Luna nueva angélica de Cáncer

Cuando el Sol y la Luna se juntan en el mismo grado del zodiaco (lo cual sucede aproximadamente cada 28 días) se produce lo que llamamos la Luna nueva. A nivel simbólico es como si el universo recargara con nueva energía en nuestras mochilas para ampliar nuestro crédito. La clave estará en saber el tipo de energía que se ha puesto en nuestros depósitos para actuar de acuerdo con ella, ya que de este modo avanzaremos mucho más deprisa.

Esta Luna nueva cae a 26.55 grados de Cáncer (a las 4.25 hora española del 19/7/12). Este es el signo del hogar, de la madre y de la base de nuestras emociones, así que nos traerá cambios internos...(sigue)


Los ángeles que rigen esta lunación son el 24 Haheuiah, como físico, que ayudará a que nuestras tendencias exiliadas, las que hemos aparcado, vuelvan a tomar su lugar correspondiente. El Genio emotivo es el 45 Sealiah, que pondrá en marcha nuestro motor interno para que después de un bajón podamos volver a emprender la marcha.

A continuación pasamos los textos extraídos del libro de Kabaleb: Los Dioses Internos, que puedes comprar en Ebook.

24.-HAHEUIAH (Dios bueno por sí mismo)

Lo que puede obtenerse de HAHEUIAH:

1º.- Moviliza la gracia de Dios para los exiliados y prisioneros.
2º.- Que los que llevan sobre sí crímenes secretos no comparezcan ante la justicia de los hombres, sino ante la divina.
3º.- Protege contra los bajos instintos.
4º.- Preserva de los ladrones y asesinos.
5º.- Preserva de la tentación de vivir por medios ilícitos.

HAHEUIAH es el octavo de los Tronos y se ocupa en Binah de los asuntos relacionados con Yesod; sitúa en nuestra Morada 24 la esencia llamada Protección, que nos permite escapar del rigor de la ley cuando nuestros crímenes suscitan la venganza de aquellas personas contra las cuales nuestro furor se ha levantado.

En el paquete de leyes que Yavé reveló a Moisés, figura la de establecer unas ciudades-refugio en las cuales el perseguido pueda escapar de sus perseguidores. Eran ciudades que acogían a los individuos que habían matado a alguien accidentalmente, sin intención de darle muerte. En ellas podían permanecer en espera de juicio, alejados del vengador de la sangre. Yavé dispuso que se abrieran más ciudades a medida que el territorio de Israël se iba extendiendo, de manera que los criminales accidentales pudieran alcanzarlas sin necesidad de recorrer grandes distancias. HAHEUIAH asume esa parte de la Ley y la amplifica.

Las ciudades-refugio, antes de tener entidad física, son ciudadelas anímicas en las que encuentran refugio nuestros criminales internos. Estos están formados por tendencias errantes que, promovidas por el HAHEUIAH del abismo, utilizan la destrucción como forma de concienciar a la persona de aquello que no debe ser. Esas tendencias, cuando han perpetrado un crimen no intencionado, se refugian en esas ciudadelas anímicas y permanecen en ellas cautivas, sin poder ejercer, esperando el día de su justicia. De esa forma, la Ley de Jehová bloquea el mal e impide su propagación.

Este genio sirve para obtener la gracia y la misericordia de Dios. Por consiguiente, éste será un punto de protección, será la ciudad-refugio y cuando un planeta cualquiera entra en sus dominios, se desencadena la misericordia para los asuntos regidos por dicho planeta. Si tenemos planetas en el tema natal en los puntos regidos por este genio, la protección en los asuntos que rigen será de por vida. Si, en el curso de nuestra existencia necesitamos gracia y misericordia, busquemos a las personas nacidas en estos puntos, siempre en relación con la posición de nuestro Sol, y nos veremos protegidos. No es una casualidad el que Binah/Jehová derrame su gracia a través del más inferior de sus rostros (ya que éste es el último de los Tronos). En los anteriores, ha intentado imprimir sus normas en nuestros deseos, en nuestro pensamiento, y ahora, a punto de entrar el designio en el mundo material, atempera sus leyes ofreciéndonos una tabla de salvación, si es que no hemos aprendido las lecciones.

Sin embargo, la misericordia de Jehová no tiene parangón con la que más tarde nos dispensaría Cristo. Esas ciudades-refugio concedían al criminal involuntario -recalquemos lo de involuntario- un tiempo para escapar al «vengador de la sangre», que es una figura instituida por el mismo Jehová. Le permitían escapar a la venganza, pero no a la justicia final, una justicia que se anunciaba benevolente, dado que el reo no tenía intención de matar. La gracia y misericordia es como el anuncio de ese perdón que figura en la dinámica crística, puesto que la divinidad, aún presentándose bajo tres rostros, los tres aparecen en cada uno de ellos. Del mismo modo que el amor crístico no excluye las leyes de Jehová, en las leyes tampoco está excluido el amor.

Este genio domina sobre los exilados, los prisioneros fugitivos, los condenados en rebeldía; impide el descubrimiento de crímenes secretos y quienes los han cometido escaparán a la justicia de los hombres, mientras no recaigan en la misma falta; protege contra los animales dañinos y preserva de los ladrones y asesinos, dice el programa. Su protección se ejerce sobre todas las personas que, por algún motivo, se ven obligadas a huir, pero puede no tratarse de una huída física -que es el último eslabón de una huída espiritual- sino de una fuga ante el destino, ante el propósito de nuestro Ego Superior, ante la prisión que nos encadena a las circunstancias materiales, que son siempre el fruto de anteriores actuaciones nuestras.

HAHEUIAH permite a estas personas regresar a la problemática que debe ser la suya, volver para enfrentarse con su destino. Es decir que quien no afronta decididamente las experiencias que su parte divina le reserva, puede verse, de algún modo, obligado a exilarse, o ser condenado en rebeldía o, siendo ya prisionero, se le puede presentar la oportunidad de huir. Todas estas circunstancias le estarán diciendo que debe enfrentarse a las experiencias que ha programado su Yo eterno. Si nos ocurre pues que, habiéndonos exilado, las autoridades del país en que nos encontramos nos encarcelan sin motivos aparentes, la anécdota nos está diciendo que aquel no es el terreno en que debe desarrollarse nuestra vida y que debemos volver. HAHEUIAH nos concederá su protección para este regreso de manera que las autoridades del país no nos pedirán cuentas por nuestra huída, por nuestra deserción. La cárcel es siempre la consecuencia de una espantada ante la tarea esencial, la de nuestro Ego Superior, ya que la dinámica de las fuerzas de abajo es la que nos lleva a cometer el atropello que terminará en un arresto. Si somos fieles ejecutores de los designios generados por nuestra personalidad divina, nunca nos encerrarán.

La protección contra los bajos instintos hay que entenderla como una protección contra las fuerzas del abismo, conocidas en la jerga cabalística como animales. Y protegernos contra los ladrones y asesinos equivale a protegernos de los rigores del destino, ya que ambos son la consecuencia de algo que hemos puesto en marcha en vidas anteriores. Cristo establecería la ley del perdón, que diluye el destino en la hoguera del Amor, pero antes de que esa ley de Hochmah entrase en vigor, ya estaba ahí HAHEUIAH, auténtico precursor crístico, sacándonos de apuros para apartar de nuestro camino ladrones y asesinos.

Las personas que han nacido bajo esta influencia aman la verdad, las ciencias exactas y son sinceras en sus palabras y acciones, dice el programa. Amar la verdad y volver a nuestra tarea esencial, la decretada por el Ego Superior, es todo uno, de modo que la vuelta del exilio se acompaña siempre de un amor por la verdad. Las ciencias exactas son una aproximación externa a lo verdadero, entendiendo como verdad la de Jehová-Binah, puesto que la verdad crística va más allá de las ciencias exactas, rebasa le dominio de las leyes. La sinceridad es un sub-producto del amor a la verdad. Cuando se ama la verdad, se rinde testimonio de ello, en palabras y en actos.

La contrapartida de HAHEUIAH:

El genio contrario domina sobre los seres nocivos; lleva a los hombres a cometer crímenes y actos ilícitos. Aquí se sitúan los depredadores y cuando aparecen en nuestra vida, es para inflingirnos una merma. Con ellos el mal penetra en nuestra vida, o bien somos nosotros quienes lo practican. La función de HAHEUIAH del abismo será la misma que la de los demás genios. En su primer punto de dominio (YOD), se expresará como una plantación de las semillas del mal en nosotros mismos y nos llevará a ejercer una violencia sobre los demás. En su segundo escenario (HE), nos inducirá a interiorizar la violencia, seremos como imanes que atraerán a las personas nocivas. En el VAV (ahí tenemos a Alain Delon, Mel Gibson y A. Hopkins ardientes defensores de la violencia en las pantallas), preconizaremos el crimen y la violencia y trataremos de instituir formas de vida basadas en lo ilícito. En el 2º HE, recogeremos el fruto de la violencia con gran abundancia y seremos a la vez violentos y víctimas de la violencia (ese es el caso de L.H. Oswald, que tras matar a Kennedy fue asesinado). En el quinto punto (quintaesencia), habrá de todo (éste es el caso de Landrú, famoso asesino de mujeres y Luc Jouret).

45.-SEALIAH (Motor de todas las cosas)

Lo que puede obtenerse de SEALIAH:

1.- La confusión de los malvados y orgullosos.
2.- El levantamiento de los humillados y degradados.
3.- Restablece la salud y produce una explosión de vida.
4.- Facilidad en el aprendizaje de cualquier cosa.
5.- El equilibrio en la atmósfera.

SEALIAH es el quinto del coro de Virtudes y se ocupa en Tiphereth de los asuntos relacionados con el propio Tiphereth; sitúa en nuestra morada 45 la esencia llamada Motor, que nos permite reanudar la marcha cuando nos hemos atascado en el camino de la vida. Los puntos de regencia de SEALIAH serán puntos de voluntad reencontrada en los que aparecerá ese grito que moviliza las legiones: ¡En marcha! y todas nuestras columnas se ponen en tensión, y la obra encallada en aguas pantanosas o en selvas enmarañadas avanza de nuevo hacia su meta.

La persona que lleva en su tema la marca de SEALIAH no se detendrá jamás, cualesquiera que sean los obstáculos que le ponga el destino. Podríamos recordar, a propósito de este genio, una poesía de Manuel Machado, titulada «Castilla» en la que refiere como el Cid, bajo un sol cegador, sediento y fatigado, atraviesa la terrible estepa castellana, camino del destierro con doce de los suyos. De repente, encuentra una posada y llama a la puerta. Aparece una niña, que le dice:

Buen Cid, pasad, el rey nos dará muerte arruinará la casa, y sembrará de sal el pobre campo que mi padre trabaja... Idos, el cielo os colme de venturas. En nuestro mal, Oh Cid, no ganáis nada. Calla la niña y llora sin gemido... Un sollozo infantil cruza la escuadra de feroces guerreros y una voz inflexible grita ¡En marcha!. El ciego sol, la sed y la fatiga, por la terrible estepa castellana, al destierro con doce de los suyos, polvo, sudor y hierro el Cid cabalga.

Ese resorte que nos mantiene en silla cuando todo en nosotros nos pide descanso, lo pone SEALIAH. Este genio se sitúa en mitad del camino de descenso hacia las realidades materiales, dado que rige el sendero Sol-Sol. En este punto, la voluntad que se encuentra en la mitad del mar de los deseos (Tiphereth está en el centro del mundo de Creaciones), se pregunta si no haría mejor volviendo a sus orígenes divinos en lugar de proyectarse en el abismo del mundo material, donde le esperan los sinsabores que ya presiente. SEALIAH viene a sacarnos de esta reflexión para conducirnos hacia ese mundo del que pretendemos huir y en el que recibiremos la luz de la experiencia.

Este genio sirve para confundir a los malvados y a los orgullosos y levanta a los que se han visto humillados y sometidos, dice el programa. SEALIAH contiene un alto potencial luminoso, en su calidad de genuino representante de Tiphereth. Es una luz que no se derrama hacia el exterior, sino que se concentra hacia el centro, produciendo una exaltación de la conciencia y quemando todas las larvas que pudieran anidar en ella. En esa luz, los malvados internos se ven confundidos y se desvanecen los propósitos promovidos por el orgullo. Ese orgullo que nos lleva a veces a defender posiciones que el grueso de nuestra personalidad no puede sostener. Mientras que, por el contrario, lo que se ha visto injustamente rebajado, sube de nivel, de modo que SEALIAH realiza en nosotros una función equilibradora; lo que ha subido demasiado, baja; y lo que ha bajado más allá de sus límites naturales, sube. Podríamos decir que produce un reajuste interno cuando el designio del Ego Superior se encuentra a mitad de camino, y cuando ese designio, tras haber cruzado el mar de las emociones, representado por Hesed, Gueburah y la mitad de Tiphereth, se prepara para emprender el resto de la travesía.

Este genio domina la vegetación, sigue diciendo el programa, lleva la vida y la salud a todo lo que respira e influye sobre los principales agentes de la naturaleza. Son varios los genios que se ocupan de la salud, pero de todos ellos, SEALIAH puede ser considerado como el más eficaz, por ser el representante genuino de Tiphereth, el séfira que rige el corazón, que es el motor del organismo y el que asegura la salud mediante la buena distribución del riego sanguíneo. Para las curaciones, conviene pues invocar el nombre de SEALIAH, y para la iniciación de una cura escogeremos los días y las horas de este genio, procurando comenzar la cura cuando la nueva Luna caiga en la Casa VI del paciente, e intensificando la actuación mediante plegarias y plantas medicinales cuando la Luna se encuentre en la Casa X de la VI (empleando el sistema de Casas derivadas).

Los nacidos en los grados regidos por SEALIAH han de ser portadores de buena salud y actuarán como talismanes para las personas enfermas. Cuando la sociedad se rija por la Astrología, los hombres de SEALIAH poblarán los hospitales y las clínicas para sanar a los enfermos, sobre todo los nacidos en el punto VAV de SEALIAH, o sea en su escenario exteriorizador.

Domina la vegetación, dice el programa. Tiphereth se encuentra en el mundo de Creaciones, que es el del Agua. Tiphereth-Sol es puro Fuego, de modo que este genio contiene la justa proporción de Fuego/Agua necesaria para que se produzca una abundante vegetación, en lo interno y en lo externo. En el interior, produce el florecimiento de todas las «plantas» útiles en nuestra tierra humana. Muchas veces hemos visto que en nosotros está la imagen del mundo entero, ciudad por ciudad, están las selvas, los desiertos, las montañas y los valles. En nosotros están las plantas curadoras que restablecerán nuestra salud si las arrancamos cuando la savia bulle en ellas y las disolvemos en nuestro organismo. SEALIAH hace que esas plantas arraiguen con fuerza y florezcan, convirtiéndonos en auténticas «infusiones» curadoras para los enfermos.

Influye sobre los principales agentes de la naturaleza. ¿Cuáles son esos agentes? Sin duda alguna, los cuatro elementos Fuego-Agua-Aire-Tierra. La influencia de SEALIAH consiste en regularlos, de manera que se manifiesten a su hora y desempeñen su cometido sin excederse. Por todo ello, podemos considerar a SEALIAH como el patrón de los cuatro Elementos y tiene bajo sus órdenes a los Elementales (que son las Salamandras para el Fuego, las Ondinas para el Agua, las Sílfides para el Aire y los Gnomos para la Tierra). Por consiguiente, en las operaciones de magia, en las que es imprescindible el concurso de los Elementales, debe intervenir forzosamente SEALIAH y su nombre debe ser invocado, ya que de lo contrario, ningún elemental se moverá, por más que el mago agite su varita.

A la persona nacida bajo esta influencia le gustará instruirse; dispondrá de grandes medios y muchas facilidades, termina el programa. La energía que genera SEALIAH llevará el individuo al descubrimiento de su Yo Divino y lo impulsará a abandonarle las riendas de su vehículo material. Entonces aparecerán los medios, las facilidades, siempre en la realización de su programa trascendente.

La contrapartida de SEALIAH

El genio contrario domina sobre la atmósfera; provoca grandes calores o grandes fríos; sequías pertinaces o exceso de humedad. SEALIAH del abismo también influye sobre los principales agentes de la naturaleza, pero lo hace de forma desequilibrada. Si el SEALIAH de arriba es indispensable en la magia blanca, el de abajo lo es también en la magia negra, en la que los Elementales se utilizan para realizar sucias faenas. Observemos los tránsitos de planetas lentos y las nuevas Lunas en puntos de SEALIAH, y si forman disonancias, veremos con toda seguridad, según la estación del año, como aparecen las sequías o la humedad, el frío polar o los días tórridos.*

Si quieres ampliar tu información y obtener un análisis signo a signo, lee el artículo de la Web de mi hermana Milena, Red Milenaria.

Kabaleb y Tristán Llop
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

No hay comentarios: