Luna angélica de Leo

La Luna nueva de Leo se activa el 6/8/13 a las 23.52 hora de España, a 14.35 grados de Leo. Este es el signo del orgullo, de los que brillan por intentar hacer las cosas lo mejor posible, de los que buscan la excelencia. Es tiempo de buscar lo mejor que hay en ti y activarlo. Los ángeles que rigen esta lunación son el 27 Yerathel (físico) que nos ayuda a propagar la luz/información. Y el 63 Anauel (emotivo), que nos ayuda a percibir las cosas desde un ángulo distinto. Sigue...


27.-YERATHEL, (Dios que castiga a los malvados)

Lo que puede obtenerse de YERATHEL:

1º.- La confusión de los malvados y calumniadores y librarnos de enemigos.
2º.- Protección contra quienes nos provocan y atacan injustamente.
3º.- Una misión de propagador de la luz, la civilización y la libertad.
4º.- Vivir en paz, en un ambiente justo y entre hombres sabios.
5º.- Ayuda a no caer en una dependencia, ni ser víctima de la intolerancia.

    YERATHEL es el tercero del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con el mismo Hesed; sitúa en nuestra Morada 27 la esencia llamada Propagación de la Luz, la Civilización y la Libertad, las tres cosas en una ya que al propagar la luz, lo demás sigue de oficio. La luz de Kether se acumula en Hesed, que es la copa sobre la cual se derraman las esencias de los tres séfiras primordiales. Cuando esta copa está llena, se derrama sobre el Mundo de Creaciones, el de los sentimientos, llenándolos de esa luz, portadora de civilización y de libertad.

Cuando la luz penetra en el mundo oscuro de los sentimientos, todo en ellos se torna claro y diáfano, las emociones se decantan a favor de la espiritualidad, se elevan y movilizan para participar en la obra divina. La civilización empieza cuando las emociones se someten a las normas de Binah, a la sabiduría de Hochmah y a la voluntad de Kether. Entonces en el mundo deja de imperar la ley de la selva, la del más fuerte, y empezamos a prepararnos para ser los perdedores en las confrontaciones con los demás (porque preferimos que sean ellos los que ganen). La civilización empieza pues con la penetración de la luz de arriba en el Yo emotivo el cual, en su estado primigenio, refracta esa luz, como lo hace el agua. Pero en un segundo estado, el Agua absorbe la luz y los deseos se ven iluminados por ella.

    Este genio sirve para confundir a los malvados y los calumniadores, y para liberarse de los enemigos, dice el programa. Nada hay como la luz para confundir a los «malos» internos, que son quienes potencian nuestra maldad y nos permiten expresarla. Ya hemos visto que el hombre no es aún creador de energía y que ese carburante, necesario para llevar a cabo cualquier acto, le es suministrado por las jerarquías que trabajan en los mundos superiores o en los inferiores, según la demanda.

Cuando un individuo siente el deseo de realizar algo, automáticamente, le es suministrado el potencial energético que le permitirá manifestar ese deseo. Si es elevado, una entidad del mundo de arriba será la encargada de aportarle a la persona su energía; si el deseo es inferior (o sea contrario al programa de la persona o a las leyes cósmicas), la energía le vendrá de una entidad residente en el abismo: los luciferes. Esa categoría de espíritus es la que recibe el calificativo de «malos» porque sus impulsos nos llevan a hacer las cosas al revés.

Estas huestes infernales entran en confusión cuando se manifiesta YERATHEL, y se dispersan. Por consiguiente, en los días y horas regidos por este genio, podemos desalojar de nuestro interior a estas entidades maléficas y despojarnos así de los impulsos que nos llevan a hacer las cosas al revés. En su primer escenario (de 26 a 27 de Aries), YERATHEL nos liberará de nuestra intención malévola. En el segundo, expulsará de nuestro interior el mal enfeudado que había generado perturbaciones físicas. En el tercero, pondrá fin a nuestras malas actuaciones y en el cuarto nos liberará de los malvados en el exterior, que son el resultado de los tres grados de actuación del mal. En el quinto escenario, YERATHEL nos instruirá acerca de la actuación del mal a nivel filosófico y hará de cada uno de nosotros pequeños Yeratheles, gracias a sus esencias acumuladas en nuestra morada 27.

    Los calumniadores son los individuos que nos atribuyen hechos que no son ciertos. Pero ellos también han nacido y crecido en nuestro interior. Todo empieza con una creencia en algo que es falso, creencia que nos lleva a preconizar algo que no es cierto, en el dominio filosófico o en el de los hechos concretos, como cuando se dice, por ejemplo, que un niño en periodo de  gestación no es un ser humano y que por tanto su vida puede ser destruida sin contraer responsabilidad alguna por parte de quien la destruye. Este tipo de afirmaciones calumniosas generan en nosotros la semilla (Yod) de la calumnia; una semilla que tomará cuerpo (He) en nuestra naturaleza y hará que el propósito falso se vaya extendiendo (Vav) a todo lo que tocamos, tanto si son ideas, como sentimientos o hechos consumados. La calumnia será utilizada sistemáticamente hasta convertirnos, en una cuarta fase (segundo He), en pasto de calumniadores.

Tenemos aquí una clara aplicación de la ley del Yod-He-Vav-He. Todo ello demuestra que si no es aconsejable calumniar o mentir, no es en nombre de una moral decimonónica y trasnochada, sino simplemente porque acabaremos cosechando todo lo que sembremos, ya que se trata de una ley inapelable, y ello puede ocurrir a lo largo de varias existencias o bien en una misma vida. YERATHEL actúa en sus cinco escenarios, primero como un liberador de nuestra propensión a calumniar y después nos libera de los calumniadores que nuestra dinámica ha generado. Nos deja libres de enemigos, tanto de las tendencias que operan en nuestro interior en contra de nuestros auténticos intereses, como de los enemigos ya objetivados que actúan en la vida social. Las propiedades jupiterianas se encuentran altamente concentradas en este genio y nos permiten comprender mejor la naturaleza del planeta, que es liberador por excelencia y cuyo tránsito por un sector de nuestro horóscopo nos deja limpios de todo aquello que puede oponerse a nuestro desarrollo.

    Este genio nos protege contra las personas que nos provocan y nos atacan injustamente, sigue diciendo el programa. Es preciso entender este punto, primero en un sentido interno. Acabamos de decir que las energías que nos permiten hacer el mal nos vienen de entidades que trabajan en el abismo. Estas energías, somos nosotros quienes las solicitamos al emitir un deseo relacionado con ellas. Pero si durante mucho tiempo, hemos convivido con un ser del abismo que nos ha estado facilitando material energético, y de repente decidimos prescindir de sus servicios, le quitamos de algún modo su puesto de trabajo y entra en lucha por conservarlo. Este conflicto interno genera al provocador, es decir la entidad del abismo, que hasta ahora ha sido nuestra amiga, se convierte en enemiga y nos induce a hacer aquello que ya no queremos hacer.

Se trata de un ataque injusto, porque habiéndose extinguido nuestro deseo de hacer aquello, es injusto que nos veamos obligados a seguir haciéndolo, pero la injusticia es una de las armas utilizadas por las huestes infernales y podemos ser víctimas de esa injusticia durante muchos años o incluso muchas vidas. Esto es por ejemplo lo que les ocurre a muchas personas que deciden un día dejar de fumar o de comer con exceso: muy a menudo se ven asaltadas acto seguido por el deseo de fumar o comer en mayor cantidad; ¡Cuántas veces hemos oído decir a alguien: «hoy voy a comer todo lo que se me antoje porque mañana empiezo un régimen»! Y a menudo ocurre que al día siguiente se haya olvidado de sus proyectos de la víspera. YERATHEL ejerce una protección contra las pretensiones de los espíritus abismáticos, de modo que en sus días y horas podemos vernos liberados de su presencia. Por ello, podemos invocar a este genio en casos de posesión, que no son más que el conflicto que hemos descrito, pero llevado a su extremo. También será eficaz para abandonar todo tipo de hábitos perjudiciales para la salud, física o psíquica.

    La persona nacida bajo esta influencia amará la paz, la justicia, las ciencias y las artes y se distinguirá en la literatura, termina el programa. El que acumule en sus espacios internos las esencias de este genio conseguirá que la luz se propague por su interior y que sus sentimientos se subordinen al Fuego/luz de arriba, y cuando su copa interna esté llena, derramará su luz sobre su entorno social. Se convertirá así en el gran artesano de la paz y la justicia, en el que enseña ciencia y arte divino, mediante la palabra y el escrito. YERATHEL dará al hombre político por excelencia, sobre todo el político del futuro, el que civilice y haga más libres a los hombres.

La contrafigura de YERATHEL:

    El genio contrario domina la ignorancia, la esclavitud y la intolerancia. Son las tres esencias negativas que corresponden a luz, civilización y libertad. La libertad es un atributo de la Voluntad procedente de Kether, y cuando ese impulso nos viene del abismo, se convierte en su perfecto revés, la esclavitud. Nos referimos aquí a la esclavitud a un hábito (droga, alcohol), o a una persona o ideología. Es una dependencia de la que el individuo no puede liberarse y que se manifiesta con tanta fuerza que lo transforma en un ser intolerante hacia todo lo demás, porque lo externo significará una amenaza para su adicción. No quiere enterarse de nada que pueda contrariar esa dependencia que se ha convertido en el objetivo supremo de su vida. Pero a medida que la esclavitud aumenta, cuando la intolerancia y la ignorancia son más pujantes, he aquí que encuentra la luz del abismo, ese Arco Iris que lo vuelve del revés y lo vincula de nuevo al YERATHEL de arriba.

63.- ANAUEL (Dios infinitamente bueno)

    Lo que puede obtenerse de ANAUEL:

1.- Ayuda a comprender los valores del cristianismo, la unidad y el amor.
2.- Protege contra los accidentes.
3- Conserva la salud y cura las enfermedades.
4.- Ayuda en las prácticas comerciales y bancarias.
5.- Protege contra la locura y ayuda a no cometer errores.

    ANAUEL es el séptimo del coro de Arcángeles y se ocupa en Hod de los asuntos relacionados con el mismo Hod, sitúa en nuestra morada filosofal 63 la esencia llamada Percepción de la Unidad. ANAUEL es el regente del sendero 8, el de Mercurio/Hod, que es el centro interno que trabaja en la elaboración de nuestro intelecto.

Nos dice la tradición Hermética que el mundo del Pensamiento es el primero en el que reina la Unidad, mientras que en el mundo físico todo aparece separado y en el mundo de los Deseos o mundo cabalístico de Creaciones, los sentimientos también aparecen separados. Cuando se ha superado lo emotivo y la mente domina sobre los sentimientos, empezamos a percibir la Unidad de todo y desaparece el sentimiento de pertenecer a una raza, a una nación: adquirimos la categoría de ciudadanos del universo y habremos escapado para siempre al orgullo de raza que nos obligaba a rendir honores al terruño en que habíamos nacido, con el lema de «el hombre para la tierra ha sido hecho», en lugar de ser la tierra la que ha sido hecha para el hombre. ANAUEL nos libera de la dependencia física y emotiva y nos permite contemplar la arquitectura cósmica con toda su grandeza. Cuando hayamos integrado en nosotros sus esencias, pasaremos a ser  ciudadanos del cielo y dejaremos de agitar banderas para siempre jamás.

    Mientras vivimos identificados con  nuestro Yo Emotivo, desperdiciamos las energías de ANAUEL, que van a parar al abismo para potenciar la figura del genio que promueve la unidad en espacios limitados, dando lugar a todo género de nacionalismos babélicos, dispuestos a defender sus razones con la bomba y el misil. En los días y en las horas de ANAUEL nos será más fácil pasar de lo emotivo a lo razonable y, de esta forma, tener acceso a la comprensión de la dinámica universal, ya que mientras permanezcamos anegados en nuestros sentimientos, atados a la pluralidad, al amor de la tierra, no seremos aptos a la comprensión de lo unitario y no podremos descifrar los grandes enigmas que plantea la Creación.

    Este genio sirve para convertir las naciones al Cristianismo y para confundir a los que son sus enemigos, dice el programa que nos ha legado la tradición. En la edición francesa de mi libro sobre el estudio del nombre de los genios, este texto tradicional  ha sido tergiversado y dice «convertir las naciones a la espiritualidad, a la Sabiduría». Es preciso establecer aquí la diferencia entre una espiritualidad de raza, de pueblo, y la representada por el Cristianismo, que es la primera religión universal. En las religiones pre-cristianas cada pueblo tenía su Dios y también cada ciudad.

Aquí en Barcelona, desde donde escribo esos textos, se acude a dar las gracias a la Virgen de Montserrat cada vez que el equipo de futbol local gana un trofeo. (Por cierto que esta Virgen resulta poco eficiente en esa tarea). En mi ciudad, Gerona, se venera un santo - San Narciso - que hizo aparecer moscas venenosas que atacaron a las tropas extranjeras. Este tipo de espiritualidad no es cristiana, puesto que Cristo exhortó los hombres a amar al enemigo y si la Virgen de Montserrat fuera cristiana, el FC Barcelona sería siempre el último de la clasificación. Debemos entender pues que ANAUEL convierte las naciones a la religión unitaria, empezando por nuestras naciones internas, formadas por las infinitas tendencias que a cada instante se van formando. Cuando la espiritualidad cristiana, la unitaria, ha penetrado en nosotros, las antiguas creencias se retiran confusas. Cuando esta dinámica no se desarrolla internamente, aparece en la vida exterior como una lucha real del individuo contra los enemigos de la religión unitaria.

    Este  genio  protege  contra  los  accidentes, conserva  la salud y cura las enfermedades, dice el programa. Tanto accidentes como enfermedades son generados por la dinámica de los deseos. Cuando los deseos se ven dominados por la razón; es decir, cuando se comprenden las causas que han generado ciertas cosas, ya no es necesario que se cumplan sus efectos naturales. Entonces esa parte del destino ya escrito se borra, lo mismo que se pueden borrar, en un ordenador, los textos escritos en la memoria, con sólo apretar una tecla.

Podemos recurrir pues a ANAUEL para que nos proteja de los posibles accidentes, los nuestros y los de otras personas, y para que nos cure si estamos enfermos. Pero su fuerza curadora consiste en esa superación de las emociones y deseos que nos han llevado a una conducta errónea; es decir, debemos tomar una parte activa en el proceso de curación. ANAUEL es uno de los dioses internos; lo llevamos todos en la morada que le corresponde y lo que nos curará será el descubrimiento de esa realidad y la utilización de su fuerza. Si el sujeto permanece pasivo, por mucho que le recemos a ANAUEL, el resultado será nulo.

    ANAUEL domina sobre el comercio, los banqueros, los agentes de negocios y los representantes de comercio. La persona nacida bajo esta influencia tendrá un espíritu sutil e ingenioso; se distinguirá por su industria y su actividad, termina el programa. Mercurio  ha  sido  siempre  asociado con  la  actividad comercial y con todo tipo de negocios. Preside la idea de intercambio en nuestra naturaleza interna. Mercurio/Hod es el que da forma a las ideas generadas por Binah, su patrón en la columna de la izquierda. Esas ideas, convertidas en conceptos claros, al exteriorizarse en una conversación corriente, hacen que nuestro interlocutor cambie de forma de pensar y él a su vez generará cambios al expresar sus propias ideas con las que acaba de recibir. De esta forma, se agitan las emociones y los sentimientos no permanecen anclados en nuestro fondo humano.

Nada es tan perjudicial para la evolución como un sentimiento fijo hacia algo o hacia alguien, porque nos estancamos con una apreciación y vamos así en contra de la ley general que hace que todo el cosmos esté en movimiento. Cuando esa fijación aparece, Mercurio es el encargado de desbaratarla. El servicio mercuriano tiene un valor y el beneficiario de servicio tendrá que abonarlo un día u otro, en una u otra encarnación, interviniendo en la vida del que se lo prestó, positiva o negativamente, según haya sido la intervención precedente. Ese intercambio de palabras o de pensamientos se plasma en el exterior en forma de un comercio, de un intercambio de mercancías, de modo que cuando esa función de intercambiar ideas no se realiza internamente, aparece en nosotros la figura del comerciante y nos pasamos una vida vendiendo patatas o vendiendo tecnología.

Si prestamos muchos servicios y no recibimos nada a cambio, aparecerá en nosotros la figura del banquero, que apunta lo que se nos debe y, en su momento, apuntará los pagos que vamos recibiendo. Es por ello que lo que se recibe gratuitamente, tendrá que pagarse un día con intereses. Nosotros estamos dando gratuitamente estas lecciones y muchos las encajan, porque, como es gratuito, porqué privarse de ello. No saben los pobres a qué se comprometen, ya que en otra vida se encontrarán vinculados a la obra y tendrán que pagar, con intereses, lo que se han negado a pagar ahora. Esto asegura a la Obra una gran prosperidad, dado el elevado número de servicios gratuitos que se efectúan ahora.*

    Entendámonos bien, lo que incita al comprador a comprar un producto, es el deseo, pero es Mercurio el que le permite expresarlo de manera que él mismo y los demás lo entiendan. Mercurio le pone la publicidad, el incentivo, fomentando así el intercambio. Si Mercurio y su más genuino representante, ANAUEL, no hubiesen dado al deseo la posibilidad de expresarse, nunca se hubiese llegado a las grandes organizaciones comerciales que existen ahora. Parece un contra-sentido que el genio que nos lleva a la Percepción de la Unidad sea al mismo tiempo el que promueva el comercio y la banca, pero es precisamente ese intercambio interno de valores el que nos lleva a la evidencia de que las ideas es algo que circula por todos los cerebros como si cada uno formara parte de un todo. Cuando todos los cerebros estén unidos por la misma corriente y ésta se imponga a la fuerza irracional del deseo, se habrá dado un gran paso hacia la unidad.

* Hay que tener en cuenta que la ETU se fundó en 1978 y que desde entonces todos sus escritos han sido difundidos de forma gratuita entre los estudiantes, aceptando sólo donativos voluntarios. Ahora lo hacemos a través de la web: http://www.concienciacreativa.com
   
    La contrafigura de ANAUEL:

    El genio contrario domina la locura y la prodigalidad; influencia a todos los que se arruinan por su mala conducta, dice el programa. Si el genio de arriba es portador de la suprema razón, el de abajo se manifestará como una suprema locura. No se trata de una locura patológica, sino la locura derivada de la irreflexión y de la situación en la que los deseos secuestran la razón para que actúe a su servicio. Todos los recursos del individuo pasan a la disposición del deseo, y es curioso constatar que la Banca Catalana fue llevada a la ruina, precisamente por haber sido pródigos con las industrias en crisis, derramando sobre ellas un dinero que no pudieron devolver.

http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

No hay comentarios: