. Se trata de volvernos al revés para que podamos abrir, en nuestros espacios internos, esa tercera Morada en la que almacenar las energías de SITAEL para que nunca más nos veamos obligados a exteriorizarlas al revés. Entonces, los rigores del destino son desviados por los obreros que trabajan para SITAEL, puesto que cada genio tiene a su disposición a legiones de entidades que trabajan en su nombre, y el impacto de la venganza que hemos suscitado se estrella en la esfera del perdón y se diluye en su luz.

La persona nacida bajo esta influencia amará la verdad, mantendrá su palabra y será para ella un placer servir a quienes la necesiten, dice el programa. Amar la verdad es en primer lugar, saber reconocerla. Cuando se la ve, se la ama porque nada es tan bello como la verdad desnuda, sin velos que la cubran. Mantener la palabra es necesario durante el tiempo en que el individuo actúe en el mundo de Binah y por ello se instituyó el juramento para hacer firmes las cosas. Cristo vendría después para abolirlo, tal y como lo hemos indicado en nuestra Interpretación Esotérica de los Evangelios (obra publicada por Kabaleb bajo el título: cómo descubrir al maestro interior). Mientras edificamos en firme, es preciso mantener siempre los mismos criterios. Pero cuando volvemos la espalda a lo material, tenemos que ser fieles a otras verdades que vamos descubriendo, liberándonos de las anteriores. Mantener al ocupante interno (o sea al operario angélico) es lo correcto durante el primer periodo, liberarnos de él es lo correcto en el segundo.

Servir a los demás, entregarnos a sus necesidades es lo que corresponde a la dinámica del universo en el que todo ha sido hecho para el hombre y por consiguiente, nosotros debemos hacerlo todo por nuestros semejantes, a medida que surjan sus necesidades.

La contrafigura de SITAEL :

La copia negativa de SITAEL trabaja con la hipocresía, la ingratitud y el perjurio. Hace que las personas sigan una estrategia para alcanzar un fin, que sus actitudes no sean verdaderas. No mantendrán su palabra, sus construcciones no serán firmes. Su falta de nobleza será notoria. Si prestan servicio, sus méritos no serán reconocidos, tal vez así comprendan que tienen que construir su vida respetando las normas cósmicas, cultivando esa nobleza de la que habla el genio en la parte positiva de su programa.

14.-MEBAHEL (Dios conservador)

Lo que puede obtenerse de MEBAHEL :

1º.- Justicia, imparcialidad benevolente de un tribunal.
2º- Liberación de oprimidos y prisioneros.
3º.- Amor por la jurisprudencia y celebridad en su ejercicio.
4º.- Protección contra la calumnia, los falsos testimonios y los pleitos.
5º.- Reconquista de lo injustamente perdido.

MEBAEL es el 6º de los Querubines y se ocupa en Hochmah de los asuntos relacionados con Netzah. MEBAEL sitúa en nuestra morada 14 la esencia llamada Verdad-Libertad-Justicia, tres ramas de un mismo tronco que se generan la una a la otra.

De la Verdad nace la Libertad y de ésta emana la Justicia. El contacto de Hochmah con Netzah engendra en nosotros el afán por estas tres esencias. Si las interiorizamos en los días y horas de MEBAHEL, podremos exteriorizarlas en nuestra acción cotidiana. La verdad es el ideal perseguido en el mundo de Emanaciones; la libertad en el Mundo de Creaciones y la justicia, en el Mundo de Formación.

En los días de regencia de este genio, conviene meditar sobre estos tres principios, buscando ejemplos para comprender como sin verdad no puede haber libertad y sin libertad no puede haber justicia.

Lo verdadero es lo que emana del mundo de arriba, lo que viene de nuestra divinidad interna y que aún no ha sido instituido en el mundo material. Esta verdad se antepone a la verdad materializada, la que emana de una situación establecida en el mundo físico. Por ejemplo, cuando Antígona recibe la comunicación de no enterrar a su hermano muerto, por haberse levantado en contra del estado, desafía el peligro supone la desobediencia a esa orden y le da sepultura. Obedece al impulso de su conciencia y no a la situación concreta, de la que se desprenden ciertas reglas.

La verdad planta en nosotros unas semillas que darán como fruto la libertad interna, es decir la posibilidad de decantarnos de un lado o de otro sin que ello suponga ganar o perder, sin ningún afán material, sin vernos forzados por ninguna tendencia de nuestra psique. Cuando el espíritu de verdad mora en nosotros, podemos liberarnos de la presión que ejercen nuestros ocupantes internos (los luciferes), a los cuales hemos recurrido pero que una vez dentro, pueden ocupar los puestos de mando y someternos. La verdad nos libera de ese sometimiento, si es captada cuando actúa sobre nosotros MEBAHEL. La verdad es una esencia que viene de Kether y nos otorga la capacidad de decidir por encima de todo, sin obstáculos anímicos, por ello nos lleva a la libertad, y cuando ésta aparece, en sus semillas lleva la planta de la justicia. La libertad nos hace justos, hace que todas nuestras tendencias internas tengan la posibilidad de instituirse, de implantarse en la tierra para que nos sea posible separar el trigo de la cizaña, éste es el verdadero sentido de la expresión «hacer justicia». Nuestras tendencias negativas deben florecer para que la negatividad pueda ser extirpada.

Se invoca a este genio contra aquellos que tratan de usurpar la fortuna ajena, dice el programa. Este tipo de usurpaciones aparece cuando en nuestro fuero interno el orden está tergiversado. MEBAHEL restablece el orden, haciendo que todo se canalice con normalidad. Cuando en nuestro interior, todo está en orden, también en nuestra vida exterior la fortuna nos llega en el momento preciso, cuando hemos realizado los trabajos de forma natural; es decir, una vez hemos plantado las semillas de la fortuna y éstas arraigan, florecen y dan fruto.

Si vulneramos ese orden, si para conseguir medios materiales nos valemos del prestigio, del poder, de los sentimientos u otros canales que no son los naturales, o sea los de sembrar-cultivar-florecer-dar fruto y utilizamos por ejemplo los cultivos de otras personas, estamos vulnerando el orden natural y nada en nuestra vida funcionará como debería. MEBAHEL nos sitúa de nuevo dentro del orden, disuadiéndonos de invadir los canales ajenos, y esto hará que tampoco nosotros seamos víctimas de los usurpadores. En efecto, cuando el orden se restablece en nuestra naturaleza, queda cortada la corriente del karma y ya no tenemos que seguir pagando por nuestros errores pasados.

MEBAHEL libera a los oprimidos y prisioneros, protege la inocencia y hace que se conozca la verdad. La persona nacida bajo esta influencia amará la jurisprudencia y se distinguirá en la abogacía. Cuando la fuerza de la Verdad-Libertad-Justicia se instaura en nosotros, deja fuera de combate todo lo que no se ajusta a su dinámica.

En cuanto a los oprimidos y prisioneros de los que habla el programa, sabemos que en nuestro interior moran múltiples tendencias formadas, no sólo por las fuerzas de los 72 genios de arriba y los 72 de abajo, sino también por mezclas de ambos, de modo que mora en nosotros un mestizaje imposible de catalogar, que varía según los individuos. En esa mezcla las fuerzas procedentes del Abismo llevan casi siempre las de ganar, en su confrontación con las de arriba, porque penetran en nosotros por el mundo material, escenificadas en una situación determinada a la que debemos dar una respuesta lógica.

Sucede entonces que cuando un impulso procedente de arriba se dispone a actuar, si en nosotros hay residuos de aquel mismo impulso, pero procedente del abismo -siempre tenemos existencias de lo de abajo- entonces éste le dice al otro: «espera, que ya lo hago yo» y hacemos exactamente lo contrario de lo que nos planeábamos hacer. ¿Cuántas veces, al proponernos ayunar, empezamos por atiborrarnos de comida? Entonces los oprimidos son siempre los impulsos procedentes de arriba, jamás los de abajo, ya que éstos se imponen, obligan al individuo mientras que los de arriba lo dejan libre para materializar el impulso o no. MEBAHEL libera pues a los oprimidos internos, expulsa las huestes de abajo, por ello es un genio muy indicado para los exorcismos, o para dejar de fumar o de comer en exceso por ejemplo. La situación de los prisioneros internos es muy parecida a la de los oprimidos, con alguna diferencia. A los oprimidos, se les impide expresarse; los prisioneros en cambio se ven más privados de su libertad.

Los luciferes se anteponen a los oprimidos, pero ejercen un auténtico cautiverio para con los prisioneros, suplantándolos en todo. A veces leemos en los periódicos que una persona es encerrada en un manicomio por orden de sus familiares para que éstos puedan gozar de su fortuna. Esta situación de privación de libertad es la misma en nuestro fuero interno: las fuerzas del abismo rodean a veces a las tendencias de arriba y se manifiestan en su nombre, como si ellas fueran las legítimas, hasta que aparece MEBAHEL para restablecer la verdad y la inocencia. Por consiguiente, si queremos liberarnos de la tiranía de las huestes luciféricas, conviene proceder contra ellas en los días y horas de regencia de este genio y los individuos influenciados por él serán los perfectos exorcistas. Ese afán por restablecer la verdad hará que estas personas destaquen en el ejercicio de la jurisprudencia.

La contrafigura de MEBAHEL del Abismo:

El genio contrario sustituye la verdad por la calumnia, la cual tiende a establecer una falsa verdad. La libertad es sustituida por el falso testimonio, el cual la pondrá en peligro y en vez de justicia tenemos pleito, es decir una vana discusión que camufla lo evidente, lo que no necesita ser demostrado.

Para más información sobre la lunación podéis consultar el blog de Soleika o la Web de Milena.

Kabaleb, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/