Luna nueva de Capricornio (primera parte)

El día 27/12/08 se forma una Luna nueva, a las 12:22 (hora solar, una hora más tarde en España) y a 6.08 grados del signo de Capricornio. Los ángeles que rigen esta lunación serán el 56 Poyel (físico) y 61 Umabel (emotivo).

Esta será una Luna especial, primero por ser la última del año y también por las configuraciones especiales que se dan y que marcarán también una parte de nuestro próximo año...

Capricornio es el signo que eligió Jesucristo para encarnarse en la tierra y aportar luz a la oscuridad. Es el espacio del orden, el que nos ayuda a crear un marco de actuación para nuestra vida, a saber dónde nos movemos y por qué. También representa el espacio en el que todos somos directores generales, es decir, marca nuestra capacidad para dirigir.

Tenemos pues unas cuantas claves para esta Luna nueva. La primera es que debemos ordenar nuestra vida de forma coherente, salir de la zona del caos y de la crisis para encontrar ese espacio mágico personal en el que desarrollar nuestra obra. Cuando lo hayamos hecho las cosas saldrán bien. La siguiente clave es que tenemos que acercarnos a la luz, salir de la oscuridad, del mal humor, de los malos rollos, de la visión catastrofista de las cosas para lanzarnos a la conquista de nuevos y ambiciosos objetivos (al escribir esta última frase me ha salido en mayúsculas tres veces seguidas, ¿será por algo?)

Otra clave importante es que tenemos que empezar a dirigir nuestra vida, lo cual implica impedir que los acontecimientos externos sean los que controlen y dirijan nuestra película. Si el negocio de delante quiebra, es el negocio de delante y nos sirve para tomar conciencia de la necesidad de imponer un cambio a nuestra vida, de espabilarnos para que las cosas salgan bien. Pero si dejamos que esa quiebra se imponga en nuestro interior, si caemos en el negativismo general, es como si hubiéramos caído al pozo de los desamparados, en el que todos se lamentan de vivir circunstancias parejas.

Una curiosidad de esta Luna nueva es que Hochmah y Malkuth están bloqueados. El primero marcará la tendencia a dejar de lado los intereses materiales para vivir la vida superior a la manera de un santo. De un Hochmah bloqueado, en un sentido positivo, puede esperarse la quema de todos los residuos interiores, hasta del mismo karma, para permitir al individuo vivir intensa y gloriosamente la espiritualidad. Los canales de la espiritualidad estarán muy desarrollados. Para Malkuth, esta situación ha de aportar felicidad material, pero también dificultades en la proyección de las experiencias materiales hacia las esferas anímicas y desconexión entre la personalidad material y los mundos espirituales, en el sentido de información circulando de abajo a arriba. Si bien el Ego comunica con la base, ésta no consigue establecer contacto con el Ego.

El resultado práctico será que estaremos divididos entre desarrollar nuestra espiritualidad y aferrarnos a los valores materiales. La primera opción nos llevará a liberarnos de los miedos, a dejar entrar en nosotros la luz, ayudándonos a solucionar los problemas. La segunda nos apartará del jefe interno, el Ego Superior y nos llevará a vivir las cosas como si fueran impepinables, como si la única opción fuera pasarlas canutas.

Por otro lado, 8 planetas en la esfera de Binah, en el Árbol de la Luna nueva, dan mucho que pensar. Al ser Binah-Saturno el instituyente de nuestro destino, los planetas inscritos en su esfera serán como pinceladas impresas sobre nuestro molde destino, ya que Binah grabará en frío todo lo que se ponga por delante como la apisonadora que clava en el asfalto el tapón de botella metálico que cayó en el alquitrán.

Según Kabaleb “Si los planetas representando los Séfiras de la columna del rigor se encuentran en la esfera de Binah, Plutón, Saturno. Marte o Mercurio (en este caso están todos menos Saturno), ello es indicio de que las experiencias a vivir serán fuertes, bien se trate de karma a liquidar o de lecciones que sólo pueden ser aprendidas a a través de la experiencia. Ello sólo puede deberse a la negativa del individuo a querer asimilar tales lecciones por medios armónicos, de modo que en definitiva también se trata de una situación kármica, puesto que cuando la vida se propone enseñarnos algo siempre utiliza medios suaves; pero si a la tercera nos negamos a asimilar la experiencia entonces la ley de necesidad la inscribe en el programa de Binah mediante los planetas de rigor. Por el contrario si los planetas representando a los Séfiras de la columna de la tolerancia se encuentran en Binah, Neptuno, Urano, Júpiter, Venus (estarán todos menos Urano), ello es indicio de que la ruta será fácil, de que tendremos gratificaciones por los servicios prestados anteriormente. Esos planetas benévolos, imponiendo sus leyes en la impronta del destino, pueden detener el avance del alma hacia su trascendencia, haciendo rodar la personalidad mortal, como el burro de la noria, alrededor del pozo de las posiciones materiales”.

Se presenta de nuevo ante nosotros una doble realidad, una que nos empuja hacia la vivencia pura y dura de nuestras obligaciones (que nos ayudará a avanzar más deprisa, liquidando karma); y la otra que nos propondrá enfocarnos hacia la materia, facilitándonos excusas para detenernos a ver el paisaje y a dar vueltas por el país de nunca jamás.


Tú decides si optas por trabajar con o sin luz…
Tristán Llop Talismanes y Amuletos para una nueva Era
http://elarboldorado.com/productos/shungit-la-piedra-inteligente/