La semana Santa y la Cruz Cósmica



El otro día publicamos un artículo sobre la Cruz cósmica astrológica y curiosamente se está preparando justo cuando tiene lugar la crucifixión de Jesús-Cristo, en la Semana Santa. ¿Será casualidad?
Hablábamos de cómo las corrientes energéticas recorrían los palos de la cruz de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Sea como fuere, volvemos a tener la oportunidad de cambiar nuestra realidad a base de toma de conciencia... (sigue)

En la Pascua cristiana, Cristo derrama su sangre para salvar al nuevo pueblo elegido formado por aquellos que buscan la Luz.
La sangre simboliza los conocimientos adquiridos y derramarla significa compartir esos conocimientos. Podríamos pues decir que los elementos se unen para facilitarnos la tarea de evolucionar.
Así la Semana Santa debe servir para arrojar a los mercaderes de nuestro templo interno (quitarle un poco de protagonismo a nuestra parte profana) y esparcir por el suelo sus monedas, sus valores, para empezar a trabajar con valores nuevos.
En el ciclo anual, la Pascua tiene lugar en el plenilunio de abril, cuando el Sol se encuentra en Aries, el signo que representa la fuerza de Voluntad y La Luna en Libra, el de la entrega a los demás, el que nos impele a compartir. Es cuando se derrama simbólicamente la sangre del cordero divino puesto que el signo de Aries está simbolizado por un cordero.
Estos días, cuando el Sol acaba su tránsito por el signo de Aries, estamos viviendo el final del periodo de la cuaresma, que se termina cuando esa fuerza interna llamada Cristo resucita.

Tradicionalmente en este periodo se deja de comer carne y la razón es que ésta contiene la fuerza emotiva del animal y e estos momentos nos conviene separar nuestra parte superior de la inferior, el espíritu de las pasiones. Numerosos estudios concluyen que La comida tiene una influencia directa sobre nuestra forma de comportarnos. Cuanto más ligero comamos, más libertad para controlar nuestras fuerzas internas.

Si unimos esta información a la que dimos con la Cruz Cósmica, veremos que se nos brinda una nueva ocasión para desprendernos de todo lo que lastra nuestro avance, físico, emocional o espiritual.
 
La sacudida que sufre la tierra cada año en estas fechas nos ayuda a reordenar nuestra vida y empezar a comportarnos de una forma diferente, más humana y fraternal.

Te animo pues a que reflexiones un poco y que dediques unos minutos diarios a la meditación en estas fechas, porque lo más triste que puede sucederte es que continúes con tu rutina habitual.

La Semana Santa debería marcar para todos el final de una etapa, la caída de lo antiguo y la resurrección de un mundo nuevo a nuestro alrededor. A ti de cambiar tu realidad.
Recuerda, si te gusta, ¡compártelo! Gracias

Tristán Llop

No hay comentarios: