Luna nueva angélica de noviembre

En esta Luna nueva, el bloqueo de Hochmah hará que tengamos las vías angélicas abiertas y que nuestra percepción sea mayor a la normal. Será un buen momento para meditar y conectar con nuestro núcleo. Y la sobrecarga de Hesed (hasta 5 planetas) hará que nos sintamos poderosos y podamos alcanzar metas que antes nos parecían inacanzables…

Se activan nuevas energías con la entrada de la Luna nueva, que se produce el 27/11 a 5.49º del signo de Sagitario, a las 16.55 horas (17:55, hora española).

Los ángeles de regencia de la Luna nueva son el 50 Daniel (físico) y el 30 Omael (emotivo). El primero facilitará la comunicación, nos ayudará a ser claros y concretos a la vez que diplomáticos; con el segundo seremos capaces de multiplicar lo que toquemos.

50.-DANIEL (Signo de las Misericordias)

Lo que puede obtenerse de DANIEL:

1.- Misericordia de Dios y consuelo, remedio para todos los males.
2.- El perdón de las injurias, de los errores.
3.- Rejuvenecer, recuperar gracia y belleza.
4.- Inspiración para que los indecisos puedan determinarse.
5.- Protección contra la tentación de vivir por medios ilícitos.

DANIEL es el segundo del coro de Principados y se ocupa en Netzah de los asuntos relacionados con Binah; sitúa en nuestra morada filosofal nº50 la esencia llamada Elocuencia, que es la facultad que nos permite expresar las ideas, los pensamientos y las opiniones con belleza. Hubo un tiempo en el que los hombres se expresaban en verso; luego, el lenguaje fue degenerando y al mismo tiempo fue vaciándose de ideas, ya que las grandes ideas necesitan un marco lingüístico suntuoso para expresarse. La belleza, cuando aparece en un marco cualquiera, atenúa el rigor. Si decimos las cosas con arte, jamás llegaremos a ser insultantes. Cuentan de Quevedo, hombre de gran ingenio, que un día sus amigos le propusieron una apuesta. Se trataba de decirle a la Reina Isabel que era coja. La soberana no podía soportar que se le hablara de ello y quien lo hacía caía inmediatamente en desgracia. Quevedo aceptó la apuesta y aseguró a sus amigos que se lo diría dos veces sin que la reina se enfadara. Cuando la ocasión se presentó, Quevedo se acercó a la reina y, con una rosa en una mano y un clavel en la otra, le dijo:

Entre el clavel y la rosa, su majestad escoja;
entre la rosa y el clavel, escoja Doña Isabel.

La reina eligió la flor y Quevedo ganó su apuesta y no pasó nada. Este episodio es sin duda un buen ejemplo para ilustrar como empleando la elocuencia, aún diciendo las cosas como son, se les quita hierro y severidad, aderezando el lenguaje con unas gotas de misericordia.
DANIEL preside el Sendero de Retorno que conduce de Netzah a Binah. Es el encargado de presentarle a Ego/Binah el fruto de las actuaciones humanas y realiza su misión con una extrema delicadeza, para que el Ego Superior pueda aceptar lo que, de otra forma, sería impresentable. A nivel humano, los individuos influenciados por DANIEL, resultarán convincentes cuando traten con personas importantes: reyes, presidentes, ministros, jueces y demás jerarquías mundanas. Su elocuencia forzará la misericordia del grande, y por ello pueden ser estrellas rutilantes en la defensa de los encausados en un juicio. Si un día tenemos que comparecer ante los jueces, conviene buscar un abogado que haya nacido en sus días y en sus horas, y en ellas, nosotros mismos podemos adquirir esa elocuencia que puede salvarnos en momentos de apuros. Aunque no tengamos que utilizarla, si en los días y horas de DANIEL almacenamos su esencia en nuestra correspondiente morada, la elocuencia aparecerá en nuestros juicios internos, cada vez que tendencias acusadas comparezcan ante el tribunal de nuestra conciencia. Nos trataremos a nosotros mismos con misericordia, hecho indispensable para poder hacer lo mismo con los demás. No se trata de cerrar los ojos ante la mala conducta, sino de situarla en un contexto más amplio que permite detectar las causas que la han producido y aportar los remedios a estas causas.

Este genio sirve para obtener la misericordia de Dios y para tener consuelo, dice el programa, punto que ya queda explicado por todo lo dicho hasta aquí. DANIEL es uno de los canales de comunicación con la divinidad, con su tercer aspecto, representado por Binah, que es el encargado de juzgar, es decir, de que cada causa tenga su efecto natural y que la ley natural sea la misma para todos, sin alteraciones. Esa Ley Natural se vería modificada por Cristo, al establecer la ley del perdón, pero mientras nuestras pautas de comportamiento sean las de Binah y no las de Cristo, deberemos sufrir las consecuencias de nuestras acciones. El consuelo entonces consistirá en saber que cuando los efectos hayan terminado, quedaremos liberados del mal que nos aqueja.

Este genio domina sobre la justicia, los abogados, pasantes y todos los magistrados en general, dice el programa, y ya hemos visto porqué. Si una persona nacida bajo su influencia nos pide orientación profesional, debemos guiar sus pasos hacia una profesión relacionada con la administración de la justicia o hacia toda otra profesión en la que la elocuencia juegue un papel esencial.

Da inspiraciones a los que dudan entre varias cosas y no saben cual elegir. La persona nacida bajo esta influencia será industriosa y activa en sus negocios, le gustará la literatura y se distinguirá por su elocuencia, termina el programa. DANIEL es una fuerza clarificadora, porque inunda con su luz las severas leyes de Binah y cuando estamos sumidos en un laberinto, cuando no sabemos qué camino escoger entre todos los que se nos presentan, invocando a DANIEL podremos contemplar la salida de cada uno de ellos, veremos donde nos conduce y así podremos elegir el más conveniente. Cuando nos perdamos, DANIEL nos orientará.

Nada como ver claro en las cosas para ser industrioso y activo, ya que así podemos adoptar las decisiones justas ante una situación que se presenta con perfiles bien definidos. Que la elocuencia lleve a la literatura, es lo más natural y no ha de extrañarnos que DANIEL dé grandes literatos y guionistas.

30.- OMAEL (Dios Paciente)

Lo que puede obtenerse de OMAEL:

1.- Paciencia en los avatares y miserias de la vida.
2.- Fecundidad en las parejas y normalidad en los partos.
3.- La venida al mundo de un alma noble a través de la generación.
4.- Éxito en los estudios de ciencias, medicina, cirugía y química.
5.- Actúa contra la tentación de oponerse a la propagación de los seres.

OMAEL es el sexto del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con Netzah. OMAEL sitúa en nuestra morada filosofal nº 30 la esencia llamada Multiplicación que nos permite, a partir de la posesión de una semilla, obtener abundantes cosechas.

Cuando Hesed-Júpiter y Netzah-Venus unen sus fuerzas, todo se multiplica, se expande, tanto en el dominio de las ideas, como en el de los sentimientos y en el orden material, dando lugar al fenómeno de la abundancia.

Los puntos regidos por OMAEL serán pues lugares de multiplicación y de abundancia y todo lo que se haga bajo el impulso de este genio resultará extraordinariamente productivo, sobre todo en su 3º y 4º escenario, de modo que estudiaremos con mucha atención sus puntos de dominio, a partir de la posición de nuestro Sol, de nuestro Ascendente, y del resto de los planetas, y también a partir de cero de Aries, porque cuando un planeta transite por esos puntos o caigan nuevas Lunas en ellos, la abundancia no se hará esperar.

Conviene invocar a OMAEL para la creación de empresas o negocios y para la generación de criaturas, tanto en el dominio humano como en el animal y también para la plantación de semillas, ya que los árboles plantados en los días y en las horas de OMAEL serán exuberantes y las cosechas serán de una abundancia sorprendente. Los planetas que transiten por los grados regidos por OMAEL producirán un efecto de multiplicación en sus respectivos dominios.

Este genio sirve contra las penas, el desespero y para tener paciencia, dice el programa. El combinado Júpiter/Venus que ofrece OMAEL supone el más fuerte reconstituyente del zodíaco. No puede encontrarse mejor píldora de la felicidad que la aportada por OMAEL, de modo que los desesperados deben orientarse hacia personas que posean en sus temas fuertes dosis de este genio y en su compañía encontrarán de nuevo esperanza y alegría.

Los «omaelianos» son como píldoras ambulantes de la felicidad. En cuanto a la paciencia, ya se encontraba como virtud activa en el genio nº7, que es el Serafín que contribuyó a la constitución de Netzah y el lector debe consultar lo que decíamos a propósito de él. Netzah/Venus tiene una relación directa con la paciencia que, como dijimos, no es algo desprovisto de valores, sino que, al ser ejercida, aparecen ideas y sentimientos relacionados con aquello que es objeto de la paciencia y que aportan su justa solución.

Este genio domina sobre el reino animal; cuida de la generación de los seres, afín de multiplicar las especies y de perpetuar las razas, sigue diciendo el programa. En el aspecto humano, es un elemento de primordial importancia en la fecundidad, y por ello, las parejas con dificultades para tener hijos deberían utilizar los días y las horas de OMAEL y deben rezársele a este genio para que favorezca la generación. De las 9,40 a las 10 h. después de la salida del Sol será un buen momento para engendrar, y también cuando el Sol se encuentra en tránsito por uno de los grados regidos por OMAEL.

En el reino animal, los días presididos por el genio serán los más indicados para aparear a los animales para obtener los máximos resultados en vistas a su multiplicación. Pero, como decíamos al principio, esa fecundidad se extiende a todo lo creado, a los cultivos agrícolas y al mundo de los negocios. Lo que se haga bajo los auspicios de OMAEL se verá multiplicado porque sus legiones trabajan en la multiplicación; es decir, OMAEL sitúa sus agentes en aquello que se hace en sus días y sus horas para producir el efecto multiplicador, ya que nada se obtiene sin unos operarios trabajando en su elaboración.

Si almacenamos en nuestra Morada Filosofal correspondiente ese tipo de entidades, nos convertimos automáticamente en pequeños «Omaeles» y también conseguimos multiplicar aquello que tocamos, aunque no lo hagamos en los días y horas que rige el genio. El lector se preguntará como conseguir ese almacenamiento. El procedimiento siempre es el mismo, desear ejercer como multiplicadores; desear ser agentes de fecundidad.

El deseo canaliza hacia nosotros las fuerzas que deseamos, de ahí que los malos deseos resulten tan peligrosos, ya que introducen en nuestro interior las fuerzas del abismo especializadas en aquel tipo de energías y luego lo difícil es prescindir de ellas.

Este genio tiene influencia sobre los químicos, los médicos y los cirujanos. La persona nacida bajo esa influencia se distinguirá en la anatomía y la medicina, termina el programa. OMAEL no sólo influye en los procesos de multiplicación, sino en las personas dedicadas de alguna forma a ese servicio, las que mantienen en buenas condiciones la vida, las que la prolongan y las que restablecen el buen funcionamiento del organismo, de modo que debemos orientar a tales personas hacia el ejercicio de la medicina y de la química orgánica. Entre ellas pueden encontrarse los descubridores de medicamentos para combatir las enfermedades y, en este sentido, sus días y sus horas serán las más indicadas para tales descubrimientos.
Tristán Llop (con textos de Kabaleb) Talismanes y Amuletos para una nueva Era
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/