Luna nueva angélica de Escorpio

La Luna nueva de noviembre activó el grado 24 de Escorpio, que es un grado marciano (de Marte), lo cual indica que será movida. Pero tenemos a nuestro favor que 3 planetas están en grados de Hochmah, así que la divinidad vendrá a actuar en el último minuto para sacarnos de los apuros. A continuación tenéis las fuerzas actuantes, Asaliah como ángel físico, que nos ayudará a ver las cosas en perspectiva y Leuviah como emotivo, que nos ayudará a ser más comprensivos. Para completar el análisis de la Luna nueva consultar la página de Soleika...

47.- ASALIAH (Dios justo que señala la verdad)

Lo que puede obtenerse de ASALIAH:

1.- Loar a Dios y elevarnos hacia Dios, comunicación espiritual.
2.- Conocer la verdad en los procesos, internos y externos.
3.- Contemplación de las cosas divinas y su comprensión.
4.- Tener un carácter agradable y justo.
5.- Protección contra las inmoralidades y los escándalos.

ASALIAH es el Séptimo del coro de Virtudes y se ocupa en Tiphereth de los asuntos relacionados con Hod; sitúa en nuestra morada 47 la esencia llamada Contemplación, una virtud que nos permite tener una visión de conjunto sobre todas las cosas. Cuando en el Curso de Astrología estudiamos a Hod-Mercurio, vimos que era el encargado de escribir el guión y de buscar los personajes con los que edificar la historia de nuestra vida. Para ello es necesario poseer una visión de conjunto, que consiste en observar las pinceladas que cada séfira le ha ido poniendo a las experiencias que vivimos y trazar con ellas un cuadro coherente.

Esa función de Hod es similar a la contemplación de un paisaje, de una obra. Para contemplar un paisaje, es preciso subirse a un promontorio; para observar un conjunto cualquiera, hay que retroceder, poner una cierta distancia entre lo que contemplamos y nosotros, distancia que puede ser asimilada a cierta frialdad. Ese es el trabajo de ASALIAH, el cual recibe de la voluntad creadora, representada por Típhereth, los esquemas trazados por los séfiras anteriores, desde Kether a Típhereth, con la orden de plasmarlos con exactitud, tal como han sido dados por las fuerzas que trabajan en cada séfira, respetando sus posibles contradicciones. ASALIAH estará así en condiciones de escribir una parte importante de la historia de nuestra vida, puesto que la redacción final está a cargo del coro de Arcángeles, que son los que de verdad trabajan a las órdenes de Hod. Pero ASALIAH ejerce funciones de correo entre la voluntad creadora de Típhereth y las legiones de los ocho Arcángeles de Hod.

La función de ASALIAH en los mundos de arriba se plasmará en el mundo material y dará también al individuo que tiene una visión de conjunto; al hombre que se sitúa en un estrato más elevado que sus compañeros de vida y tiene acceso a un panorama que ellos no ven. Por ello tendrá fama de iluminado, de lince, y siendo capaz de percibir la panorámica de la vida, podrá revelarla a los demás; podrá decirles lo que les va a ocurrir, de modo que será el hombre con facultades supra normales, si es que el resto de su horóscopo no contradice esta apreciación. Si esta aptitud se encuentra en estado de madurez, es decir en el 3º, 4º o 5º escenario de ASALIAH, no sólo será capaz de anunciar la panorámica que él ve y los demás no ven, sino que trazará los planos de ese paisaje, es decir, describirá lo que escriben y cómo lo escriben los distintos séfiras, plasmando su contemplación en la vida social para informar de ella a quienes le sigan en el camino.

Tendremos pues la figura del gran iniciado, del que ha sido instruido en los Misterios de los siete séfiras, siendo ASALIAH el séptimo del coro de Virtudes y teniendo acceso a los conocimientos de sus antecesores. En los días y horas de ASALIAH podemos obtener esa gran iniciación y las personas nacidas bajo la influencia de este genio serán, de algún modo, los grandes instructores. Si en un tema de nacimiento se encuentran planetas en los puntos de regencia de ASALIAH, la persona estará elaborando su programa y podemos esperar de ella que nos aporte una visión de conjunto sobre los procesos creativos.

Este genio sirve para loar a Dios y para elevarse hacia Él cuando nos envía sus luces, dice el programa. ASALIAH es uno de los canales que conecta directamente con el Eterno, porque al enviarnos sus luces, al iluminar a la divinidad, que generalmente está oscurecida (por nuestras pasiones, por los innumerables filtros que colocamos entre ella y nosotros), la descubrimos, la percibimos en su esplendorosa dimensión y experimentamos el deseo de correr hacia ese mundo, abandonando lo demás.

Este genio domina sobre la justicia y hace conocer la verdad en los procesos; influencia sobre los hombres probos y sobre los que elevan su espíritu a la contemplación de las cosas divinas, dice el programa. La utilidad del conocimiento es precisamente la de poder actuar con justicia. La ignorancia es compañera del error, y mucho les será perdonado a los que nada saben porque su ignorancia los salvaguarda de alguna forma. En cambio los que conocen, los expertos en las reglas del universo, están en condicones de poder ser justos, de ajustarse a esas reglas, y si no utilizan su conocimiento en este sentido, para ellos será el llanto y el crujir de dientes.

El universo está construido de tal manera que cuando un impulso espiritual despunta en nosotros, todas las fuerzas del cosmos lo empujan hacia su materialización.. Así, si ASALIAH por ejemplo, nos hace descubrir la verdad, la dinámica cósmica empuja a esa verdad que primero es filosófica, hacia su realización práctica, hacia su plasmación a través de nuestro comportamiento. Convertir lo espiritual en material es lo que llamamos hacer justicia. Cristo diría «Buscad el reino de Dios y su justicia». En nuestro libro: «Interpretación Esotérica de los Evangelios» ya explicamos ampliamente que «hacer justicia» equivale a permitir que cualquier impulso llegue a su estadio final, a su plasmación en el mundo físico.

Entonces, si por una razón u otra, el impulso espiritual no llega a su punto de materialización, se produce en nuestro organismo anímico una anomalía, semejante a la situación de un hombre estreñido que no puede sacar la materia corrupta de su interior. Queremos decir con esto que los materiales espirituales son semejantes a la materia en descomposición cuando no los utilizamos, y dejamos que se pudran en nosotros, como la comida de una nevera cuando no se consume. ¿Por qué lo espiritual no llega a lo material? Sin duda alguna porque su instalación en los mecanismos de nuestro comportamiento es algo que molesta; no es una presencia grata porque nos obliga a cambiar nuestros hábitos, a cancelar lo que nos produce un placer. El Yo emotivo retiene prisionero al impulso portador de verdad, creando en nosotros una situación anómala, y del mismo modo que el hombre estreñido estará enfermo, también lo estará el que no puede plasmar, a través del comportamiento, lo que su espíritu percibe y sus palabras van por un lado y su modo de ser por otro. Si ese hombre ignora, si no hay en él ninguna verdad que plasmar, es evidente que no se producirán alteraciones en su organismo psíquico (a menos que concurran otro tipo de razones) y podrá gozar de una perfecta salud. Así se explica porque las personas con inquietudes se ven a veces penalizadas con diversas enfermedades, mientras que las que carecen del menor interés por los temas espirituales viven a menudo felices y sanas.

La facultad de conocer la verdad en los procesos cósmicos hace que el ser influenciado por ASALIAH conozca la verdad también en las pequeñas cosas de la vida ordinaria. Será pues el hombre intuitivo, que capta el pensamiento de su interlocutor, incluso antes de que éste lo haya captado, tendrá pues cualidades para ser un gran psicólogo, un gran conocedor del alma humana y puede que ocupe un puesto relevante en la política, en la sociología y en todas las situaciones en las que haya una verdad por descubrir. Puede ser un fabuloso Sherlock Holmes, por ejemplo. Parafraseando a Cristo, podríamos decir: «buscad el conocimiento de las verdades eternas y el de las pequeñas verdades os será dado por añadidura.»

La persona nacida bajo esta influencia estará dotada de un carácter agradable y le apasionará la adquisición de luces secretas, concluye el programa. El que ha percibido con sus oídos la música de los planetas al desplazarse será ya para siempre un adicto a la verdad; tendrá la pasión por el conocimiento. Esa percepción del maravilloso orden cósmico influenciará su carácter, aportándole equilibrio, placido y trato agradable.

La contrafigura de ASALIAH:

El genio contrario domina sobre las acciones inmorales y escandalosas y sobre todos los individuos que propagan sistemas peligrosos y quiméricos, dice el programa. El genio del abismo instruye utilizando la célebre fórmula «al revés te lo digo para que me entiendas». Cuando el Yo emotivo le cierra el paso al impulso espiritual porque le interesa seguir con ciertas prácticas que tendría que abandonar, se produce una situación escandalosa por lo inmoral de su comportamiento. La moral oculta las reglas del funcionamiento cósmico; lo inmoral es la vulneración de esas reglas. Esa vulneración se plasma en la vida real bajo forma de escándalo y es de sabios asimilar la lección que ese escándalo comporta. Si el genio de arriba nos permite contemplar la verdad en los procesos cósmicos, el de abajo nos proporciona una verdad invertida. Si el primero nos dice que todo tiene su origen en el cielo, el segundo nos dice que son las situaciones materiales las que crean los sentimientos y los pensamientos, lo cual también es verdad, pero es una verdad que sólo subsistirá mientras el proceso natural se vea imposibilitado de realizarse. Los sistemas basados en la materialidad de los hechos son quiméricos, porque todo lo que viene de abajo y que tiene su raíz en un hecho material sólo puede subsistir durante un tiempo limitado.


19.-LEUVIAH (Dios que socorre a los pecadores)

Lo que puede obtenerse de LEUVIAH:

1º.- Conseguir la gracia de Dios en el dominio de la fecundidad.
2º.- Recuperar la memoria si se ha perdido.
3º.- Soportar las adversidades con resignación.
4º.- Hace que las personas sean más inteligentes y comprensivas.
5º.- Vencer el desespero, la desbandada moral y recuperar la alegría.

LEUVIAH es el 3º de los Tronos y se ocupa en Binah de los asuntos relacionados con Hesed; sitúa en nuestra morada nº 19 la esencia llamada Inteligencia Expansiva o Fructificante. Cuando ese árbol de la inteligencia crece en nosotros, no nos encontramos nunca desabastecidos de ella porque bastará con comer su fruto, o sea con aplicar la inteligencia a las acciones humanas para obtener la semilla y poder plantarla en nuestra tierra humana. Aplicar la inteligencia de LEUVIAH es esencial, ya que si no se consume el fruto, se pudre y sus semillas se echan a perder. Aplicar esta esencia significa llevar el pensamiento a su última instancia material, hacer aquello que se piensa en lugar de guardarlo sólo en la mente de forma estéril.

Este genio también sirve para obtener la gracia de Dios, dice el programa. Dios concede su gracia en diversos puntos y la expresan varios genios pero la que nos viene a través de LEUVIAH es la de las obras realizadas con esa inteligencia a la que nos hemos referido. Si utilizamos esta esencia en nuestras acciones cotidianas, Dios (o sea nuestro Ego Superior) nos concederá su perdón por los errores que hayamos podido cometer en el pasado, ya que nada es tan grato a la divinidad, a nuestra divinidad interna, como nuestras buenas disposiciones para el trabajo y el hecho que sepamos utilizar sus esencias para realizar con ellas algo práctico.

La ley de redención de penas por el trabajo se inspira en esta parte de la dinámica cósmica. La primera obra a realizar con la inteligencia de LEUVIAH ha de tener como cliente al propio Yo. Debemos instaurarla en nuestro interior para que nuestro comportamiento sea conforme al discurrir del universo. Nuestra inteligencia debe someter a los sentimientos, orquestarlos de manera que contribuyan a la realización del programa de nuestro Ego Superior.

LEUVIAH domina la memoria y la inteligencia del hombre, dice el programa. Este dominio sobre la memoria debemos entenderlo como un servicio que LEUVIAH efectúa, consistente en situar en nuestro presente aquello que está en analogía con lo que estamos haciendo y que pertenece a una vivencia del pasado, para que podamos aplicar el resultado de aquello que ocurrió al asunto que tenemos entre manos. El depósito de nuestra memoria se encuentra en Binah y éste es un centro dominado por el aspecto número tres de nuestra divinidad interna y aparece en la Biblia con el nombre de Jehová o Yavé. A menudo los científicos han intentado descubrir en el cerebro físico el espacio en el que se localiza la memoria y no han conseguido hallarlo porque la memoria no tiene asiento físico, sino que está integrada en nuestro Ego Superior, en nuestro Yo espiritual, el cual nos la suministra cada vez que puede sernos útil.

Los puntos de LEUVIAH serán pues puertas por las que transita la memoria. Las personas que la han perdido, los amnésicos, pueden recuperarla cuando una fuerza planetaria transita por estos puntos. Para recordar lo olvidado, deberemos invocar a LEUVIAH en sus días y horas. Los individuos influenciados por este genio pueden ser grandes memorizadores y en una sociedad en la que la memoria cuenta tanto, es evidente que éstos serán los privilegiados que se sabrán la lección si antes la han estudiado. LEUVIAH es el guardián de la puerta de los Archivos Akásicos, en los que se halla la memoria de las vidas pasadas. Si lo invocamos con este fin, él puede abrir nuestra memoria a este pasado ancestral, ayudándonos a recordar lo que antes hemos sido.

La persona nacida bajo esta influencia será amable y juguetona, modesta en sus palabras y simple en su manera de ser; soportará las adversidades con resignación y mucha paciencia. Las dos primeras cualidades son características de Júpiter-Hesed, unidas a la modestia y a la simplicidad que da Saturno-Binah. Cuando Saturno actúa en solitario, la parquedad en gestos y palabras del individuo hace que ejerza una influencia muy escasa sobre los demás, porque no despide calor humano y la gente se aparta de su lado. En cambio, cuando Júpiter se asocia a Saturno en el diseño de una personalidad, ésta aparece con ese toque amable que la hace seductora y puede explicar mejor las leyes. La amabilidad del hombre LEUVIAH servirá para recordar a las gentes que son deudoras de su pasado y que no deben extrañarse si vienen tragos amargos. Y como un ejemplo vale más que mil palabras, él mismo soportará las adversidades con paciencia y resignación.

La amabilidad hace que la comunicación sea más fluida y genera a su vez esta misma cualidad en el interlocutor, ya que los estados de ánimo se comunican, actúan de manera telepática y constituyen la columna central de la sociabilidad. En una sociedad como la nuestra que genera tantas tensiones, si en las administraciones públicas se utilizara la Astrología, se elegirían para trabajar de cara al público a personas nacidas bajo la influencia de este genio, porque tratarían a la gente con amabilidad.

Modestia en las palabras, he aquí otra cualidad de LEUVIAH. En la forma de expresarse, algunas personas son altisonantes, otras son dogmáticas, otras parecen hacernos el favor de revelarnos un misterio cada vez que hablan y resulta muy difícil establecer una comunicación con ellas porque el diálogo se convierte en polémica, o bien para no discutir, uno se calla y no dice lo que piensa. Cuando la vanidad aparece en las palabras, el individuo no encuentra con quien comunicarse y se limita a dar órdenes; entra en una actividad jerarquizada y lucha por ser la primera jerarquía, para transmitir su pensamiento de superior a inferior. Y resultará que este superior provisional deberá pasarse luego una vida yendo de inferior por el mundo y perderá mucho tiempo quemando karma. La modestia en la expresión genera diálogo y constituye todo un arte porque el modesto que sabe se preocupa de que no se perciba que posee un conocimiento y puede así hablar con todo el mundo, según el grado y condición de cada persona.

El hombre de LEUVIAH es sencillo en su modo de ser. Sencillo es lo contrario de complejo, complicado o difícil. Y el mundo está lleno de personas complicadas, que arrastran un amor propio desmesurado y se sienten heridas por cualquier cosa. Quienes les rodean tienen que cuidarse de no lastimar ese amor propio y sus relaciones con esas personas se convierten en una comedia de saber buscar las palabras, los gestos que no sean considerados ofensivos. La sencillez, en cambio, hace que puedan establecerse relaciones llanas y abiertas.

La contrafigura de LEUVIAH :

El genio contrario influencia sobre las penas, las pérdidas y las mortificaciones, provoca la corrupción de las costumbres y el desespero. La vida se vuelve penosa, la persona pierde la alegría y encuentra placer en mortificarse. Abandona la vida recta y busca desesperadamente el placer que ha huido de su carácter, de ese carácter placentero que debería tener si interiorizara las vibraciones que vienen de arriba. El individuo puede convertirse en un libertino y descender cada vez a niveles más bajos hasta que se produce la reacción salvadora.

Kabaleb, la búsqueda del tesoro interior
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/