Sol y Luna se casan en Aries

¿Puede haber algo más hermoso que la boda del Sol y la Luna? ¡¡¡Vivan los Novios!!!

Hoy 30 de marzo a las 18.46 hora solar (2 horas más tarde en España) tiene lugar la Luna Nueva de Aries, a 9.59 grados de este signo. Este fenómeno astrológico tiene lugar cada vez que el Sol y la Luna se casan, es decir, cuando se juntan en el mismo grado zodiacal. En ese momento el universo llena nuestras mochilas de nueva energía y de un propósito concreto para que procedamos a su dispendio durante los 28 días siguientes. (sigue...)

Sabemos que Aries es el primer signo del zodiaco, así la primera clave a retener será la de ser los primeros en algo. Quizá los primeros en encontrar trabajo, en conseguir un aumento, en contestar al teléfono. O tal vez en sonreír, en ser feliz, en generar un cambio en tu vida, ayudar al prójimo, en dejar atrás un mal hábito. Empieza la carrera…

La segunda clave, es que esta boda tiene lugar en el grado 9, que en cábala se traduce como un grado de Malkuth, es decir, de materialización. El gran Kabaleb decía al respecto: “En sus grados de Aries, Malkuth trabaja en la Casa I o Ascendente, o sea, en aquello que la personalidad humana tiene que Iniciar en la Tierra física, en el marco en que se encuentra situado. Si Malkuth significa cristalización, en sus grados de Aries resultará la cristalización de un designio espiritual. En este punto, la persona escenificará el Designio tal como es al nacer, cuando no ha alcanzado aún el estadio de Semilla, si no que es un Proyecto de Semilla, un preparado que será semilla cuando haya surtido su efecto. Esto es lo que se arroja al exterior en ese punto, modulado por los planetas que se sitúan en este grado. Como ese polvo de semilla procede de la Divinidad Interna, será de una belleza singular, pero de una tal abstracción que costará comprenderlo. Será pues la escenificadora de un aliento divino; una puerta entreabierta a través de la que pueden contemplarse las armonías cósmicas. Dará la impresión de ser una persona tocada por la divina locura”. Será pues un buen momento para intentar que nuestros planes toquen tierra, sobre todo los de orden espiritual.

La tercera clave, será la de pasar a la acción. Casi todos los planetas lentos forman disonancias, así que esta boda va a ser sonada. Habrá mucha energía en movimiento y será preciso gastarla toda para salir airosos, de lo contrario, las peleas, discusiones, enredos, estarán a la orden del día. Al ser Aries el signo de la infancia, los niños estarán especialmente alterados y tendremos que buscar la manera de hacerles gastar su energía. Mejor si lo hacen a través de actividades creativas.

Los ángeles que rigen esta lunación son Jeliel (físico), en su quinta ronda, cuyo texto proclama la necesidad de abandonar la soledad y las malas costumbres y conseguir que la voz que viene de nuestro ser interno se haga oír. Y Aladiah (emotivo) que nos ayuda a curarnos de los males que nos acechan y regenerar nuestras costumbres, concediéndonos perdón y absolución.

Así que es tiempo de dejar atrás los malos rollos y lanzarnos a la conquista de una nueva aventura: la de ser FELICES.

¡¡Feliz LUNA NUEVA!!

Para saber más sobre este bodorrio, tienes que leer los reportes realizados por mis hermanas Soleika y Milena, ya que no tienen desperdicio.

Recuerda dejar tu comentario y compartir el artículo en las redes, si te gusta.

Tristán Llop

1 comentario:

AVELINA MONTES GUARDIA dijo...

Gracias como cada mes por vuestro altruista trabajo, siempre orientan hacia donde dirigirnos cada lunación, y siempre la dirección enfocada es al crecimiento en sabiduria divina para alcanzar la ansiada felicidad a la que todos tenemos derecho, sois ángeles encarnados...benditos seaís.