Luna nueva angélica de Leo

La Luna nueva cae a 17:25 grados de Leo y se activa a las 5.08 a.m. (hora española). Será un buen momento para volver a sentirnos orgullosos de lo que somos y de lo que hacemos, para sacar lo mejor que hay en nosotros mismos...

Lo ángeles que iluminarán esta lunación son Seheiah (28), como físico y Manakel (66) como emotivo. El primero nos ayudará a vivir de una forma equilibrada y feliz y nos protege de los rigores de nuestro destino (muy útil en estos tiempos). El segundo nos ayudará a comprender la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal en nuestra vida.

A continuación encontraréis el programa profundo de estos dos ángeles escrito por Kabaleb.

28.-SEHEIAH (Dios que cura a los enfermos)

Lo que puede obtenerse de SEHEIAH:

1º.- Protección contra incendios (cólera, abusos) y ruina de los edificios.
2º.- Protege contra las caídas, accidentes y catástrofes.
3º.- Longevidad: vivir mucho tiempo de forma equilibrada y feliz.
4º.- Prudencia, buen juicio y circunspección.
5º.- Protege contra los rigores del propio destino.

SEHEIAH es el cuarto del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con Gueburah; sitúa en nuestra morada nº 28 la esencia llamada Longevidad, que nos permite llegar al final de nuestro ciclo de vida en buenas condiciones físicas. Este ciclo es de 84 años para los hombres y 72 para las mujeres. Pero estos ciclos, que son los naturales, se ven alterados por la actuación del ser humano y a una vida que termina antes de alcanzar el final de su ciclo, le corresponde otra vida (en una próxima encarnación) en la que el ciclo se ve sobrepasado. SEHEIAH actúa en el mundo de las emociones, regulándolas. Cuando son negativas, siempre son el primer factor causante de muerte ya que el principio de la vida, que es Fuego/luz, no puede circular cuando las emociones negativas se concentran en el individuo, cubriéndolo con sus sombras. Aparece entonces la mala circulación, la paralización de las extremidades y posteriormente, de todo el organismo. SEHEIAH desatasca y gracias a su acción la luz penetra en las tinieblas internas y todo vuelve a funcionar correctamente.

Este genio es el sanador por excelencia del Zodíaco y las personas nacidas bajo su influencia serán los mejores curanderos del mundo, si es que son sensibles a sus impulsos. Si en un momento dado necesitamos la asistencia de un curandero, conviene que levantemos su tema astral para comprobar si tiene activados los puntos de SEHEIAH. Y para proceder a nuestra propia curación, utilizaremos las horas y días del genio, sobre todo los días en que el Sol transite sobre su tercer y cuarto escenario, o sea los puntos Vav y 2º He. Las personas nacidas en sus puntos de dominio respecto a nuestro Sol serán nuestros curanderos naturales y puede que su sola compañía sea suficiente para restablecernos en caso de malestar o enfermedad. Sin embrago, habida cuenta de que la enfermedad siempre es provocada por una dinámica de comportamiento errónea, el restablecimiento será provisional si esta dinámica no cambia y la enfermedad reaparecerá una y otra vez mientras no expulsemos de nuestro organismo a los portadores de sombras.

Este genio sirve contra la parálisis y el trueno, dice el programa. La parálisis aparece cuando las huestes del abismo ocupan nuestros espacios en permanencia y esto ocurre solamente cuando hay por nuestra parte una demanda constante de sus servicios, ya que las fuerzas de abajo no pueden permanecer en nosotros de manera estable. No hay en nuestro fuero interno moradas para ellos y esa ocupación sólo es posible, repitámoslo, cuando existe por nuestra parte una voluntad permanentemente renovada de mantenerlos. La intervención de SEHEIAH los obliga a huir. En cuanto al trueno, Júpiter es quien lo maneja, en la Mitología fulminaba a ciertos mortales con un rayo. Los individuos que escapan al control jupiteriano, aquellos cuyos deseos son excesivos y sobre los que han fallado todos los intentos de volverlos a su cauce, son fulminados por Júpiter, pueden ser víctimas de un rayo o de una enfermedad derivada de un Júpiter negativo, por ejemplo del hígado. SEHEIAH restablece el buen funcionamiento de los órganos regidos por Júpiter.

SEHEIAH protege contra los incendios, las ruinas de los edificios, las caídas, las enfermedades; domina la salud y la longevidad, dice le programa. Júpiter-Hesed, siendo el primer Séfira del Mundo de Creaciones o de los sentimientos, trabaja en el Agua, aunque parte de su naturaleza es de Fuego, por ser el 2º He del Mundo de Emanaciones. Gueburah (ya que este genio se ocupa en Hesed de los asuntos de Gueburah) se encuentra situado en el corazón del Agua, podríamos decir, siendo el He del Mundo de Creaciones. Por consiguiente, este genio es portador de Agua en alto grado. Internamente, los incendios se producen cuando hay una acumulación de Fuego en estado puro y no encuentra cauces naturales para expresarse. El Fuego nace en Kether-Aries como una voluntad y ésta debe circular en dirección al mundo físico, para tomar forma. Si no lo hace, si el individuo acumula en sí voluntades, intenciones, una tras otra sin llegar a materializarlas, las voluntades acaban generando un tal calor interno que la persona literalmente se quema, tiene la sensación de asfixiarse, de tener dentro un ardor que la llevará a buscar algo con que aplacarlo: quizá alcohol, droga, tabaco, sexo, etc.. SEHEIAH aporta el agua necesaria para apagar ese incendio. Los nacidos bajo signos de Fuego, y principalmente Aries y con acumulación de planetas en el signo, son los más propensos a este tipo de incendios.

Los incendios externos de bosques, edificios etc. obedecen a las mismas causas, pero en el plano colectivo. Cuando una sociedad determinada no utiliza la fuerza de la voluntad para generar vida a su alrededor, bien sea vida humana o vida social, acaba siendo víctima de un incendio. Claro que hay otras causas, como es la utilización de la voluntad perversa, la que viene de abajo y que los hombres se ven obligados a consumir cuando apelan a ella. Si de golpe se detienen, si quieren poner fin a la relación con el espíritu de abajo, éste puede seguir bombeando energía y generar incendios a su alrededor para poder seguir manteniendo su hegemonía. Ha ocurrido a veces que se han encontrado a ciertas personas en las proximidades de un incendio, y luego las vuelven a encontrar en las inmediaciones de otro, lo cual acaba designándolas como presuntos culpables de haberlo provocado, aunque luego se comprueba que no lo eran. Pero en realidad sí lo han provocado, no encendiendo una cerilla, sino con su sola presencia; son portadores natos de incendios y éstos se producen allí donde están. Se ha dicho que los incendios acabarán convirtiendo la tierra en un desierto, pero el fenómeno se produce antes en el interior. También los individuos que sufren incendios internos acaban convirtiendo su vida en un desierto, sin amigos, sin relaciones, sin afectos, sobreviven en su tórrida realidad interna, habiéndolo quemado todo a su alrededor.

SEHEIAH protege contra la ruina de los edificios. Debemos entender que se trata ante todo de nuestro edificio humano, que cae en ruinas cuando hemos vulnerado las leyes cósmicas, cuando nos dejamos llevar por nuestros bajos instintos. Las ruinas exteriores son la proyección, la cristalización de nuestra ruina interna y el genio, al expulsar de nosotros a las fuerzas subterráneas, nos ayudará a edificar en terreno firme y a eliminar, en el interior y en el exterior, el estado de ruina. SEHEIAH protege contra las caídas y enfermedades, restablece las armonías vulneradas y todo vuelve a funcionar.

La persona nacida bajo su influencia tendrá mucho juicio y actuará con prudencia y circunspección, termina el programa. Hay un juicio que nos viene por la vía de las experiencias y otro que llega por la vía de la inspiración. Este último es el que SEHEIAH se ocupa de aportarnos, es el juicio inspirado que nos permite acertar. Tener juicio significa contemplar un caso determinado desde todas las perspectivas posibles. Cuando actuamos en este sentido, somos prudentes y circunspectos porque los hechos no son nunca como aparecen a primera vista. En cualquier asunto, siempre existen puntos oscuros que no percibimos, y éstos sólo aparecen cuando se le arroja al asunto mucho juicio.

La contrafigura de SEHEIAH:

El genio contrario domina sobre las catástrofes, los accidentes y causa apoplejía, influencia las personas que nunca reflexionan antes de obrar, dice le programa. La contrafigura de SEHEIAH es productora de catástrofes, accidentes y enfermedades, del mismo modo que su contrapartida positiva se ocupa de evitar todos estos escollos. Las personas nacidas bajo la influencia del genio, si no cultivan las cualidades positivas, acabarán manifestando las negativas y serán portadoras de catástrofes, de caídas, de ruina y convendrá mantenerse alejado de ellas.

66.- MANAKEL (Dios que secunda y mantiene todas las cosas)

Lo que puede obtenerse de MANAKEL:

1.- Calmar la cólera de Dios.
2.- Liberarse de los sentimientos de culpabilidad.
3.- Poder conciliar el sueño.
4.- Conseguir la amistad y la bondad de gentes de bien.
5.- Protege contra las malas cualidades físicas y morales.

MANAKEL es el segundo del coro de Angeles y se ocupa en Yesod de los asuntos relacionados con Binah; sitúa en nuestra morada filosofal nº 66, la esencia llamada Conocimiento del Bien y del Mal. Al hablar del primero de los Angeles de Yesod (el anterior), decíamos que los séfiras, en el momento de dar vida material a una experiencia elaborada por dentro, le conceden un don. El don de Hochmah-Urano se llama Sabiduría. El don de Binah/Saturno se llama conocimiento del Bien y del Mal. Los dones de los séfiras nos vienen de nacimiento, de modo que hay en nosotros ocho moradas que reciben esencias de los ocho Séfiras de oficio, sin necesidad de pedirlas. ¿Qué significa conocer el Bien y el Mal?

Cada séfira es un centro de datos. En el comienzo de la Creación, los séfiras sólo contenían unos principios que el Dios Creador les había inoculado, de acuerdo con la sabiduría acumulada en el anterior Día de Manifestación (Kabaleb se refiere aquí al Tercer Día de la Creación). Ahora se trataba de explorar y colonizar un espacio sideral vacío, un espacio virgen, en el que no había existido jamás la vida, y nuestro Yo Divino se fabricó cuerpos para esa exploración y esos cuerpos fueron trayéndole nuevas experiencias con las que incrementar su saber. De esas experiencias, absorbió las positivas y desechó las negativas, acumulando de esta forma datos sobre lo que daba buenos y malos resultados. Lo que resultaba positivo era el Bien y lo que resultaba negativo era el Mal. No se trata de valoraciones de orden moral, tema en el que hemos venido insistiendo a los largo de la Enseñanza, sino de resultados concretos. Pongamos un ejemplo práctico: En el interior del cuerpo humano existen unos «obreros» que trabajan en los átomos de los distintos órganos, asegurando su buen funcionamiento, pero hay ciertas sustancias con las que no han aprendido a trabajar porque no forman parte de los elementos positivos que ellos conocen. Cuando un individuo ingiere de forma reiterativa tales sustancias, como el alcohol, el tabaco, las drogas u otros productos fermentados o que producen fermentación, puede ocurrir que los «obreros» angélicos se retiren y dejen la parte del cuerpo implicada en ese consumo sin asistencia. La ausencia de esos «obreros de mantenimiento» puede llegar a provocar el derrumbamiento de la estructura física, lo cual lleva a la muerte a corto o largo plazo. Cuando los obreros de arriba se retiran, aparecen los depredadores, o sea, los llamados luciferes que empujarán el cuerpo hacia su destrucción. Como sea que este proceso no podía ser entendido por el ser humano, en lugar de referirle esa verdad, se le dijo que el alcohol o las drogas eran malos y él lo entendió como si fuera un principio de orden moral y se lo saltó a la torera.

Lo que nos otorga MANAKEL es la capacidad de reconocer lo positivo y lo negativo antes de iniciar una experiencia determinada. Ya hemos visto cómo el ser humano se deja llevar por impulsos procedentes del abismo. Cuando esos impulsos triunfan en nosotros y realizamos algo que acabará destruyéndose o destruyéndonos, suena en nosotros una voz que nos advierte: «cuidado, vas por mal camino». Pero solemos hacer caso omiso a esa voz y continuamos en el error porque en él encontramos una mayor satisfacción. Cuando la catástrofe sobreviene, decimos ingenuamente que no sabíamos que aquello era malo, pero sí lo sabíamos, sólo que preferíamos hacer como si lo ignoráramos. En todo caso, si andamos tan extraviados, tan despistados, que no somos capaces de distinguir entre el Bien y el Mal, conviene que acudamos a MANAKEL, en sus días y en sus horas, o busquemos a uno de sus representantes (es decir una persona cuyo Sol de nacimiento se ubique en los grados regidos por este genio) en la tierra para que nos informe.

Este genio sirve para calmar la cólera de Dios y para curar el mal caduco, dice el programa. La cólera de Dios es la que se expresa a través de sus fuerzas caídas en el abismo. En ellas todo aparece al revés y su Bondad nos viene desde el abismo como una cólera, como una furia y su Fuego Creador se convierte en fuego de quema. Pero cuando aparece en nosotros el Conocimiento del Bien y del Mal y cuando nos disponemos a obrar de acuerdo con ese conocimiento, la cólera de Dios se calma y las enfermedades debidas al desgaste de los tejidos, a raíz del abandono de los obreros angélicos, se ven curadas porque los obreros vuelven a reconstruir nuestro templo. Acudamos pues a MANAKEL para liberarnos de las fuerzas subterráneas que conducen a la destrucción de nuestro organismo.

Domina sobre la vegetación y los animales acuáticos, e influencia sobre el sueño y los sueños, sigue diciendo el programa. Hay en nosotros una flora y una fauna; una naturaleza vegetal, formada quizá por lirios y amapolas, o por cardos y espinas, según que nuestra Tierra Humana propicie lo uno o lo otro. Si repasamos los trabajos en los distintos Días de la Creación, vemos que en el Primero se plantó el germen del ser humano; en el Segundo el germen de los animales actuales y en el Tercero el germen de los actuales vegetales. Al mismo tiempo, en el Primer Día se construyó la Personalidad Divina; en el Segundo, el Yo Emotivo y en el Tercero el Yo Mental. Por consiguiente existe una relación entre el reino animal y nuestros deseos, y entre el reino vegetal y nuestros pensamientos. Si nuestra flora interna está compuesta por bellas flores y árboles frutales, ello significará que nuestros pensamientos son armoniosos, bellos y útiles. En cambio, si nuestro paisaje interno está lleno de ortigas, de arbustos espinosos y sin fruto, significará que nuestras ideas son agresivas, salvajes, estériles. La composición del paisaje en que vivimos nos dará una idea de la calidad de nuestra flora interna, de modo que un cambio de ideas nos llevará a un cambio de domicilio.

En cuanto a los animales que viven en nuestras aguas, corresponden a los luciferes que actúan en nuestra naturaleza emotiva. MANAKEL, como hemos visto, hace que nuestras aguas queden limpias de tales animales al inducirnos a actuar al unísono con la ley cósmica.

La persona nacida bajo esta influencia, reunirá todas las bellas cualidades de cuerpo y de alma, conseguirá la amistad y la benevolencia de todas las gentes de bien, por su amabilidad y la dulzura de su carácter, concluye el programa. La bella cualidad de cuerpo se consigue cuando los obreros internos están todos en activo, sin huelgas, sin plantes, y las buenas cualidades de alma se obtienen cuando los impulsos internos proceden de arriba y no de abajo. Si nuestra naturaleza obedece a lo superior, la ley de afinidades nos pondrá en contacto con las gentes de bien, que nos ayudarán y a las que ayudaremos a realizar nuestros mutuos programas. La dulzura de carácter aparece cuando no hay contradicciones en los impulsos internos y cuando pensamientos y sentimientos avanzan en una misma dirección, bajo las órdenes de nuestra divinidad interna.

La contrafigura de MANAKEL:

El genio contrario influye sobre todas las malas cualidades físicas y morales, dice el programa. En el abismo, la noción de normas desaparece y la única norma que subsiste es la del goce material: lo que produce un goce es bueno y lo que causa dolor es malo. Buscando el placer y matando el dolor, que es una advertencia de la naturaleza sobre algo que no funciona como es debido, el individuo que recibe energías del MANAKEL de abajo, no tarda en paralizar la actuación de los obreros internos con la correspondiente pérdida de la salud. Desorientado, sin normas, negando la existencia de esas mismas normas, navega en un mundo sin principios, sin valores, buscando goces, dinero, consideración social, hará amistad con los gente malévola, su carácter se agriará, hasta que, al iniciar algo, vuelva a recibir el regalo de MANAKEL del Conocimiento del Bien y del Mal y pueda aplicar la norma a sus actuaciones anteriores y acceder a un comportamiento adecuado. Resaltemos, de paso, el valor de la iniciativa, puesto que al comenzar algo, al iniciar una obra, al tener un hijo, todo el proceso creativo vuelve a su comienzo y recibimos los regalos de los nueve Séfiras y tenemos la oportunidad de cambiar radicalmente la orientación de nuestra vida.

Kabaleb y Trsitán Llop
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/

4 comentarios:

LorenaLore dijo...

Hola Tristán muy buen día!!
me gustó mucho tú publicación y de todo lo que nos muetsras y enseñas quiero destacar el último párrafo:
..."Resaltemos, de paso, el valor de la iniciativa, puesto que al comenzar algo, al iniciar una obra, al tener un hijo, todo el proceso creativo vuelve a su comienzo y recibimos los regalos de los nueve Séfiras y tenemos la oportunidad de cambiar radicalmente la orientación de nuestra vida.
"... viva la creatividad!!!!
bendiciones y que tengas y que todos tengan un lindo día desde sus corazones

LorenaLore dijo...

Hola Tristán muy buen día!!
me gustó mucho tú publicación y de todo lo que nos muetsras y enseñas quiero destacar el último párrafo:
..."Resaltemos, de paso, el valor de la iniciativa, puesto que al comenzar algo, al iniciar una obra, al tener un hijo, todo el proceso creativo vuelve a su comienzo y recibimos los regalos de los nueve Séfiras y tenemos la oportunidad de cambiar radicalmente la orientación de nuestra vida.
"... viva la creatividad!!!!
bendiciones y que tengas y que todos tengan un lindo día desde sus corazones

ana dijo...

FANTASTICOOOO!!!
ME HA ENCANTADO , Y ES SÚPER VALIOSA LA INFORMACIÓN QUE NOS DAS : GRACIAS TRISTAN! VERDAD QUE HAY UN LIBRO DONDE SE RECOJEN TODOS LOS ANGELES CON SU PROGRAMA PROFUNDO , ESCRITO POR ÉL?. UN FUERTE ABRAZO, ANA.

Tristán Llop dijo...

El libro se llama Los dioses Internos y está disponible en versión ebook.