2017 será un año de cambios

¿Subirá la luz? ¿Se incrementará el transporte, la gasolina, el pan? Imagino que sí, pero no tengo ni idea. Lo que sí sé es que 2017 será un año de cambios.

Hoy, hablando con una amiga, me preguntaba ¿2017 va a ser más tranquilo que 2016? Mi respuesta ha sido: depende.

Analicemos el tema. 2016 ha sido realmente un año convulso, con mucho movimiento, con grandes quiebros del destino. Podría decirse que no ha dejado a nadie indiferente. Esto ha sido debido, en parte, a que era un año nueve, es decir, marcaba el final de un ciclo. Y cuando algo se acaba es, haciendo un símil, como cuando viene la suegra a casa, debes dejar lo que estabas haciendo y ponerte a limpiar con intensidad porque te hará la prueba del algodón y ya sabes… el algodón no engaña. (sigue)


Después del nueve viene el uno. 2017=2+0+1+7=10=1. El uno es el número que inicia todas las cosas, es el primero. Significa que en este año estamos abocados a un nuevo inicio, en diferentes terrenos de nuestra vida. 2017 será un año de cambios. Para unos será más en el amor, rupturas, nuevas relaciones; para otros se dará en el trabajo, conseguirán por fin dejar la empresa que les estresa para encontrar un sitio mejor…

Volvamos a la respuesta que le brindé a mi amiga: depende. ¿De qué? pues de nuestra disposición al cambio. Si lo aceptamos de buen grado, sin resistencias, las circunstancias nos vendrán de cara y utilizaremos la energía del uno en nuestro provecho.

Pero, si nos resistimos, si queremos permanecer en el sillón cuando la vida nos incita a levantarnos, entonces vendrá el crujir de dientes. La clave está en prestar atención para ver hacia donde sopla el viento y enfocar nuestras velas en esa dirección.

Si analizamos todo el número 2017, tenemos las 4 posiciones del nombre divino Yod-He-Vav-He, dicho de otro modo, la plantación-interiorización-exteriorización-fruto. Empezamos plantando un 2, que representa suerte; continuamos con un 0 que es neutro y dependerá de lo que hayamos plantado; la exteriorización es un 1, significa voluntad y el fruto un 7 que es prosperidad. Así que, en conjunto, nos dice que debemos plantar buenas semillas, que aporten suerte para que germinen en nuestra vida, acompañadas de la voluntad de ir hacia delante y ello nos dará como resultado la prosperidad.

La primera salida del Sol del día uno de enero es la que da el pistoletazo de salida al nuevo año. En ese preciso instante, el Sol transitaba por el grado once de Capricornio.

Veamos lo que nos dice Kabaleb al respecto de este grado:

De 11º a 12º de Capricornio: Será el templo del Amor. Su casa ofrecerá asilo, sosiego, paz al caminante. Se podrá gozar el placer espiritual, aunque se trata aquí de goces anticipados, prematuros. En medio de una sociedad turbada, éste puede ser el Oasis de Paz que desaltere los espíritus.

Kabaleb nos llena de esperanza al decir que este año puede ser un oasis de paz. Pero recordemos lo dicho con anterioridad, para que esto suceda, es preciso remar a favor de la corriente, saliendo de la zona de confort, de la rutina que erróneamente creemos que nos da seguridad. Como Indiana Jones, debemos lanzarnos a vivir la aventura de la vida, sin miedo, convencidos que vale la pena, sabiendo que 2017 será un año de cambios.

Aprovecho para facilitarte el enlace al curso gratuito de Cómo usar los 72 Genios de la Cábala en tu vida diaria.

¡Vive la vida con alegría!


Tristán Llop

No hay comentarios: