Luna angélica de escorpio

El 26 de octubre de 2011, a la 21.57 (hora española) se ha iniciado la Luna nueva de Escorpio, a 3.03 grados de este signo. Entramos en un periodo de introspección, de búsqueda de nuestro nivel de autoestima. Los ángeles que nos van a inyectar su energía son el 43, Veuliah (físico), encargado de reactivar nuestra maltrecha prosperidad. Y el 70 Jabamiah (emotivo) que nos propone usar ese esencia mágica llamada alquimia, que nos llevará a cambiar lo que ya está caduco en nosotros. Sigue...

43.- VEULIAH (Rey Dominador)

Lo que puede obtenerse de VEULIAH:

1.- La destrucción de los enemigos y liberación de una dependencia.
2.- La prosperidad de nuestras empresas.
3.- Fortalece lo que se tambalea en nuestra vida.
4.- Triunfo en una carrera militar.
5.- Protección contra la discordia y contra la destrucción de una empresa.

VEULIAH es el tercero del coro de Virtudes y se ocupa en Tiphereth de los asuntos relacionados con Hesed; sitúa en nuestra morada filosofal 43 la esencia llamada Prosperidad, que conduce a la fructificación de todas las cosas. La influencia de este genio puede compararse con la de un trígono de retorno Sol-Júpiter, tal como lo hemos definido en nuestro «Curso de Astrología Cabalística».

El Sendero Sol-Júpiter es el que nos reconduce al Paraíso, después del accidentado viaje por el mundo material, y cuando este genio entra en funciones, el paraíso es un lujo a nuestro alcance. No significa esto que alcancemos con VEULIAH el paraíso definitivo, sino que el encuentro con el genio significa un alto en el camino, un oasis de plenitud que nos situará en un contexto en el que todo rezumará abundancia. Por consiguiente, los nacidos en los días y en las horas de VEULIAH serán personas cuyas vidas serán un paraíso y todo les será dado en abundancia sin necesidad de esforzarse por conseguirlo.

Esto sucederá, naturalmente, si no se forman malos aspectos sobre los puntos de VEULIAH, lo cual indicaría que el individuo ha puesto trabas en su propio destino y que por ello no gozará de las bondades del genio. Los más afortunados serán los nacidos en su tercer y cuarto escenario, o sea, de 6 a 7 grados de Libra y de 18 a 19 grados de Sagitario. El tránsito de planetas por los escenarios de VEULIAH dará circunstancias paradisíacas en los asuntos relacionados con las Casas Terrestres que estos planetas rigen.

Por otra parte, en el ciclo de la vida, rige el año que va del 42 al 43, tanto en la vida de una persona como en la de una empresa. Estudiemos pues con mucha atención el tránsito de planetas por los puntos regidos por el genio, porque nos indicará los períodos de bienestar y las nuevas Lunas en sus escenarios darán un mes placentero, en el que todos los problemas se encontrarán en suspenso.

VEULIAH es la puerta a través de la cual penetran en nuestra vida las consecuencias de todas las acciones nobles y elevadas que hemos llevado a cabo en la presente y en pasadas existencias. Si no ha habido en nosotros generosidad, desprendimiento, altruismo, nada aparecerá por la puerta de VEULIAH. Las personas nacidas en sus puntos contando a partir de nuestro Sol, serán para nosotros portadoras de paraíso y debemos buscarlas porque con ellas nuestros asuntos prosperarán.

Este genio sirve para destruir al enemigo y para verse liberado de la esclavitud, dice el programa. El enemigo interno, ya lo hemos visto en numerosas ocasiones, es el conjunto de impulsos emotivos que luchan contra los decretos de nuestro Yo Eterno, y lo que nos esclaviza es aquello que hemos realizado siguiendo los impulsos de ese enemigo interno, unos impulsos cuyas consecuencias nos obligan a actuar de una determinada manera y a soportar un determinado yugo.

VEULIAH actúa a la manera de una fuerza que perdona los pecados, al anteponer a nuestra negatividad interna, nuestros merecimientos de otras actuaciones. El bien que hay en nuestro historial actúa sobre el mal como un borrador. Por ello debemos enfatizar los hechos positivos, las palabras de aliento, el bien hacer, porque aunque aniden en nosotros posos de negatividad, si actuamos rectamente en otros dominios, nuestro bien acabará destruyendo al enemigo y liberándonos de la esclavitud del karma.

Anotemos pues lo noble que encontremos en las personas y no nos preocupemos por su parte ignominiosa, porque sus actos de bondad repetidos eliminarán automáticamente sus perversidades y sus tendencias al mal desaparecerán. Cuando esta dinámica se exterioriza y el enemigo aparece en la sociedad, cuando la esclavitud es física y no mental o emotiva, VEULIAH también la destruye aunque, como es natural, empieza por cortar los flujos internos y éstos tardan aún un tiempo en desaparecer en el exterior.

Este genio preside la paz y ejerce una influencia sobre la prosperidad de los imperios; reafirma los tronos tambaleantes y el poderío de los reyes, dice el programa. Ya hemos visto, al comentar la dinámica de anteriores genios, cómo se forman los tronos internos; hemos visto como las tendencias que están en afinidad se juntan para formar un núcleo de poder y como ese poder, una vez formado, tiende a expandirse y a conquistar.

VEULIAH apoya, por supuesto, los imperios legales; aquellos que tienden a las grandes conquistas en el área de los conocimientos humanos y en la comprensión de la dinámica del universo. Los imperios internos son los que producen los imperios exteriores, que en nuestros días son las grandes sociedades comerciales, las grandes organizaciones políticas y sociales. Cuando en nuestro fuero interno se ha formado un trono y éste va adquiriendo poder, llega un momento en que ese poder se derrama al exterior y el individuo se ve impelido a crear el imperio fuera.

En esa elaboración de imperios participa VEULIAH, asegurando su prosperidad. Son imperios que pueden empezar de forma muy modesta, como el de Danone, por ejemplo, que empezó siendo un hombre que elaborada yogures y que los vendía por la calle con un carrito y ahora vende productos lácteos a medio mundo. Si queremos crear un imperio, conviene hacerlo en los días y horas de VEULIAH, porque la prosperidad no tardará en aparecer. Pero, en lugar de vender proteínas lácteas, tratemos que nuestro imperio expenda proteínas espirituales para fortalecer a nuestra personalidad eterna.

Los imperios comerciales no son más, en definitiva, que el emblema de un futuro imperio espiritual que funcionará como funciona ahora el de productos lácteos. Lo que cuenta de las grandes sociedades es el modelo de organización que van desarrollando para el día en que, en lugar de yogures, tengamos que fabricar al género humano desde nuestra posición de dioses creadores.

VEULIAH es nuestro instructor en ese sentido, y para conseguir que un imperio prospere, es preciso hacer las cosas muy bien. VEULIAH nos enseña cómo ser un empresario de primera magnitud y es él quien prepara al futuro empresariado espiritual del séptimo Día, cuando ocupemos los puestos de mando en el sistema solar para el gran ensayo de la futura creación que hemos de llevar a cabo en un próximo gran Periodo de Manifestación. (Kabaleb explica en su libro: Los Misterios de la Obra Divina, que el proceso creativo se desarrolla a lo largo de un Gran Periodo de Manifestación, que consta de 7 Días cósmicos, nos encontramos actualmente en el 4º, pero cuando alcancemos el 7º, tendremos esos poderes divinos y podremos entonces participar en la construcción de un nuevo Gran Periodo).

La persona nacida bajo esta influencia amará el estado militar y la gloria; se ocupará de ciencias en relación con la guerra, será célebre por hechos de armas y adquirirá la confianza de su príncipe por los servicios que le rendirá, dice el programa. Se trata, naturalmente de la gran guerra que desarrollamos en ese campo de batalla que es el mundo, en el que las tendencias superiores, emanadas de nuestro Ego Superior luchan a brazo partido contra el ejército de los deseos, contra esa Agua que pretende apagar el Fuego primordial. El amor por ese combate, cuando no se realiza en los escenarios internos, aparece en el exterior y se transforma en amor por las batallas convencionales entre unos actores que representan el bien y otros que escenifican el mal. Es un combate esencial que todos debemos emprender, para el que el orden cósmico nos moviliza y debemos amar a ese estado militar y hacer la guerra con tanto ardor que conquistemos la celebridad por hechos de armas, ganándonos la confianza del príncipe interno, o sea el Yo Superior, al servicio del cual estamos. VEULIAH lleva a la prosperidad nuestros afanes espirituales y conduce nuestra voluntad hacia el paraíso.

Los puntos fuertes de VEULIAH se sitúan:

- de 0 a 5º de Escorpio por domicilio;
y por rotación:
- de 12 a 13 de Tauro: YOD
- de 24 a 25 de Cáncer: HE
- de 6 a 7 de Libra: VAV
- de 18 a 19 de Sagitario: 2º HE
- de 0 a 1 de Piscis: quintaesencia

La contrafigura de VEULIAH:

El genio contrario provoca la discordia entre los príncipes, influye en la destrucción de los imperios, alimenta las revoluciones y el espíritu de partido, dice el programa. Cuando VEULIAH nos manda sus energías por la vía del abismo, desaparece la unidad, desaparece el combate espiritual, y como las influencias penetran por la tierra, el objetivo del combate es de orden material; combatimos por una causa, por un partido, con el grado de obcecación necesario para que actuemos convencidos de que aquella causa es la buena, que aquel partido es el de la verdad. Nos pasaremos así la vida librando luchas vanas, experimentando todos los horrores de la guerra y de la discordia, hasta que al final, tras haber derramado mucha sangre, veamos en el adversario a nuestro hermano y sintamos por él una irresistible inclinación amorosa. Entonces estaremos preparados para el gran combate esencial en nuestro fuero interno y emprenderemos la conquista del paraíso.

70.- JABAMIAH (Verbo que produce todas las cosas)

Lo que puede obtenerse de JABAMIAH:

1.- Expresa la eterna fecundidad de Dios y puede obtenerse de él Todo.
2.- La regeneración de las naturalezas corrompidas.
3.- La recuperación de los derechos perdidos y de la salud.
4.- Convertirse en una de las primeras luces de la filosofía.
5.- Protege contra la tentación de propagar doctrinas erróneas.

JABAMIAH es el sexto del coro de Angeles y se ocupa en Yesod de los asuntos relacionados con Netzah; sitúa en nuestra morada filosofal 70 la esencia llamada Alquimia, que nos permite transmutar todos los metales, empezando por los que componen nuestro propio organismo. Es el regalo que nos viene de Netzah y que supone la posibilidad de cambiar las piezas de nuestra naturaleza, una por una, cuando están usadas y maltrechas.

Los antiguos alquimistas, inspirados por JABAMIAH, trabajaban en la fabricación del oro y al explicar sus métodos solían decir que para fabricar oro, es preciso disponer de una cantidad infinitesimal de ese metal. Si ese oro interno existe, un día todo en nosotros será oro, pero si no llevamos dentro una minúscula partícula de ese metal, toda la operación fracasará. Pues bien, JABAMIAH pone en nosotros ese oro que procede de Hochmah y se manifiesta materialmente en Netzah. En sus días y en sus horas, JABAMIAH sitúa en la correspondiente morada filosofal esa esencia que nos permitirá albergar en nuestro organismo las más elevadas fuerzas creadoras.

Nuestro cuerpo material está formado por todos los metales existentes en el mundo, desde los más groseros hasta los más puros. Los materiales groseros nos proporcionan resistencia, fuerza física, y nos permiten ser picapedreros, descargadores de muelles, levantadores de piedras. Cuando todo nuestro organismo está compuesto por materiales pesados: hierro, calcio, plomo, etc., estamos habitados por una categoría de obreros especializados en el tratamiento de dichos minerales, trabajando en los átomos para mantenerlos en forma. Cuando en nuestro sistema atómico se producen cambios, aparecen otros obreros especializados en el tratamiento de la nueva constitución, y así los equipos de mantenimiento interno van cambiando hasta que todas nuestras piezas son de oro y de piedras preciosas, exigiendo la presencia en nosotros de los grandes orfebres.

La calidad de los materiales que componen nuestro edificio humano es de una extrema importancia en el proceso evolutivo, ya que las entidades superiores no pueden habitar en moradas construidas con materiales de baja calidad, no porque digan, caprichosamente «yo aquí no voy», sino porque los átomos de los metales vibran a frecuencias distintas y si una Entidad muy elevada se introdujera en un pabellón construido con hierro, sus altas vibraciones lo destruirían. Si nuestro edificio interno no reúne condiciones, por más que llamemos a la espiritualidad; por más que invoquemos nombres sagrados y pidamos la ayuda de seres superiores, éstos no podrán acudir.

JABAMIAH permite mejorar la calidad de nuestros componentes internos y nos ayuda a conseguir que todos nuestros pabellones sean de oro. Cuando nuestro palacio interno sea todo de oro, se alojará en nosotros lo mejor de lo mejor, en lo que a entidades superiores se refiere y dispondremos de poderes que están vedados al común de los mortales. Hay personas empeñadas en tener contacto con las fuerzas espirituales, pero que al mismo tiempo se niegan a mejorar la calidad de sus edificaciones internas, porque habitan en ellas entidades que las complacen en ciertas inclinaciones a las que no quieren renunciar. Entonces sucede que la intensa llamada a lo espiritual obliga a que los de arriba desembarquen en sus aposentos internos y su estructura se derrumba, dando lugar a un permanente estado de mala salud. Lo superior se come literalmente a lo inferior, lo disuelve, y la persona no se explica que, siendo tan espiritual (por un lado) arrastre una salud tan mediocre. Cuando abordamos la gran aventura de la espiritualidad, debemos tener la voluntad suficiente como para abandonar el viejo mundo y transmutar enteramente nuestros metales, ya que de lo contrario, cuanto más espirituales seamos, a tiempo parcial, peor lo pasaremos en términos de salud.

Este genio domina sobre la generación de los seres y sobre los fenómenos de la naturaleza; protege a los que quieren regenerarse y restablecer en ellos la armonía que fue rota por la desobediencia de Adán, lo cual se consigue exaltándose hacia Dios y purificando los elementos que componen la naturaleza del hombre. Es entonces que el sabio retorna al principio de la creación, que recupera sus derechos, su primera dignidad, siendo de nuevo el dueño de la naturaleza, gozando de todas las prerrogativas que Dios le dio al crearlo, dice el programa.

Ya hemos visto de qué forma podemos regenerarnos y el significado de «exaltarse hacia Dios». A propósito de dicha exaltación, reproduciremos aquí lo que dijimos en nuestro Curso de Astrología Empresarial a propósito del genio 70. Decíamos: «Esto es lo que los obreros de la Edad Media denominaban proceso alquímico. El genio 70 es, en este sentido, el patrón de la Alquimia y todas las personas que pretenden operar en tales procesos deben recurrir a él. En el ciclo diario, el genio 70 actúa en los 20 minutos que inician la hora última antes de la salida del Sol. Es la hora en que los gallos cantan, la hora en que Pedro supo que había negado al que le eligió para levantar el templo de la Nueva Era, tomando conciencia de este hecho y estando en condiciones de rectificar. El Gallo es el signo anunciador de la luz que viene, el anunciador de la generación, en nuestra naturaleza interna, de ese Hijo que ha de transformar nuestra existencia; el anunciador del Fenómeno de la Naturaleza que ha de propiciar nuestra regeneración, entendiéndola como esa exaltación hacia Dios, o sea la exaltación de nuestra personalidad material hacia lo más elevado que hay en nosotros mismos, hacia el Ego Superior. Cuando este Fenómeno de la Naturaleza se produce, nuestros metales se purifican y se forma en nosotros el oro, lo cual significa que nos hemos convertido en un valor inalterable y que ya no estamos a la merced de las múltiples tendencias que nos transitan y que tienen mando por unas horas o por unos minutos en nuestra vida, obligándonos a tomar decisiones contrarias a aquello que queremos trascendentalmente ser, como le ocurrió a Pedro en su aciaga noche de la Negación». Hasta aquí la cita.

El oro cierra la puerta a las huestes del abismo, ya que, si las entidades de arriba no pueden manifestarse en unas moradas edificadas con materiales groseros, tampoco las entidades de abajo pueden penetrar en las moradas construidas con materiales nobles.

La persona nacida bajo esta influencia, se distinguirá por su genio, será considerada por los sabios de todas las naciones y se convertirá en una de las primeras luces de la filosofía, termina el programa. Para que las piezas de nuestro organismo físico sean de oro, es preciso que antes el oro acceda a nuestro cuerpo de deseos y a nuestro cuerpo del pensamiento, puesto que lo de abajo es una emanación de lo de arriba y no puede existir lo uno sin lo otro. Puede el oro estar solamente en los deseos, y estar en los deseos y en la mente, dado que el cuerpo físico es la expresión final de un proceso que se inicia en los mundos de arriba, pero lo que no puede ser es que nuestro físico sea de oro y nuestros cuerpos internos sean de bronce o de hierro. Se entiende así que el influenciado por JABAMIAH sea un gran pensador, un sabio, un auténtico genio, un hombre que abre caminos a la filosofía, no el filósofo con carnet. En sus días y en sus horas, si sabemos succionar las enseñanzas de JABAMIAH, entrará en nosotros el oro espiritual con el que transformar el mundo; el nuestro primero y después toda la sociedad.

Los puntos fuertes de JABAMIAH se sitúan:

- de 15 a 20 de Piscis por domicilio; y por rotación:
- de 9 a 10 de Géminis: YOD
- de 21 a 22 de Leo: HE
- de 3 a 4 de Escorpio: VAV
- de 15 a 16 de Capricornio: 2º HE
- de 27 a 28 de Piscis: quintaesencia

La contrafigura de JABAMIAH:

El genio contrario domina el ateísmo, e influencia a todos los individuos que propagan escritos peligrosos. Influencia sobre las críticas y las disputas literarias, dice el programa. JABAMIAH del abismo lanzará a sus influenciados a la búsqueda del oro con el mismo ímpetu que el de arriba, pero lo hará a través de la tierra. El individuo será un buscador de oro y lo veremos, como en las películas del Oeste, con su gavilla, su pico y su pala, sin olvidar los revólveres.

Dicen los historiadores que el capitalismo empezó cuando los españoles regresaron de América cargados de oro. Ante la oleada de precioso metal, las estructuras feudales se hundieron y el oro material fue el único valor que movilizó las voluntades. Podemos decir pues que JABAMIAH del abismo es el generador del capitalismo y el responsable de todas las injusticias que el régimen ha traído. El oro material fomenta el ateísmo; se cree en el oro y nada más y aunque se adopten formas religiosas, son meras formas que no influyen en la conducta de los adoradores del oro. Tanto los que reciben las influencias de arriba como los que las reciben de abajo, tienen tendencia a exteriorizar sus ideas, a convertir en doctrina lo que perciben. Los ateos del JABAMIAH de abajo difundirán su ateísmo y sus escritos suscitarán controversias, críticas, disputas entre los que han sido inspirados por la misma fuente.


Tristán Llop y Kabaleb
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

No hay comentarios: