Luna nueva angélica de Aries

La Luna nueva de Aries tendrá lugar el 26/3/2009 a las 16.06 (hora solar, una hora más tarde en España) a 6.08 grados de Aries. (para quien quiera unos apuntes sobre la energía que moverá la Luna nueva signo por signo hacer clic aquí)

El bloqueo de Malkuth en el Árbol de la Luna nueva hará que pensemos en materializar por encima de todo, es decir, se extenderá la idea de que más vale pájaro en mano… Lo malo es que esta actitud frenará nuestras ganas de encontrar las causas que nos llevan a estar en baja forma y daremos las cosas por buenas, en lugar de movilizarnos por arreglarlas. Además, las cuadraturas del Sol, la Luna, Mercurio y Venus con Plutón nos darán tendencia a la desorganización. La parte positiva será que el caos nos llevará hacia el orden...

Para comprender mejor esta Luna nueva contaremos con la ayuda de 2 genios, Jeliel en el plano físico, que nos habla de fecundidad, de armonía, de calmar nuestros estados de ansiedad y Achaiah en el emotivo, que nos trae paciencia, nos enseña a aprender a descubrir los secretos que encierra la vida a través de la observación silenciosa y nos insta a combatir la pereza.

A continuación tenéis el programa profundo de cada uno de estos genios, escrito por Kabaleb.

2.- JELIEL (Dios que socorre)

Lo que puede obtenerse de JELIEL:

1.- Fecundidad
2.- Restablecimiento de la paz y la armonía entre esposos y fidelidad
3.- Que los subordinados sean fieles a su rey
4.- Calmar sediciones y conseguir la victoria ante ataques injustos.
5.- Abandonar el celibato y las malas costumbres los que viven sin compartir

Cuenta la leyenda que el creador le pidió a Salomón que le construyera un templo para facilitar la conexión entre él y los seres humanos. Terminada la obra, estando Dios contento y satisfecho por la labor realizada invitó a Salomón a realizar una petición que sería inmediatamente satisfecha. El rey le contestó que sólo deseaba una cosa: sabiduría. Jehová replicó: “puesto que sabiduría quieres, sabiduría tendrás, y por añadidura, todo lo demás”, dicho lo cual lo colmó de bienes.

Jeliel es el segundo de los ángeles de la cábala (es un Serafín) y su esencia principal se llama: Sabiduría.
La sabiduría es realmente un elemento providencial, ya que permite asimilar de una forma abierta la información que recibimos a diario y activa el uso del sentido común, elemento muy práctico en la solución de los enredos cotidianos.

La sabiduría es, ante todo, un elemento útil y las personas representadas por el ángel número dos tienen una predisposición natural a mostrarse útiles en cualquier situación. Es más, buscan ser necesarios y eficaces en su relación con los demás, porque para ellos es una manera de sentirse vivos. Poco importa si su labor es reconocida (aunque siempre resulta agradable que lo sea), ya que lo primordial es haber podido participar en el rescate.

Este ángel es portador de fecundidad en cada una de sus vertientes, bien sea física (facilitando la procreación); emotiva (inseminando con emociones); o mental (ayudando en la creatividad intelectual.)
La persona inspirada o guiada por Jeliel actúa como un faro en el camino, mostrando la senda adecuada y útil a aquellos que han perdido el norte o cuya brújula está tan imantada por los problemas, que siempre marca situaciones negativas.

Los conflictos suelen llevarnos a la desesperación y ésta nos induce a revelarnos contra nuestra propia realidad. Éste ángel ayuda a serenarse, a encontrar el punto de equilibrio necesario para volver a impulsar la voluntad hacia el camino adecuado. En este sentido es un portador de paz. Pero si tenemos en cuenta que la tempestad suele preceder a la calma, las personas que tengan a Jeliel como ángel guardián estarán en continuo movimiento, buscando la manera de soliviantar su fuego interno. Ese trabajo que deberán realizar de forma incesante en su interior les facilitará los recursos para enfrentarse luego a situaciones externas y poder ser de ayuda a los demás.

Numerosos roces de tendencias internas vienen representados en el exterior por los enfrentamientos que tenemos con la pareja. Jeliel será un portador de paz conyugal y facilitará los procesos de reconciliación. Aunque es preciso recordar que para arreglar las cosas, primero tiene que haber aparecido el conflicto. Así que este ángel aportará enfrentamientos y al mismo tiempo facilitará las soluciones. Puede parecer un contrasentido, pero nadie mejor que un bombero para apagar un incendio (un especialista en fuegos) y cuanta más práctica tenga, mejor.

El dos es el número de la providencia y cuando entra en juego suceden cosas extraordinarias. Podemos pues afirmar que Jeliel es portador de suerte, de circunstancias propicias para que se cumplan los deseos y las personas que trabajen con él serán afortunadas. Aunque cabe apuntar, que es preciso tener las antenas bien posicionadas para captar los giros favorables del destino. Así, los influenciados por este ángel tendrán facultades para interpretar anécdotas, sucesos cotidianos, para sacar jugo a los acontecimientos, siempre que pongan voluntad en ello.

Jeliel, a través de su sabiduría, facilita la comprensión de situaciones que se presentan como injustas, ya que nada mejor que entender una realidad para poder superarla. El propio conocimiento ayudará a obtener la victoria en los enfrentamientos con enemigos, porque acabarán concediéndonos la razón.

Jeliel está situado en el espacio zodiacal del signo de Aries, el que rige el periodo infantil, nada extraño pues que sus influenciados luzcan un espíritu juguetón y que les guste divertirse.
La inconsciencia o la falta de encorsetamiento de los niños les permite desengancharse de los problemas con suma facilidad y ésta es también una de las cualidades que lucirán los socios de Jeliel.

Los pequeños suelen ser enemigos de la rutina y lo ponen todo de su parte para conseguir alterar las tareas programadas por los mayores. Las personas influenciadas por Jeliel actuarán del mismo modo. Huirán de las colas, de las actuaciones controladas, se saltarán las líneas del suelo que marcan el lugar exacto donde deben esperar y preferirán dar un gran rodeo antes que quedarse enredados en un atasco.

La contrafigura de JELIEL:

Malgastar la energía de Jeliel o dejar de utilizarla puede llevarnos a discutir sin ton ni son, a entrar en polémicas bizantinas, por el simple “placer” de ver la reacción del otro. Puede inducir a utilizar métodos demasiado expeditivos para solucionar conflictos, como matar moscas a cañonazos. También puede empujarnos a cometer errores de bulto, motivados por un análisis exagerado de la situación. Las rebeliones y las desobediencias suelen ser motivadas, en la mayoría de los casos, por una comprensión errónea de una situación.

7.- ACHAIAH (Dios bueno y paciente)

Lo que puede obtenerse de ACHAIAH :

1º.- Paciencia para soportar las calamidades de la vida.
2º.- Descubrir los secretos de la naturaleza.
3º.- Descubrir el sentido de la vida cuando se ha perdido la fe en todo.
4º.- Capacidad de innovar y visión de futuro.
5º.- Combatir la pereza, la negligencia y la despreocupación.

ACHAIAH pertenece al coro de Serafines. Por ser el nº 7, participa en las tareas de formación del séfira Netzah en nuestra naturaleza y sitúa en nuestra morada filosofal nº 7 la esencia llamada Paciencia, que es la que nos lleva a descubrir los secretos de la naturaleza. Al estudiar la dinámica de este genio, analizaremos pues la función de la paciencia en el proceso de fundación del universo.

La paciencia no es sólo una virtud que produce en nosotros pasividad y resignación ante las adversidades y una no respuesta ante ellas, sino que es una fuerza eminentemente activa y creadora, que nos conduce a un replanteamiento de los problemas y a la búsqueda de soluciones. Al tratar de la paciencia de ACHAIAH, podemos recurrir al libro de Job y en él veremos como este hombre, a partir de un estado de rebelión contra lo que le estaba ocurriendo, va buscando las razones que lo han conducido hasta allí. Es un libro dialogado, con tres amigos que aparecen de pronto para ayudar a Job a descubrir la verdad. La paciencia, en la historia de Job es el hilo que conduce a la visión justa de las cosas, pero es también la que nos permite descubrir los secretos de la naturaleza.

Si nos sentamos ante un arbusto para observar su crecimiento, acudirán a nuestra mente las ideas que dan sentido a lo observado y nos conducen a la comprensión. La paciencia es pues una ciencia, una virtud formada por las huestes de ACHAIAH que destilan constantemente información sobre los secretos de la naturaleza. ACHAIAH actúan cuando nos encontramos en actitud de espera de algo, de un tren, de un avión, e espera del restablecimiento de nuestro organismo cuando nos encontramos debilitados por una enfermedad, en espera de que nuestro destino se ponga en marcha y podamos dispararnos hacia el objetivo.

Si almacenamos grandes remanentes de paciencia en nuestra morada Filosofal nº 7, podremos aprovechar los lapsos, los vacíos existenciales entre dos torrentes de acción para descubrir los secretos de la naturaleza, en lugar de estar en blanco o sufriendo los descalabros de la vida sin que en nuestra mente se haga la luz.

ACHAIAH influencia sobre la propagación de la luces y sobre la industria, dice el programa. Ya vimos al estudiar el genio anterior que luz significa entendimiento. Y es evidente que no podemos propagarlo si empezamos por no entenderlo. ACHAIAH nos impulsa a propagar lo que sabemos, a compartir nuestros conocimientos, creando la maquinaria que ha de permitir la difusión a niveles masivos. Cuando nos convertimos en auténticas máquinas de difusión de una enseñanza, aparece en nuestra vida el material que permitirá difundirla en grandes proporciones. Esa necesidad interna hizo que se inventara la imprenta y ésta se pone a nuestro servicio cuando propagar nuestro entendimiento se convierte en una necesidad imperiosa. Así diremos que generamos progreso cada vez que el deseo nos impele a comunicar el resultado de nuestras indagaciones internas. Este afán ha creado la industria moderna, y los países industrializados son aquellos cuyos sujetos experimentan esa necesidad de comunicación, y son países sin maquinaria los que nada tienen que comunicar.

A la persona nacida bajo la influencia de ACHAIAH, le gustará instruirse acerca de las cosas útiles, será gloriosa en la ejecución de los más difíciles trabajos y descubrirá varios procedimientos útiles a las artes. Netzah, a cuya edificación contribuye ACHAIAH, rige los cinco sentidos y de ahí procede ese gusto por la instrucción. El gusto nos permite conocer las cosas por su sabor, por el placer que producen al saborearlas, de manera que las legiones que trabajan con este genio producen también la esencia llamada gusto que suscita una apetencia por aquello que estamos practicando. ¿Cuáles son las cosas útiles en términos de progreso en la comprensión del mundo? Sin duda, las que favorecen nuestro progreso, las que arrojan claridad sobre nuestro camino, mientras que lo inútil es lo que crea confusión y desorden. Al estudiar las virtudes de ACHAIAH, conviene pues meditar acerca de lo útil y lo inútil en términos filosóficos. Todo el universo se encuentra perfectamente articulado, de modo que una pieza nos permite entender el funcionamiento de la siguiente. Esta instrucción pieza por pieza es la que podemos llamar útil.

Habla luego el programa de la gloria de ejecutar los más difíciles trabajos. Conviene meditar sobre esta idea. ¿Por qué es difícil un trabajo? Sin duda porque no se ha realizado jamás, o muy raras veces. Los trabajos fáciles son los repertoriados, los que entran dentro de la rutina, que se han sistematizado a base de ejecutarlos una y otra vez y por ello ya no presentan dificultad. Por contra, el trabajo difícil es el que abre caminos, el que explora algo inexplorado. Es, por excelencia el trabajo creador y de ahí viene la gloria, la exaltación emocional y mental, ya que el trabajo rutinario no proporciona gloria. Diremos pues que ACHAIAH suscita en nosotros el afán de abrir nuevos horizontes, de trazar nuevos caminos a la inteligencia.

El descubrimiento de varios procedimientos útiles a las artes no es más que el resultado de ese trabajo nuevo y difícil. A medida que vamos construyendo el mundo, generamos nuevos problemas y aportamos nuevas soluciones. Las fuerzas que trabajan con ACHAIAH nos aportan la facultad de descubrir.

La contrafigura de ACHAIAH:

El genio contrario es el enemigo de las luces, domina la negligencia, la pereza, la despreocupación por el estudio. De la paciencia activa a la pereza no hay más que un paso, el que consiste en desactivarse internamente, en dejar de estar en estado de alerta y poner la mente en reposo. ACHAIAH del abismo utiliza la pereza como arma de penetración en nosotros. Cuando hemos rechazado la paciencia que viene de arriba, no sabiendo descubrir su aspecto creador, la pereza viene a darnos la razón diciéndonos de alguna manera: «¿Qué acertado estabas al pensar que tener paciencia no sirve para nada, ser paciente consiste en estar parado, inmóvil, consiste en no hacer nada y dejar pasar las horas, esperando que te caiga del árbol, de tu árbol, el fruto que no ha de caer.» Vale la pena profundizar sobre la diferencia entre encontrarse en estado de paciencia y en estado de pereza. En todo caso, el lector debe tener muy asumido que la pereza es una fuerza que viene del abismo y que si nuestros músculos se paralizan, nuestra sensibilidad se embota y nuestra cabeza no responde a las incitaciones del entorno, es porque el ACHAIAH del Abismo nos está visitando. El antídoto consiste en utilizar al máximo las pulsiones del genio de arriba.

Ser enemigo de las luces significa no querer entender las cosas porque su entendimiento nos obligaría a tomar partido, quizá en contra de nuestras costumbres o placeres. Quienes se niegan a entender los nuevos conceptos sufren la presión de este genio del abismo. La despreocupación por el estudio y la negligencia son consecuencia de esa enemistad con la luz.

Kabaleb y Tristán Llop, Talismanes y Reflexiones para una nueva Era
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/