Luna nueva de Capricornio (segunda parte)

Continúo con la explicación de la Luna nueva de Capricornio, que he partido en dos partes.

Otra curiosidad en la carta astral de la Luna nueva es que se producen 8 conjunciones. Una conjunción es un aspecto que indica que dos planetas se encuentran en el mismo grado (o muy cerca). La conjunción se interpreta como el inicio de un nuevo trabajo, puesto que es el primer aspecto en el encuentro entre dos planetas…

Se nos presenta un periodo en el que debemos poner en marcha nuevos proyectos, iniciar actividades que nos ayuden a comprendernos mejor, a ser más felices, a exteriorizar nuestras facultades, nuestros dones.

Dado que en esta lunación sólo se producen buenos aspectos (salvo 4 semicuadraturas, que son menores y una oposición, que será buena o mala según hayamos cosechado), significa que los cambios a realizar resultarán fáciles, que encontraremos alas herramientas adecuadas para reorientar nuestra vida. Pero también quiere decir que al venir las cosas de forma sencilla, tendremos que realizar un esfuerzo para orientarnos hacia el camino del cambio, porque tendremos la impresión de que todo va como debe ir. En el caso de que seamos felices, estupendo, pero si pasamos por un mal momento o por una crisis, esta parsimonia podría representar una aceptación de que nada puede hacerse para cambiar la realidad, lo cual será falso y nos deprimirá.

En la parte angélica, los ángeles activos en esta lunación serán el 56 (físico) y el 61 (emotivo). El primero nos da la posibilidad de conseguirlo todo y el segundo nos ayudará a encontrar las afinidades en todo lo que nos rodea.

56.-POYEL (Dios que sostiene el universo)

Lo que puede obtenerse de POYEL:

1.- Cualquier cosa que se le pida.
2.- Renombre, fortuna, saber filosófico y espiritual.
3.- Poder expresarse correctamente.
4.- Otorga un humor agradable, modestia y moderación.
5.- Protege contra el deseo de elevarse presuntuosamente sobre los demás.

POYEL es el octavo y último del coro de Principados, y se ocupa en Netzah de los asuntos relacionados con Yesod; sitúa en nuestra morada filosofal nº56 la esencia llamada Sostén, Fortuna, Talento, Modestia.

Son numerosos los dones que la tradición atribuye a POYEL, y es curioso constatar que su cuarto escenario de actuación corresponde al día de cobro de los premios de la lotería de Navidad, en la que se reparten miles de millones. Si Netzah representa ese fantástico número 7, al que tanta suerte se le atribuye; si es el séfira que rige el trígono, al que los astrólogos atribuyen todo tipo de triunfos, es natural que al volcarse Netzah sobre Yesod/Luna, encargada de dar forma a nuestras realidades humanas, engendre en ella todos los bienes que la divinidad nos envía a título de regalo.

Los puntos dominados por POYEL serán pues aquellos a través de los cuales recibimos los bienes que nos envía la providencia, y los hombres regidos por este genio serán hombres/regalo, providenciales, portadores de fortuna, de renombre, de salud y de vida para aquellos que se cruzan en su camino.

Es natural que todo el mundo quiera cargar con las esencias de POYEL, por lo que no es de extrañar que sus enviados trabajen sin cesar durante todo el año, pero siendo el último del coro de Principados, POYEL también se manifiesta al final de un ciclo, es decir, en el estadio llamado cabalísticamente 2º He y que, en términos convencionales se entiende como período de los frutos. Del mismo modo que para ganar en la lotería es preciso haber adquirido un billete, también para recibir la fortuna, el talento y todo lo demás, es preciso haber pasado por un lento aprendizaje y por una entrega sin límites de todos nuestros valores humanos. Es entonces y sólo entonces que las esencias de POYEL actúan y nos vemos sostenidos por todas las fuerzas cósmicas y vienen a nosotros la fortuna, el talento, el renombre y la modestia, atributos de las almas grandes que han superado el orgullo, la soberbia, la necesidad de demostrar que son algo más que aquello que es fruto natural de su forma de ser.

Este genio domina el renombre, la fortuna y la filosofía, dice el programa. Ya nos hemos referido a estos particulares. Netzah es un especialista en imagen, por ser el 2º He del Mundo de Creaciones, que es precisamente el mundo de la imagen y a través de POYEL introduce con fuerza en Yesod, cuya función es la de formar imágenes, los dones divinos que en su seno alberga, de modo que estos aparezcan encarnados en la persona de manera clamorosa. El que está preparado para recibir su suntuoso regalo, no será renombrado a medias o poseerá una fortuna a medias, sino que lo será con largueza y lo mismo sucederá con la filosofía. Su pensamiento será claro, se expresará a través de imágenes poderosas que todo el mundo comprenderá; no será filósofo de universidad, al alcance de gentes con mente complicada, sino el filósofo del pueblo y sus ideas/imagen serán comprensibles para todos.

La persona nacida bajo esta influencia será estimada por todo el mundo, por su modestia, su moderación y su humor agradable, y no deberá su fortuna más que a su talento y a su conducta, termina el programa. Conseguir la estimación de todos es quizá lo más elevado a que se pueda aspirar. Esa estimación no estará al alcance de los ambiciosos, porque se situarán en puestos de poder y serán envidiados por ello, o bien se los odiará por los atropellos a los que el poder va unido; lo mismo sucederá con los hombres colmados por la fortuna que alardean de ella con sus derroches. Para ser estimados de todos y tener al mismo tiempo renombre y fortuna, será preciso poseer esa modestia de que habla el programa en alto grado. La modestia nos aparta del alarde, de los puestos de mando, de las primeras filas en los actos públicos. La modestia nos lleva a ser el último, de modo que es una virtud eminentemente crística. Ser modesto no significa ocultar los valores que la providencia nos ha dado, sino que, aún mostrándolos, son tan naturales que nadie se asombra de que los poseamos, ni nadie nos envidia por ellos porque la vida que llevamos es la de todos. La modestia eleva al otro, al que se nos acerca, el cual sale del encuentro dignificado, enaltecido.

La moderación suele ser compañera inseparable de la modestia. La moderación nos lleva a comportarnos, física, emotiva y mentalmente, de manera que el otro no se vea excluido de lo que hacemos o decimos. Hay personas que son tan inmoderadas al emitir los más pequeños juicios, que contradecirlas casi equivale a insultarlas, de modo que nos abstenemos de presentar ante ellas nuestros propios juicios por temor a herirlas, y así se quedan con su verdad y nosotros con la nuestra. Lo mismo ocurre al manifestar lo que sienten: lo sienten con tanta fuerza exclusiva, que nos colocan de inmediato en la mazmorra del error, y no hay forma de razonar porque estamos condenados a no tener razón antes de que abramos la boca. A esas personas les falta moderación y a veces sus íntimos se apartan de su lado sin decir porque, y es, simplemente, porque su inmoderado afán de protagonismo, consciente o inconscientemente, hace que no haya sitio para los demás. POYEL enseña moderación, una de las más raras virtudes porque se define mal, no tiene contornos precisos y, a veces, decimos de una persona que es moderada cuando en realidad lo que hace es inhibirse, no ser ni fría ni caliente. En eso no consiste la moderación, que es el arte de hacer, de sentir y de pensar de tal forma que el interlocutor se sienta en perfecta libertad de hacer, sentir o pensar de forma diferente, sin que por ello tenga la sensación de que nos agravia.

El humor agradable es la tercera parte del tríptico. El buen humor disipa las inquietudes, le quita hierro al drama y lleva a percibir la solución de los más intrincados problemas. El humor procede de Júpiter/Hesed y Venus es hija suya, una de las Venus, ya que la otra es hija de Urano, lo cual significa que en Netzah se encuentran interiorizadas las virtudes de su padre y, por consiguiente, es portador de humor, formado a partes iguales de esperanza y de optimismo.

Por todo ello, los puntos de dominio de POYEL serán lugares privilegiados del zodíaco, en los que el mal puede transmutarse en bien. Cuando una nueva Luna cae sobre esos puntos o cuando son transitados por planetas lentos, se inicia todo un período que llevará la marca de POYEL.

61.- UMABEL (Dios por encima de todas las cosas)

Lo que puede obtenerse de UMABEL:

1.- La amistad de una persona.
2.- Aprendizaje fácil de la astrología y las ciencias físicas.
3.- Consuelo en las penas de amor.
4.- Que los viajes sean agradables y provechosos.
5.- Protege contra el libertinaje y las pasiones contrarias a la naturaleza.

UMABEL es el quinto del coro de Arcángeles y se ocupa en Hod de los asuntos relacionados con Tiphereth; sitúa en nuestra morada nº61 la esencia llamada Afinidad, Amistad, Analogía. UMABEL es el gran especialista en la búsqueda de todo lo que se parece en los diversos reinos de la naturaleza, tanto en los mundos de arriba como el en de abajo.

La persona que acumule sus esencias desentrañará con facilidad los secretos de los minerales, plantas, animales y del hombre. Ello le dará una aptitud para la confección de talismanes, ya que sabrá detectar la afinidad entre los metales y las necesidades de las personas. Por el conocimiento de la afinidad de las plantas curativas con las diversas enfermedades, será hábil en la práctica de la fitoterapia o curación por las plantas. Conocerá la relación de los animales con las fuerzas naturales y la influencia que puedan ejercer en el hombre y sabrá detectar las afinidades entre los hombres en vistas a la realización de un proyecto determinado.

Lo mismo sucederá en lo metafísico: descubrirá el secreto de la naturaleza de los planetas y de las distintas jerarquías que actúan en los planos invisibles y sabrá las que están en afinidad entre sí y las que no lo están. De él puede salir la revelación del orden cósmico, llevando las conciencias a la comprensión de como los impulsos cósmicos producen determinados efectos en el mundo material.

Afinidad y Amistad son una misma cosa. Las personas que están en afinidad acaban encontrándose y se hacen amigas. A veces, esa Afinidad/Amistad es parcial y se reduce a determinadas aficiones, como pueden ser el futbol, el cine, el ajedrez. Otras veces la Afinidad/Amistad cubre todas las actividades de la vida y entonces aparece la figura del gran amigo. UMABEL se ocupa de buscar las personas que han de desempeñar los papeles de amigo o grandes amigos. En sus días y en sus horas, si arrojamos las esencias de UMABEL sobre la sociedad, si nos lanzamos a la búsqueda de personas en afinidad con nosotros, tendremos una buena cosecha de amigos, sobre todo en los 3º, 4º y 5º escenario de sus actuaciones zodiacales.

UMABEL es el gran maestro de las analogías, que es la Afinidad/Amistad a nivel filosófico. La ciencia de las analogías nos dice que para que algo sea verdad en un dominio determinado, tiene que serlo también en otro cualquiera. Podemos aplicarlas al ámbito de la construcción, en la que se utilizan en todos los niveles los tornillos, elemento masculino y las roscas, elemento femenino. Si se suprimen las roscas que ajustan los tornillos y permiten ensamblarse dos elementos, la construcción no podrá llevarse a cabo. Allí donde hay un tornillo, tiene que haber el correspondiente elemento femenino para que la estructura aguante y esto puede aplicarse a la fabricación de muebles, en la electricidad, en el dominio natural, donde es necesario que una semilla (elemento positivo) tenga su correspondiente porción de tierra (elemento negativo) para germinar. El mundo no sería lo que es si los elementos masculinos y femeninos no hubiesen colaborado juntos para generar la civilización y el progreso.

Las analogías nos permiten conocer lo desconocido mediante lo conocido y esa gran ciencia nos fue enseñada por Hermes, que se encarnó un día de nuestra Tierra, pero que pertenece a la humanidad que vive en Mercurio. Lo de arriba es como lo de abajo, dijo, y conociendo la dinámica del mundo material, sabremos como funcionan los mundos espirituales.

Este genio sirve para obtener la amistad de una persona, dice el programa. Ya hemos explicado este punto. En los días y en las horas de UMABEL se establecen vínculos con los que piensan como nosotros, ya que la amistad nace de una afinidad intelectual, del mismo modo que el amor nace de una afinidad emotiva. UMABEL es la fuerza que realiza las conexiones. Ya dijimos que el coro de Arcángeles que sirven en Hod es el que escribe los guiones de nuestras vidas. Este genio se encarga, de ir a buscar a las personas en afinidad mental con nosotros y de situarlas en nuestra esfera material o, en caso de tener una actividad filosófica, en nuestra esfera intelectual.

En el caso de nuestra enseñanza filosófica, UMABEL busca, en el mundo entero, personas en afinidad con la Enseñanza y las conduce a los lugares donde pueden encontrar nuestros libros, nuestras lecciones, nuestras páginas Web. Por ello en mi tema particular (el de Kabaleb) Marte aparece en su primer escenario zodiacal y Mercurio en su quinto escenario. Por ello también nuestra corriente, más que ninguna otra, ha desarrollado el tema de las Analogías.

Este genio domina sobre la Astrología y la Física, influenciando a todos los que se distinguen en tales dominios, sigue diciendo el programa. También ese punto ha sido explicado. El estudio de la analogía en los reinos materiales (Física), nos llevará a descubrir el universo inmaterial. En realidad la persona influenciada por UMABEL se interesará más por lo de arriba que por lo de abajo, puesto que el genio rige el sendero 26 en su camino de retorno. Sus conocimientos del mundo material le servirán para descubrir las analogías en las esferas de los planetas, del zodíaco y de las jerarquías activas en los planos invisibles.

La persona nacida bajo esta influencia amará los viajes y todos los placeres honestos; tendrá un corazón sensible y el amor le causará tristeza, dice el programa. El amor por los viajes es debido al afán de conocimientos que las fuerzas de UMABEL producen en sus influenciados. El intelecto penetra en Tiphereth/Sol y podríamos decir que se encuentra siempre iluminado. No hay noche en esos intelectos y constantemente están descubriendo zonas que quieren explorar, realizando continuos viajes hacia esas zonas. Cuando el viaje no se lleva a cabo internamente, aparece el espíritu viajero en el mundo material y ello da lugar a la figura del hombre que vive permanentemente con el pie en el estribo de un avión o de un tren. Será el viajero empedernido que no parará en ningún lugar, hasta que un día se dé cuenta de que son los espacios interiores los que debe explorar y no los exteriores.

Los placeres honestos son los que ofrece la naturaleza en sus manifestaciones naturales: el placer del Amor, del Orden, del Poder, del Trabajo, de la Luz, del Arte, del Entendimiento, de la Creación. Tiphereth rige el corazón y al penetrar en él las vivencias intelectuales procedentes de Hod, lo sensibilizan acerca de los problemas del mundo físico: el individuo se da cuenta de todo lo que no funciona como debería funcionar; de las lagunas, los lapsus, las inhibiciones que ha tenido la clase creadora al realizar su obra y esa sensibilidad de corazón lo llevará a tomar nota para crear un mundo mejor cuando nosotros tengamos esa responsabilidad. La tristeza de amor procede de un intelecto demasiado iluminado. Cuando predomina la cabeza, el corazón vive en la penumbra; cuando domina la amistad, el amor queda excluido. Ya lo vimos al estudiar la distribución de los planetas en los signos. Los signos de Aire son signos de Razón y cuando los planetas abundan en esos signos, lo sentimental queda atrás y aunque los sentimientos se incorporan al ciclo de Aire, el amor no es dominante y, sobre todo los individuos que han vivido una intensa historia sentimental en vidas pasadas, sienten por momentos la nostalgia de ese período de plenitud y desearían volver a su pasado, y quizá abandonen su presente para embarcarse en una historia de amor, que ya no será lo que fue; se esforzarán por encontrar complacencia en aquello que tanto les gustó, pero ya no encontrarán sabor en ese fruto: sólo sacarán de él tristeza y frustración.

Kabaleb y Tristán Llop Talismanes y Reflexiones para una nueva Era
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/