Luna angélica de Sagitario

El 25 de noviembre de 2011, a la 7.11 (hora española) se ha iniciado la Luna nueva de Sagitario, a 2.37 grados de este signo. Entramos en un periodo viajero, en el que deberemos movernos hacia un lado o hacia otro para evitar que la vida nos movilice de oficio. Los ángeles que nos van a inyectar su energía son el 49, Vehuel (físico), encargado de ayudarnos a conseguir la estima de los demás por nuestras acciones. Y el 27 Yerathel (emotivo) que nos ayudará a vivir en paz con nuestras tendencias internas, lo cual resultará muy necesario en estos momentos tan revueltos. Sigue...

49.- VEHUEL (Dios grande y elevado)

Lo que puede obtenerse de VEHUEL :

1.- Exaltarse hacia Dios y glorificarle.
2.- Poder convertirse en un gran personaje.
3.- Conseguir la estima de todos por nuestra bondad y generosidad.
4.- Distinguirse en literatura, jurisprudencia y diplomacia.
5.- Protege contra el egoísmo, el odio y la hipocresía.

VEHUEL es el 1º del coro de Principados y se ocupa en Netzah de los asuntos relacionados con Hochmah; sitúa en nuestra morada 49 la esencia llamada Elevación o Grandeza. Hemos visto como el genio anterior proyectaba el deseo hacia su punto más bajo y producía la regeneración. Tras él viene VEHUEL para elevar el alma hacia lo grande. Ya sabe el lector que el coro de Principados trabaja bajo las órdenes de Netzah-Venus, el séfira cuya función consiste en elaborar el germen del pensamiento humano en vistas a su implantación en Malkuth, el mundo material.

Este germen contiene los materiales procedentes de nuestro Yo divino y de nuestro Yo emotivo. Estos programas de experiencias que vienen de arriba necesitan adquirir una forma mental y los Principados se encargan de crear la semilla de esta forma. En la elaboración de esta semilla, VEHUEL es el primer operario y lo primero que hace es elevarse hacia lo grande, hacia la eterna sabiduría de Hochmah, para encontrar la inspiración, de cara a su trabajo. En cada coro angélico, el 1º tiene una relación directa con Hochmah, el centro del Amor-Sabiduría, de modo que cuando iniciamos un trabajo determinado, se produce automáticamente una elevación. Aquí se trata de la transición que va del deseo, expulsado por MIHAEL (recuerde el lector que este genio era el último del mundo de Creaciones, o sea del mundo de los sentimientos), al trabajo intelectual (ya que VEHUEL es el primero del mundo de Formación, en el que se elabora un plan intelectual que permite convertir en realidad aquello que ha sido generado por el Yo Superior y el Yo emotivo).

Por lo tanto, cuando en la vida ordinaria tomamos la decisión de dejar de actuar movidos por el deseo, se produce en nosotros, de forma automática, una elevación que nos conecta con el Amor-Sabiduría de Hochmah. Diremos pues que cuando VEHUEL entra en funciones, en sus días y horas de mando, penetra en nuestra morada la esencia que nos eleva y nos permite dejar atrás el deseo para dedicarnos al trabajo consciente de implantar en la tierra, de manera racional, lo que se encuentra en nuestro «cielo», o sea los contenidos del Ego Superior.

El contacto con los nacidos bajo la influencia de VEHUEL favorecerá nuestra inspiración, nuestra elevación hacia el pensamiento divino y hará que nos alejemos del imperio de los deseos. Estas personas serán el perfecto antídoto los bajos instintos y no será necesario que nos sermoneen: bastará con su presencia. Un día, cuando la vida social se desarrolle bajo los auspicios de las fuerzas cósmicas, este tipo de personas se verán requeridas para trabajar en centros de recuperación de drogadictos y de todos los que padecen los rigores de unos deseos mal orientados para que, en su contacto, puedan elevarse hacia el reino de la inocencia, el reino de la Sabiduría.

Este genio sirve para exaltarse hacia Dios, para bendecirlo y glorificarlo cuando la admiración por él nos conmueve, dice el programa. Dios, nuestro Dios interno, que es la chispa que la divinidad cósmica puso en nosotros al iniciar su Creación, es la causa primera de todo cuanto nos sucede. Pero su Designio, en el curso de nuestra elaboración, al pasar por los distintos centros internos, se va diluyendo hasta hacerse irreconocible. Exaltarse hacia Dios significa volver a la fuente primordial para recibir información directa sobre ese hilo que hemos perdido. Entonces dialogamos con nuestra divinidad, la cual nos explica el sentido de aquello que nos está sucediendo, fruto de las deformaciones que su Designio ha sufrido en el curso del camino hacia su implantación material. Entonces comprendemos el sentido profundo de nuestras vivencias y podemos dar un golpe de timón para rectificar la ruta y enmendar lo torcido. El Conocimiento, cuando nos viene de repente, como una llamarada interna, siempre es conmovedor y fuerza nuestro llanto. El calor interno que la presencia de la divinidad genera en nosotros calienta nuestra Agua, eleva el tono de nuestros deseos y nos induce a la glorificación, a coronar con laureles esta Sabiduría Divina que disuelve nuestros problemas. VEHUEL nos descubre el Dios creador y ya nunca jamás dudaremos de que es la causa primera de nuestra vida.

Este genio domina sobre los grandes personajes, y sobre todos los que se elevan y se distinguen por su talento y sus virtudes. Le dijo Yahvé a Salomón, cuando éste le pidió Sabiduría, que le daría todo lo demás por añadidura. Del mismo modo, las personas que abandonan el impulso del deseo y se exaltan hacia el trono de la Sabiduría, tendrán el aplauso del mundo, la sociedad los convertirá en grandes personajes, porque, por naturaleza, serán grandes y su talla humana se reconocerá sin necesidad de que una mano oculta los promueva hacia un clima social ficticio. Cuando los puntos regidos por VEHUEL son transitados por los planetas, los grandes personajes emergen de la costra de la tierra y, sobre todo, emergen de nuestro interior, situando en un trono interno al gran personaje que llevamos dentro.

La persona que ha nacido bajo esta influencia, tendrá el alma sensible y generosa: será estimada por todas las gentes de bien por sus virtudes y sus buenas acciones. Se distinguirá en la literatura, la jurisprudencia y la diplomacia, termina el programa. En el mundo de Formación, en el que se mueve VEHUEL, es donde se «escriben» los hechos que van a acaecer y los que acaecen. De ello se encargan especialmente los arcángeles al servicio de Hod/Mercurio, pero Netzah y sus Principados son las fuentes de inspiración de los escritores; son los que generan la semilla de la escritura y, podríamos decir que VEHUEL es el iniciador, el que escribe el primer capítulo de un germen que ha de dar grandes escritores. Por ello cuando se proyecta en la realidad material, dará escritores de gran talento, de vanguardia, no quizás en el sentido que suelen entenderlo los críticos literarios, más propensos a valorar las aberraciones que los talentos limpios de las grandes almas.

Serán los de VEHUEL escritores que abrirán caminos a la inteligencia, que hablarán con propiedad de esa Sabiduría/Amor que Hochmah/Urano contiene. También brillarán en la diplomacia, que es un don de Hochmah; es decir, en el arte de saber decir las cosas con amor y de tal manera que el otro se vea más favorecido que nosotros mismos. Nada que ver con esa diplomacia de los gobiernos que es el arte de engañar al adversario sobre las auténticas intenciones que uno abriga. Y finalmente, se distinguirán en la jurisprudencia porque el mundo de Formación está regido por Binah (por ser el tercero de los mundos), que es la fuente de toda jurisprudencia, y dicho mundo es el exteriorizador, ya que la Justicia Divina es una semilla en el mundo de Emanaciones, se interioriza en nuestros sentimientos en el mundo de Creaciones y florece en el mundo de Formación. VEHUEL es el primer estadio de ese florecimiento, representando el primor de la justicia, el capullo que encierra la justicia en su extrema pureza, de modo que el nacido bajo esta influencia será el que sentará la doctrina de la justicia, el justo entre los justos, y esta virtud se expresará a través de su comportamiento. Busquemos a los hombres de VEHUEL, cuando perdamos el sentido de las cosas, y de ellos nos vendrá la noción de lo que es justo.

¿Es extraño que un hombre así sea estimado? Dejará tras de sí las huellas de su bondad. Su historia quedará escrita en el Aire, elemento activo en el mundo de Formación, y allí permanecerá para los que quieran y puedan «leer» ese libro, que es un compendio de Justicia, de Diplomacia, de Amor, que habla de Elevación y de Grandeza. Busquemos a VEHUEL, en sus días y en sus horas, dejemos que derrame sus fluidos en nuestros espacios internos y podremos ir más allá de los deseos y a nuestro alcance estará la Grandeza.

Los puntos fuertes de VEHUEL se sitúan:

- de 0 a 5º de Sagitario por domicilio; y por rotación:
- de 18 a 19 de Tauro: YOD
- de 0 a 1 de Leo: HE
- de 12 a 13 de Libra: VAV
- de 24 a 25 de Sagitario: 2º HE
- de 6 a 7 de Piscis: quintaesencia

La contrafigura de VEHUEL:

El genio contrario influencia sobre los hombres egoístas; domina el odio y la hipocresía, dice el programa. El Amor de Hochmah, multiplicado en Netzah, el más inferior de los séfiras de la derecha, se convierte en odio cuando nos viene al revés, desde el abismo. Es un odio que procede del Amor y cuya máxima aspiración es la de volver al Amor que lo ha engendrado. Del mismo modo, la hipocresía es una degeneración de la diplomacia, y la diplomacia que practican las cancillerías es en realidad una hipocresía no asumida. También la persona influenciada por el genio del abismo se distinguirá en la literatura, pero su fuente de inspiración serán los bajos fondos, y sus criaturas serán personajes que odian, que matan. Quizás estos escritores reciban el Nobel y sean celebrados en el mundo entero, porque este mundo nuestro de ahora celebra preferentemente lo que viene de abajo y no lo que proceda de arriba.

El egoísmo del VEHUEL del abismo es lo contrario del altruismo que procede del sentimiento de que todos somos uno y de que el otro es una parte inseparable de uno mismo. El que obedece al genio de abajo siente que él es él y nadie más y, por consiguiente, buscará su bien personal, su placer personal, su particular beneficio.

27.-YERATHEL, (Dios que castiga a los malvados)

Lo que puede obtenerse de YERATHEL:

1º.- La confusión de los malvados y calumniadores y librarnos de enemigos.
2º.- Protección contra quienes nos provocan y atacan injustamente.
3º.- Una misión de propagador de la luz, la civilización y la libertad.
4º.- Vivir en paz, en un ambiente justo y entre hombres sabios.
5º.- Ayuda a no caer en una dependencia, ni ser víctima de la intolerancia.

YERATHEL es el tercero del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con el mismo Hesed; sitúa en nuestra Morada 27 la esencia llamada Propagación de la Luz, la Civilización y la Libertad, las tres cosas en una ya que al propagar la luz, lo demás sigue de oficio. La luz de Kether se acumula en Hesed, que es la copa sobre la cual se derraman las esencias de los tres séfiras primordiales. Cuando esta copa está llena, se derrama sobre el Mundo de Creaciones, el de los sentimientos, llenándolos de esa luz, portadora de civilización y de libertad.

Cuando la luz penetra en el mundo oscuro de los sentimientos, todo en ellos se torna claro y diáfano, las emociones se decantan a favor de la espiritualidad, se elevan y movilizan para participar en la obra divina. La civilización empieza cuando las emociones se someten a las normas de Binah, a la sabiduría de Hochmah y a la voluntad de Kether. Entonces en el mundo deja de imperar la ley de la selva, la del más fuerte, y empezamos a prepararnos para ser los perdedores en las confrontaciones con los demás (porque preferimos que sean ellos los que ganen). La civilización empieza pues con la penetración de la luz de arriba en el Yo emotivo el cual, en su estado primigenio, refracta esa luz, como lo hace el agua. Pero en un segundo estado, el Agua absorbe la luz y los deseos se ven iluminados por ella.

Este genio sirve para confundir a los malvados y los calumniadores, y para liberarse de los enemigos, dice el programa. Nada hay como la luz para confundir a los «malos» internos, que son quienes potencian nuestra maldad y nos permiten expresarla. Ya hemos visto que el hombre no es aún creador de energía y que ese carburante, necesario para llevar a cabo cualquier acto, le es suministrado por las jerarquías que trabajan en los mundos superiores o en los inferiores, según la demanda.

Cuando un individuo siente el deseo de realizar algo, automáticamente, le es suministrado el potencial energético que le permitirá manifestar ese deseo. Si es elevado, una entidad del mundo de arriba será la encargada de aportarle a la persona su energía; si el deseo es inferior (o sea contrario al programa de la persona o a las leyes cósmicas), la energía le vendrá de una entidad residente en el abismo: los luciferes. Esa categoría de espíritus es la que recibe el calificativo de «malos» porque sus impulsos nos llevan a hacer las cosas al revés.

Estas huestes infernales entran en confusión cuando se manifiesta YERATHEL, y se dispersan. Por consiguiente, en los días y horas regidos por este genio, podemos desalojar de nuestro interior a estas entidades maléficas y despojarnos así de los impulsos que nos llevan a hacer las cosas al revés. En su primer escenario (de 26 a 27 de Aries), YERATHEL nos liberará de nuestra intención malévola. En el segundo, expulsará de nuestro interior el mal enfeudado que había generado perturbaciones físicas. En el tercero, pondrá fin a nuestras malas actuaciones y en el cuarto nos liberará de los malvados en el exterior, que son el resultado de los tres grados de actuación del mal. En el quinto escenario, YERATHEL nos instruirá acerca de la actuación del mal a nivel filosófico y hará de cada uno de nosotros pequeños Yeratheles, gracias a sus esencias acumuladas en nuestra morada 27.

Los calumniadores son los individuos que nos atribuyen hechos que no son ciertos. Pero ellos también han nacido y crecido en nuestro interior. Todo empieza con una creencia en algo que es falso, creencia que nos lleva a preconizar algo que no es cierto, en el dominio filosófico o en el de los hechos concretos, como cuando se dice, por ejemplo, que un niño en periodo de gestación no es un ser humano y que por tanto su vida puede ser destruida sin contraer responsabilidad alguna por parte de quien la destruye. Este tipo de afirmaciones calumniosas generan en nosotros la semilla (Yod) de la calumnia; una semilla que tomará cuerpo (He) en nuestra naturaleza y hará que el propósito falso se vaya extendiendo (Vav) a todo lo que tocamos, tanto si son ideas, como sentimientos o hechos consumados. La calumnia será utilizada sistemáticamente hasta convertirnos, en una cuarta fase (segundo He), en pasto de calumniadores.

Tenemos aquí una clara aplicación de la ley del Yod-He-Vav-He. Todo ello demuestra que si no es aconsejable calumniar o mentir, no es en nombre de una moral decimonónica y trasnochada, sino simplemente porque acabaremos cosechando todo lo que sembremos, ya que se trata de una ley inapelable, y ello puede ocurrir a lo largo de varias existencias o bien en una misma vida. YERATHEL actúa en sus cinco escenarios, primero como un liberador de nuestra propensión a calumniar y después nos libera de los calumniadores que nuestra dinámica ha generado. Nos deja libres de enemigos, tanto de las tendencias que operan en nuestro interior en contra de nuestros auténticos intereses, como de los enemigos ya objetivados que actúan en la vida social. Las propiedades jupiterianas se encuentran altamente concentradas en este genio y nos permiten comprender mejor la naturaleza del planeta, que es liberador por excelencia y cuyo tránsito por un sector de nuestro horóscopo nos deja limpios de todo aquello que puede oponerse a nuestro desarrollo.

Este genio nos protege contra las personas que nos provocan y nos atacan injustamente, sigue diciendo el programa. Es preciso entender este punto, primero en un sentido interno. Acabamos de decir que las energías que nos permiten hacer el mal nos vienen de entidades que trabajan en el abismo. Estas energías, somos nosotros quienes las solicitamos al emitir un deseo relacionado con ellas. Pero si durante mucho tiempo, hemos convivido con un ser del abismo que nos ha estado facilitando material energético, y de repente decidimos prescindir de sus servicios, le quitamos de algún modo su puesto de trabajo y entra en lucha por conservarlo. Este conflicto interno genera al provocador, es decir la entidad del abismo, que hasta ahora ha sido nuestra amiga, se convierte en enemiga y nos induce a hacer aquello que ya no queremos hacer.

Se trata de un ataque injusto, porque habiéndose extinguido nuestro deseo de hacer aquello, es injusto que nos veamos obligados a seguir haciéndolo, pero la injusticia es una de las armas utilizadas por las huestes infernales y podemos ser víctimas de esa injusticia durante muchos años o incluso muchas vidas. Esto es por ejemplo lo que les ocurre a muchas personas que deciden un día dejar de fumar o de comer con exceso: muy a menudo se ven asaltadas acto seguido por el deseo de fumar o comer en mayor cantidad; ¡Cuántas veces hemos oído decir a alguien:«hoy voy a comer todo lo que se me antoje porque mañana empiezo un régimen»! Y a menudo ocurre que al día siguiente se haya olvidado de sus proyectos de la víspera. YERATHEL ejerce una protección contra las pretensiones de los espíritus abismáticos, de modo que en sus días y horas podemos vernos liberados de su presencia. Por ello, podemos invocar a este genio en casos de posesión, que no son más que el conflicto que hemos descrito, pero llevado a su extremo. También será eficaz para abandonar todo tipo de hábitos perjudiciales para la salud, física o psíquica.

La persona nacida bajo esta influencia amará la paz, la justicia, las ciencias y las artes y se distinguirá en la literatura, termina el programa. El que acumule en sus espacios internos las esencias de este genio conseguirá que la luz se propague por su interior y que sus sentimientos se subordinen al Fuego/luz de arriba, y cuando su copa interna esté llena, derramará su luz sobre su entorno social. Se convertirá así en el gran artesano de la paz y la justicia, en el que enseña ciencia y arte divino, mediante la palabra y el escrito. YERATHEL dará al hombre político por excelencia, sobre todo el político del futuro, el que civilice y haga más libres a los hombres.

Los puntos fuertes de YERATHEL se sitúan:

- de 10 a 15 de Leo por domicilio; y por rotación:
- de 26 a 27 de Aries: YOD
- de 8 a 9 de Cáncer: HE
- de 20 a 21 de Virgo: VAV
- de 2 a 3 de Sagitario: 2º HE
- de 14 a 15 de Acuario: quintaesencia

La contrafigura de YERATHEL:

El genio contrario domina la ignorancia, la esclavitud y la intolerancia. Son las tres esencias negativas que corresponden a luz, civilización y libertad. La libertad es un atributo de la Voluntad procedente de Kether, y cuando ese impulso nos viene del abismo, se convierte en su perfecto revés, la esclavitud. Nos referimos aquí a la esclavitud a un hábito (droga, alcohol), o a una persona o ideología. Es una dependencia de la que el individuo no puede liberarse y que se manifiesta con tanta fuerza que lo transforma en un ser intolerante hacia todo lo demás, porque lo externo significará una amenaza para su adicción. No quiere enterarse de nada que pueda contrariar esa dependencia que se ha convertido en el objetivo supremo de su vida. Pero a medida que la esclavitud aumenta, cuando la intolerancia y la ignorancia son más pujantes, he aquí que encuentra la luz del abismo, ese Arco Iris que lo vuelve del revés y lo vincula de nuevo al YERATHEL de arriba.

Tristán Llop y Kabaleb
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los ángeles de esta luna tienen mucha fuerza. gracias por compartir

Anónimo dijo...

Gracias Tristán por tu generosidad al compartir
Loli