Luna angélica de Acuario

La Luna nueva de Acuario ha tenido lugar el 3/2/2011 a las 3.32 (hora de España) a 13.54 grados de Acuario. Los ángeles regentes serán el 63 Anauel, el físico, que nos a ver las cosas en su conjunto, con una visión más abierta. Y el 26 Haaiah, como ángel emotivo de la lunación, que nos hablará de diplomacia, de sensibilidad, de empatizar con el de enfrente... (sigue)

63.- ANAUEL (Dios infinitamente bueno)

Lo que puede obtenerse de ANAUEL:

1.- Ayuda a comprender los valores del cristianismo, la unidad y el amor.
2.- Protege contra los accidentes.
3- Conserva la salud y cura las enfermedades.
4.- Ayuda en las prácticas comerciales y bancarias.
5.- Protege contra la locura y ayuda a no cometer errores.

ANAUEL es el séptimo del coro de Arcángeles y se ocupa en Hod de los asuntos relacionados con el mismo Hod, sitúa en nuestra morada filosofal 63 la esencia llamada Percepción de la Unidad. ANAUEL es el regente del sendero 8, el de Mercurio/Hod, que es el centro interno que trabaja en la elaboración de nuestro intelecto.

Nos dice la tradición Hermética que el mundo del Pensamiento es el primero en el que reina la Unidad, mientras que en el mundo físico todo aparece separado y en el mundo de los Deseos o mundo cabalístico de Creaciones, los sentimientos también aparecen separados. Cuando se ha superado lo emotivo y la mente domina sobre los sentimientos, empezamos a percibir la Unidad de todo y desaparece el sentimiento de pertenecer a una raza, a una nación: adquirimos la categoría de ciudadanos del universo y habremos escapado para siempre al orgullo de raza que nos obligaba a rendir honores al terruño en que habíamos nacido, con el lema de «el hombre para la tierra ha sido hecho», en lugar de ser la tierra la que ha sido hecha para el hombre. ANAUEL nos libera de la dependencia física y emotiva y nos permite contemplar la arquitectura cósmica con toda su grandeza. Cuando hayamos integrado en nosotros sus esencias, pasaremos a ser ciudadanos del cielo y dejaremos de agitar banderas para siempre jamás.

Mientras vivimos identificados con nuestro Yo Emotivo, desperdiciamos las energías de ANAUEL, que van a parar al abismo para potenciar la figura del genio que promueve la unidad en espacios limitados, dando lugar a todo género de nacionalismos babélicos, dispuestos a defender sus razones con la bomba y el misil. En los días y en las horas de ANAUEL nos será más fácil pasar de lo emotivo a lo razonable y, de esta forma, tener acceso a la comprensión de la dinámica universal, ya que mientras permanezcamos anegados en nuestros sentimientos, atados a la pluralidad, al amor de la tierra, no seremos aptos a la comprensión de lo unitario y no podremos descifrar los grandes enigmas que plantea la Creación.

Este genio sirve para convertir las naciones al Cristianismo y para confundir a los que son sus enemigos, dice el programa que nos ha legado la tradición. En la edición francesa de mi libro sobre el estudio del nombre de los genios, este texto tradicional ha sido tergiversado y dice «convertir las naciones a la espiritualidad, a la Sabiduría». Es preciso establecer aquí la diferencia entre una espiritualidad de raza, de pueblo, y la representada por el Cristianismo, que es la primera religión universal. En las religiones pre-cristianas cada pueblo tenía su Dios y también cada ciudad.

Aquí en Barcelona, desde donde escribo esos textos, se acude a dar las gracias a la Virgen de Montserrat cada vez que el equipo de futbol local gana un trofeo. (Por cierto que esta Virgen resulta poco eficiente en esa tarea). En mi ciudad, Gerona, se venera un santo - San Narciso - que hizo aparecer moscas venenosas que atacaron a las tropas extranjeras. Este tipo de espiritualidad no es cristiana, puesto que Cristo exhortó los hombres a amar al enemigo y si la Virgen de Montserrat fuera cristiana, el FC Barcelona sería siempre el último de la clasificación. Debemos entender pues que ANAUEL convierte las naciones a la religión unitaria, empezando por nuestras naciones internas, formadas por las infinitas tendencias que a cada instante se van formando. Cuando la espiritualidad cristiana, la unitaria, ha penetrado en nosotros, las antiguas creencias se retiran confusas. Cuando esta dinámica no se desarrolla internamente, aparece en la vida exterior como una lucha real del individuo contra los enemigos de la religión unitaria.

Este genio protege contra los accidentes, conserva la salud y cura las enfermedades, dice el programa. Tanto accidentes como enfermedades son generados por la dinámica de los deseos. Cuando los deseos se ven dominados por la razón; es decir, cuando se comprenden las causas que han generado ciertas cosas, ya no es necesario que se cumplan sus efectos naturales. Entonces esa parte del destino ya escrito se borra, lo mismo que se pueden borrar, en un ordenador, los textos escritos en la memoria, con sólo apretar una tecla.

Podemos recurrir pues a ANAUEL para que nos proteja de los posibles accidentes, los nuestros y los de otras personas, y para que nos cure si estamos enfermos. Pero su fuerza curadora consiste en esa superación de las emociones y deseos que nos han llevado a una conducta errónea; es decir, debemos tomar una parte activa en el proceso de curación. ANAUEL es uno de los dioses internos; lo llevamos todos en la morada que le corresponde y lo que nos curará será el descubrimiento de esa realidad y la utilización de su fuerza. Si el sujeto permanece pasivo, por mucho que le recemos a ANAUEL, el resultado será nulo.

ANAUEL domina sobre el comercio, los banqueros, los agentes de negocios y los representantes de comercio. La persona nacida bajo esta influencia tendrá un espíritu sutil e ingenioso; se distinguirá por su industria y su actividad, termina el programa. Mercurio ha sido siempre asociado con la actividad comercial y con todo tipo de negocios. Preside la idea de intercambio en nuestra naturaleza interna. Mercurio/Hod es el que da forma a las ideas generadas por Binah, su patrón en la columna de la izquierda. Esas ideas, convertidas en conceptos claros, al exteriorizarse en una conversación corriente, hacen que nuestro interlocutor cambie de forma de pensar y él a su vez generará cambios al expresar sus propias ideas con las que acaba de recibir. De esta forma, se agitan las emociones y los sentimientos no permanecen anclados en nuestro fondo humano.

Nada es tan perjudicial para la evolución como un sentimiento fijo hacia algo o hacia alguien, porque nos estancamos con una apreciación y vamos así en contra de la ley general que hace que todo el cosmos esté en movimiento. Cuando esa fijación aparece, Mercurio es el encargado de desbaratarla. El servicio mercuriano tiene un valor y el beneficiario de servicio tendrá que abonarlo un día u otro, en una u otra encarnación, interviniendo en la vida del que se lo prestó, positiva o negativamente, según haya sido la intervención precedente. Ese intercambio de palabras o de pensamientos se plasma en el exterior en forma de un comercio, de un intercambio de mercancías, de modo que cuando esa función de intercambiar ideas no se realiza internamente, aparece en nosotros la figura del comerciante y nos pasamos una vida vendiendo patatas o vendiendo tecnología.

Si prestamos muchos servicios y no recibimos nada a cambio, aparecerá en nosotros la figura del banquero, que apunta lo que se nos debe y, en su momento, apuntará los pagos que vamos recibiendo. Es por ello que lo que se recibe gratuitamente, tendrá que pagarse un día con intereses. Nosotros estamos dando gratuitamente estas lecciones y muchos las encajan, porque, como es gratuito, porqué privarse de ello. No saben los pobres a qué se comprometen, ya que en otra vida se encontrarán vinculados a la obra y tendrán que pagar, con intereses, lo que se han negado a pagar ahora. Esto asegura a la Obra una gran prosperidad, dado el elevado número de servicios gratuitos que se efectúan ahora.*

Entendámonos bien, lo que incita al comprador a comprar un producto, es el deseo, pero es Mercurio el que le permite expresarlo de manera que él mismo y los demás lo entiendan. Mercurio le pone la publicidad, el incentivo, fomentando así el intercambio. Si Mercurio y su más genuino representante, ANAUEL, no hubiesen dado al deseo la posibilidad de expresarse, nunca se hubiese llegado a las grandes organizaciones comerciales que existen ahora. Parece un contra-sentido que el genio que nos lleva a la Percepción de la Unidad sea al mismo tiempo el que promueva el comercio y la banca, pero es precisamente ese intercambio interno de valores el que nos lleva a la evidencia de que las ideas es algo que circula por todos los cerebros como si cada uno formara parte de un todo. Cuando todos los cerebros estén unidos por la misma corriente y ésta se imponga a la fuerza irracional del deseo, se habrá dado un gran paso hacia la unidad.

* Hay que tener en cuenta que la ETU se fundó en 1978 y que desde entonces todos sus escritos han sido difundidos de forma gratuita entre los estudiantes, aceptando sólo donativos voluntarios. Ahora lo hacemos a través de la web: http://www.concienciacreativa.com

La contrafigura de ANAUEL:

El genio contrario domina la locura y la prodigalidad; influencia a todos los que se arruinan por su mala conducta, dice el programa. Si el genio de arriba es portador de la suprema razón, el de abajo se manifestará como una suprema locura. No se trata de una locura patológica, sino la locura derivada de la irreflexión y de la situación en la que los deseos secuestran la razón para que actúe a su servicio. Todos los recursos del individuo pasan a la disposición del deseo, y es curioso constatar que la Banca Catalana fue llevada a la ruina, precisamente por haber sido pródigos con las industrias en crisis, derramando sobre ellas un dinero que no pudieron devolver.

26.-HAAIAH, (Dios Oculto)

Lo que puede obtenerse de HAAIAH:

1º.- Ganar un proceso, obtener el favor de los jueces.
2º.- Protección en la búsqueda de la verdad.
3º.- La contemplación de las cosas divinas.
4º.- Éxitos en la política y la diplomacia.
5º.- Protección contra los conspiradores y los traidores.

HAAIAH es el segundo del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con Binah; sitúa en nuestra Morada 26 la esencia llamada Ciencia Política. Los individuos influenciados por este genio serán los grandes conductores de la sociedad y su poder irá acompañado de la justicia, de la sujeción a las leyes instituidas por Binah-Jehová y administradas por Saturno.

A menudo, los políticos suelen decir que aceptan sus cargos por deber, para prestar un servicio a la sociedad, pero en no pocas ocasiones actúan espoleados por sus ambiciones. Esto no sucederá con el hombre de HAAIAH, siempre que actúe desde su trono de arriba y no desperdicie las esencias del genio. Las actitudes políticas de este hombre serán científicas, en el sentido de que estarán de acuerdo con la ciencia divina. Cuando la política de desarrolle de acuerdo con las pautas trascendentes, se elegirán los días y las horas de HAAIAH para tomar las grandes decisiones, y cuando se busquen líderes políticos, se recurrirá a los hombres nacidos con una fuerte influencia de este genio en sus temas. Si nos consulta alguien con estas características, no dudemos en aconsejarle que se dedique a la política. En su primer escenario (de 25 a 26 de Aries), HAAIAH despertará una vocación por la política; en el segundo, esa vocación arraigará, pero tal vez no llegue a manifestarse de forma aparente; en el tercero, el individuo iniciará el ejercicio de la política y en el cuarto será le gran político, con un gran historial de realizaciones. Antes de que esta fuerza emerja en el exterior, la ciencia política se desarrollará por dentro, haciendo que todos los órganos funcionen de acuerdo con la ley, de modo que HAAIAH será indirectamente portador de buena salud.

Este genio sirve para ganar un proceso y para conseguir el favor de los jueces, dice el programa. Se da por supuesto que se trata de un proceso en el que la persona defiende la parte justa. Si su dinámica interna se desarrolla de acuerdo con los criterios de lo justo, lo mismo sucederá en el exterior y cuando alguien intente injustamente perjudicar a este individuo, tropezará con lo justo y sus propósitos se verán arruinados.

HAAIAH protege a todas las personas que buscan la verdad; lleva a los hombres a la contemplación de las cosas divinas, dice el programa. Produce su descubrimiento por la vía racional, no como el genio anterior, que la daba por revelación. Quienes han realizado el esfuerzo primordial de la búsqueda de la verdad son ayudados por HAAIAH, el cual conduce su razonamiento por canales verdaderos y el individuo accede a la contemplación de lo divino a través de la lógica y de la razón. De esa forma, será capaz de percibir la dinámica de los mundos de arriba y de establecer las correspondientes analogías con el mundo de abajo. El pensamiento divino aparece en este individuo de forma poderosa y está en condiciones de instituir en los mecanismos sociales la dinámica del Mundo del Pensamiento.

HAAIAH domina la política, los diplomáticos, los plenipotenciarios, los embajadores, los tratados de paz y de comercio y todas las convenciones en general; influencia sobre los correos, los despachos, los agentes y las expediciones secretas, dice el programa. Todos estos personajes, antes de aparecer en el mundo externo, han estado trabajando en nuestro interior. ¿Qué es la política interna? La entenderemos mejor si definimos la política mundana, que no es otra cosa que el arte de armonizar la vida social, de manera que la convivencia sea posible. Vemos que en un país cualquiera, los distintos ministerios están dotados de un presupuesto más o menos importante según las necesidades del sector; vemos que los pobres son cada vez mejor atendidos y que los ricos pagan cada vez más contribución la cual, en algunos países como los nórdicos es ya tan igualitaria que casi ha desaparecido la figura del hombre rico. La organización política se ocupa de la cultura, de la ciencia, otorga subsidios a las iglesias e intenta que la vida se desarrolle con el menor número posible de problemas. Si no lo logra, es debido, en parte, a que las aspiraciones de la sociedad son cada vez más elevadas y nadie se contenta con lo que tiene.

En nuestro mundo interno, el impulso llamado «hombre político» despliega la misma actividad, de cara a la armonización de las tendencias que emanan de nuestros cuerpos del pensamiento y de deseos. Por lo general, los deseos son los que forman gobierno interno, ya que gozan de un poder mayor que el de la mente, más joven y menos organizada. Los impulsos mentales se encuentran pues en la oposición. Cuando el hombre político no ha surgido en nosotros, impera la ley del más fuerte y las distintas tendencias se manifiestan a medida que aparecen, sin que ninguna fuerza regule su intensidad. Si aparece una tendencia apasionada que nos impulsa a dar muerte al que nos incordia, a veces la ejecutamos, sin más.

Cuando el hombre político aparece en nosotros, regula la manifestación de las tendencias, las somete a la ley y las excesivas, las violentas ya no pueden manifestarse de forma salvaje, sino que se expresan dentro de un orden de valores. Ese hombre político interno nace de la necesidad de armonizar nuestra vida. Cuando somos víctimas de forma repetida de los excesos de nuestros impulsos pasionales que arruinan nuestra salud, destruyen la convivencia y nos marginan del resto de los humanos, entonces aparece ese impulso de orden superior llamado HAAIAH que se encarga de dar a cada tendencia lo que en justicia le corresponde. Cuando ese hombre político haya conseguido armonizarnos por dentro, estará en condiciones de hacerlo en el exterior. Si nuestro mundo fuera un mundo ordenado, que actúa según la ley del Yod-He-Vav-He, todos los individuos que ejercen la política habrían pasado por esa fase de preparación interior y llevarían a cabo su cometido a la perfección. Pero a menudo, como decíamos, los políticos actúan movidos por la ambición, por el afán de poder y de gloria.

Al igual que el político, existe en nuestro interior la figura del diplomático, del plenipotenciario, del embajador, de los agentes que firman tratados y que realizan expediciones secretas que exigen la máxima discreción para poder ser llevadas a buen término. Hay que entender que a medida que evolucionamos, nuestras fuerzas internas se organizan; es decir, las organizamos nosotros, puesto que existe una organización cósmica y siendo miniaturas del universo, el impulso hacia la organización es algo que tarde o temprano debe nacer en nosotros.

Surge pues en nuestro fuero interno una voz que grita «¡Basta!» al desorden, a la anarquía, al hecho de dejar que los impulsos campen por sus anchas a medida que surgen. Y entonces esos impulsos que tienden al orden empiezan a someter a las tendencias incontroladas. Lo primero será convencerlas de que deben moderarse, de ello se ocupará el diplomático interno, que hablará con ellas y ejercerá su habilidad. Si no se someten, aparecerán los plenipotenciarios, ostentando poderes para imponer el orden a los rebeldes. Y así irán surgiendo todos los demás personajes ya que en nuestra geografía interna hay países, como los hay en el exterior; países que a veces están en guerra y deben firmar tratados de paz. La contemplación de las cosas divinas facilitada por HAAIAH permite a nuestros políticos internos, embajadores y demás hacer las cosas de acuerdo con ese orden que están contemplando.

La contrafigura de HAAIAH:

El genio contrario domina los traidores, los ambiciosos y los conspiradores, dice el programa. La ambición aparece cuando el individuo ha sido incapaz de organizarse internamente de acuerdo con los parámetros divinos. El que no acierta a regirse a sí mismo, a moderar sus impulsos excesivos, sus pasiones, celos y envidias; el que es infiel a los principios, a sus semejantes, en el ámbito familiar, que es el primero que encontramos cuando se inicia la exteriorización de una tendencia, mal puede gobernar a los demás. Espoleado por su ambición, se saltará las etapas del Yod-He-Vav-He y se lanzará a gobernar, pase lo que pase. Como no estará en su tiempo natural, sino al contrario, actuando en pleno desorden, tendrá que conspirar, hacerse traidor, para vencer los obstáculos naturales que encontrará. Irá aprendiendo de esta forma a calibrar los inconvenientes de una acción desordenada y acabará experimentando la necesidad de proceder según el orden divino, aunque por la vía traumática. La activación de la vertiente negativa de HAAIAH limitará las posibilidades de llegar a ostentar un cargo público o los inclinará a la corrupción.

Kabaleb y Tristán Llop, Coach
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

No hay comentarios: